Enseñanzas para Crecer en la Fe   

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 2° Domingo del Tiempo Ordinario, 19 de Enero de 2020, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 20 ene. 2020 16:40 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 20 ene. 2020 17:06 ]


El ateo y el alcohólico [El sabor lo da, experimentar a Jesús]

 

   Un ateo dictaba una conferencia ante un gran auditorio defendiendo la inexistencia de Dios. Después de haber finalizado su discurso, desafió a cualquiera que tuviese preguntas a que subiera a la plataforma. Un hombre conocido en la localidad por su adicción a las bebidas alcohólicas, pero que había encontrado el verdadero amor y la esperanza en Dios aceptó la invitación y sacando una naranja del bolsillo comenzó a pelarla lentamente.

 

   El conferencista le pidió que hiciera la pregunta; el hombre, continuó imperturbable pelando la naranja en silencio, al término de lo cual, se la comió. Se volvió al conferencista y le preguntó: “¿Estaba dulce o agria?” “No me pregunte tonterías”, respondió el orador con señales evidentes de enojo; “¿Cómo puedo saber el gusto si no la he probado? Y aquel hombre regenerado por el amor de Dios respondió entonces: Y ¿cómo puede usted saber algo de Dios, si nunca lo ha probado? 

El ojo y sus compañeros: [Juan vio a Jesús, antes que el resto, y pudo señalarlo]. 

   “Dijo al ojo a sus compañeros: veo más allá de esos valles, una montaña envuelta en nubes. ¡Qué montaña más solemne! Pero el oído respondió: “pues yo no oigo su voz”. Por su parte, la mano añadió: pues yo no puedo tocarla; así que esa montaña no existe. Intervinieron las narices. Nosotras no aspiramos su perfume, luego no debe existir tal montaña. Mientras el ojo seguía contemplando la belleza de la montaña, los demás sentidos se reunieron a deliberar, qué motivos habría tenido el ojo para tratar de engañarles. Discutieron entre sí y llegaron a la conclusión: “sin duda, que el ojo se está volviendo loco”.

 La abuela y los abogados [Juan dio testimonio de lo que conoce] 

   Durante un juicio en un pequeño pueblo, el abogado acusador llamó al estrado a su primera testigo, una mujer de avanzada edad. El abogado se acercó y con cierta arrogancia, le preguntó: - Sra. Fortunati: ¿sabe quién soy yo? - Ella respondió: - Sí, yo lo conozco muy bien, señor Ruiz, desde que era un niño y francamente le digo que usted resultó ser una profunda decepción para sus padres; siempre está mintiendo, cree que lo sabe todo, manipula a las personas. 

 
  Sí, claro que sé quién es y lo conozco muy bien. El abogado se quedó perplejo, sin saber exactamente qué hacer ni decir. Entonces balbuceando y apuntando hacia la sala, le volvió a preguntar a la Sra. Fortunati: -¿Conoce usted al abogado de la defensa? - Nuevamente la abuela respondió:  - Uhhh…Claro que Sí, Yo también conozco muy bien al señor Martínez desde que era un niño; es medio raro, y tiene serios problemas con el alcohol y le sonsaca los bienes a los pobres…Sí, lo conozco muy bien.

 

   El abogado de la defensa casi se desmaya. Entonces, el Juez llama de inmediato a los dos abogados para que se acerquen rápido al estrado, y les dice: - Si a alguno de los dos se le ocurre preguntarle a esta señora si me conoce, ¡los mando a la silla eléctrica!

 

¿Dónde está Dios? [Juan Bautista, supo dónde estaba el cordero de Dios] [Para niños] 

   Dos niños pequeños, de 8 y 10 años de edad, que eran muy traviesos; se metían en problemas y sus padres sabían que, si alguna travesura ocurría en su pueblo, sus hijos estaban seguramente involucrados. La mamá de los niños escuchó que el sacerdote del pueblo había tenido mucho éxito disciplinando niños, así que le pidió que hablara con sus hijos. El sacerdote aceptó, pero pidió verlos de forma separada, así que la mamá envió primero al niño de 8 años. 

   El sacerdote que era como de dos metros y con una voz muy profunda, sentó al niño frente a él y le preguntó solemnemente: ¿Dónde está Dios? El niño se quedó mudo y no respondió, así que el sacerdote repitió la pregunta en un tono todavía más grave: ¿Dónde está Dios? - De nuevo el niño no contestó. Entonces el sacerdote subió de tono su voz, aún más, agitó su dedo frente a la cara del niño, y gritó: ¿Dónde está Dios? El niño salió gritando del cuarto, corrió hasta su casa y se escondió en el closet, golpeando la puerta. 

   Cuando su hermano lo encontró en el closet le preguntó: ¿Qué pasó? El hermano pequeño sin aliento le contestó: ¡Ahora sí que estamos en graves problemas hermano, han secuestrado a Dios y creen que nosotros lo tenemos! 

El llamado de Juan: [He ahí al Cordero de Dios: Don de Dios para todos]

 

   El predicador estaba aquel día más elocuente que de costumbre, y todos, - lo que se dice todos-, lloraron de emoción. Bueno, no exactamente todos, porque en el primer banco estaba sentado un caballero con la mirada fija en un punto delante de sí, totalmente insensible al sermón. 

   Concluido el servicio, alguien le dijo: “Ha escuchado usted el sermón, ¿no es cierto?”. “Por supuesto”, respondió, “yo no estoy sordo”. “Y qué le ha parecido?”. “Tan emocionante que daban ganas de llorar”. “Si me permite preguntárselo, y ¿entonces por qué no ha llorado?”. 

“Porque yo no soy de esta parroquia”. 

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Solemnida del Bautismo del Señor, 12 Ene 2020, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 16 ene. 2020 16:36 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 16 ene. 2020 16:46 ]


Ser cristianos… [O ¿cambiamos de nombre?] 

   Se cuenta que uno de los conquistadores más grandes que el mundo ha visto, el rey de Macedonia Alejandro Magno, en su ejército tenía un soldado que también se llamaba Alejandro, pero era un hombre con muchos vicios. El rey Alejandro sintió que este soldado lo estaba deshonrando por su mala vida. Un día le llamó: “Oye lo que te voy a decir: o cambias tu nombre, o cambias tu vida.

Doble filiación: 

   Cuentan que San Luis, Rey de Francia, cuando alguno de sus hijos pequeños recibía el bautismo, lo estrechaba con inmensa alegría entre sus brazos y lo besaba con gran amor diciéndole: querido hijo: hace un momento sólo eras hijo mío, ahora eres, ni más ni menos, Hijo de Dios. 

La impronta de Dios: [El bautismo nos imprime la imagen original de Dios.]

 

   En Manhattan hay un cuadro de San José pintado por Sorolla. Un sacerdote muy joven lo contemplaba extasiado; al cabo de un rato el párroco de aquella iglesia se acercó y le dijo: “Es una copia. El original se guarda en la sociedad hispánica”. 

Dios, dando nombres: 

   Dios estaba creando el mundo y le estaba poniendo el nombre a los animales: Tú te llamarás gallina- Tú te llamaras caballo- Tú te llamaras burro- Y así siguió. Rato después el burro pregunta: ¿Cómo me llamaba yo? - Y Dios contesta: Burro. 

   Después de 3 minutos más, el burro pregunta: ¿Cómo me llamaba yo? Burro. Y así cinco veces más pregunta: ¿Cómo me llamaba yo? - Dios le responde: Burro, bruto. Y el burro dice: - Yo ya me estaba aprendiendo el nombre y usted ahora me dice el apellido… 


Crecer en familia cristiana:

 

   Una familia regresaba a casa, luego del bautismo de su bebé. El hermanito lloraba desconsolado en el carro. La mamá le preguntó tres veces que le pasaba. Finalmente, el niño respondió: “El padre en la iglesia dijo que nosotros debíamos crecer en una familia cristiana. ¡Pero yo me quiero quedar con ustedes!”


Tres contra dos [Obstinados para acoger a Dios]

 

   Un cristiano y tres ateos discutían acerca de la existencia de Dios. Como la discusión parecía no tener fin, los ateos recurrieron al democrático argumento de “mayoría”: “somos tres contra uno”; dijeron. En eso, de pronto se abre el cielo y se escucha una potente voz…"Por supuesto que existo. Dejen de discutir que tengo cosas importantes que hacer, - dijo Dios". El cristiano sonreía a los ateos con un dejo de triunfo, pero entonces uno de los ateos replicó: "Tres contra dos. Ganamos".

 

Bautismo fuera de lo común. [Misa con niños]

 

   En el bautizo de un bebe en Galicia, el sacerdote replica: - ¡No, no, no hijos! – No podéis ponerle “Batman” al niño! – Bueno padrecito entonces lo llamaremos: ¡Superman! - ¡Tampoco, Caramba!  Deben ponerle un nombre de pila… – ¡Listo, padrecito, ya está! Entonces se llamará, ¡Duracel!


 Prepararse para el bautismo [Misa con niños] 

 

  Recién bautizado el bebé, en la iglesia, el sacerdote se acerca a los papás y les dice: 

   ¡Felicitaciones, es la primera vez que bautizo a un niño que no llora ni grita!

 - Los papás le responden: es que lo hemos entrenado en casa desde hace ocho días. 

¿Ah sí, y cómo?, pregunta el sacerdote. Pues con una regadera! 

¿Ser cristiano o no? [Misas con niños]

   El sacerdote, luego de bautizar a un niño de 5 años, le dice: “Felicitaciones, ya eres cristiano”. Y el niño se pone a llorar y dice: Ay mamá, yo quería ser Messi, no cristiano.

 

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Solemnidad Epifanía del Señor, 5 Ene 2020, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 6 ene. 2020 16:32 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 6 ene. 2020 16:50 ]


Regalos de Reyes: [Somos el mejor regalo de Dios. Llevamos su firma] 

   Un joven le había regalado a su mamá, en el día de su cumpleaños, un cubrecama que a ella le pareció bastante viejo y feo. Aunque el cubrecama le desagradaba totalmente, porque pensaba que no valdría ni 20 dólares, la señora lo tendía cada vez que el hijo venía a visitarla, con el objetivo de no ser descortés con él. 

   Un día mientras la señora estaba tendiendo el cubrecama de mala gana, empezó a ver en la televisión un programa sobre objetos firmados por artistas famosos y, con gran sorpresa, descubrió que el cubrecama que ella estaba tendiendo había sido hecho por un artista muy famoso y que su costo no era de 20 sino de 10.000 dólares. Un instante después de haberse enterado del precio, el mismo cubrecama adquirió otra belleza a los ojos de la mal agradecida señora. 

Buscar en el lugar correcto: 

   Un día, Jacinto perdió las llaves de casa. Ya de noche, el pobre hombre aún andaba a gatas, a la luz de un farolillo de aceite, buscando en vano las llaves. Perdida ya la esperanza, casualmente pasó por allí un viejo amigo suyo.  –¡Hola Jacinto! ¿qué haces? –preguntó el buen hombre. –Estoy buscando mis llaves –contestó Jacinto desconsolado. Viendo el abatimiento de su amigo, el hombre, que era tan bueno como el pan, decidió ayudarle a buscar las llaves. 

   Pero los minutos pasaban y pasaban, y las llaves de Jacinto no aparecían por ningún lado. Al cabo de un buen rato de búsqueda infructuosa alrededor del farolito, aquel hombre, que no veía nada clara la situación, quiso entender qué había sucedido realmente: –Vamos a ver, Jacinto: pero ¿tú dónde has perdido las llaves? –En el jardín de casa –murmuró él. –Entonces, ¿qué hacemos buscando aquí, alrededor del farol? –Hombre, ¡porque aquí hay más luz! –contestó Jacinto sin pensárselo dos veces. 

Los reyes magos actuales: 

   Cuenta Lucumí, el bobito del pueblo, que era tradición en navidad hacer una representación el pesebre. “El alcalde me dice: Lucumí, tú harás de San José, y yo que no me dejo, le dije: ¡No señor, yo no voy a responder por un hijo que no es mío! Yo quiero hacer de Baltazar. Me puse el traje y el alcalde me dice: para que quedes igualito a Baltazar, le voy a dar un camello, y yo le dije: gracias señor alcalde por que hacia como 3 meses que pasaba hojas de vida y nada que me daban trabajo. 

   Pero mentira…No me dio ningún camello; sólo me dio un burro con joroba. Le dije: ¿y ahora pa’donde cojo con este animal?... “Tiene que ir a Belén a celebrar la llegada del niño Jesús y tiene que llevarle oro”, me dijo. Le respondí: hay hermano este es el baby shower más caro al que me han invitado…Y…¿Cómo hago pa’llegar allá?...Tiene que mirar al cielo…La estrella del norte te guiará…Y yo duré como 5 horas mirando pa’l cielo y no vi nada, y eso que salí desde temprano como a las 8 de la mañana. Bueno…seguí caminando y me encontré a mi primo Willington Chayan, en pantaloncillos color blanco.   

   Le dije: ¡veee…primo te felicito! ¡Te escogieron de niño Dios! - ¡Cuál niño Dios hombre! - ¿No ve que me robaron toda la ropa? Al fin llegué al pesebre y dijeron: “Entren los reyes magos con sus ofrendas!... Que entre Baltazar…Entré y entregué mi ofrenda y me dijeron: ¡Lucumí tú sí que eres bruto! - Tú tenías que traer oro…! Pa’ que trajiste un reloj? Y yo respondí: ¿no han escuchado, acaso, que el tiempo es oro?. 

   Entonces dijeron: que entre Gaspar… y era el primo que vivía en México desde pequeño. También lo regañaron: Pero ¡cómo eres de bruto! te dijimos que trajeras mirra. No birras (Cervezas). Entonces dijeron: ¡Que entre Melchor! y entró…y saz que le echan agua porque traía unas baritas de incienso prendidas, pensando que se estaba incendiando. 

El miedo es general [Herodes tenía miedo del Niño Jesús] 

   En el fragor de la batalla el comandante gritaba a sus soldados:

 - ¡Adelante! ¿Quién manda aquí…yo o el miedo? Y un soldado, que no podía más de miedo, le contesto:

 - ¡El miedo! -¿Cómo que el miedo? 

–Claro que el miedo, porque usted será muy comandante, 

¡pero el miedo es general! 

Brasil y la luna [Misterio Epifánico] 

   Carmen le pregunta a su amiga Teresa: ¿Qué queda más lejos, Brasil o la luna? Teresa le responde: ¡Ay, pero si eres tonta Carmen! ¿Acaso puedes ver Brasil desde aquí?”. Moraleja: A veces, aquello que no se ve, aunque esté cerca, siempre nos quedará muy lejos. Aquello que vemos, aunque esté lejos, siempre lo tendremos más cercano. 

El faro: [Hay ocasiones en que es urgente cambiar de camino]. 

   El capitán de un barco, de noche, ve unas luces dirigiéndose directamente hacia él, y rápidamente intenta hablar con el otro capitán por radio: -Aquí el capitán del “Invencible”, dirigiéndose al barco inidentificado, estamos en rumbo de colisión, cambie su rumbo 10 grados al sur. Cambio. -Rectifique usted su rumbo 10 grados al norte. 

   Cambio. - ¡Oiga, que soy un capitán, y le ordeno que cambie su rumbo 10 grados al sur! ¡Cambio! -Pues mire, sr. Capitán: yo solo soy un marinero de segunda, pero insisto en que sea usted el que modifique su rumbo 10 grados al norte. Cambio. - ¡Pero es que esto es un portaaviones, y tengo prioridad, y tengo prioridad! ¡Cambio! -Me da igual, capitán…esto es un faro. 

La luz y la oración: [Para misa con niños] 

   La abuela pregunta a su nieto: ¿Ya rezaste tus oraciones de cada noche? - El nieto le contesta: - por supuesto, abuelita. ¿Y por las mañanas, también rezas?, le pregunta la abuela. Y el nieto respondió: ¡No, porque durante el día no tengo miedo!

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Solemnidad Santa María Madre de Dios, 1 Ene 2020, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 2 ene. 2020 6:04 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 2 ene. 2020 6:17 ]


Sentencias 

   ¡Si una madre es aquella persona que puede tomar el lugar de todos…Pero nadie puede tomar el lugar de ella…Con cuánta mayor razón la Virgen María es irreemplazable! 

La Mamá más mala del mundo: 

   Me ha tocado la mamá más mala del mundo. Desde que era pequeña, me obligaba a desayunar o a tomar algo por la mañana. Antes de ir a la escuela, por lo menos debía tomar leche, mientras que otras madres ni se ocupaban de eso. Me hacía un sándwich o me daba una fruta, cuando los demás niños podían comprar papitas y comer otras cosas ricas. 

   Y también sus palabras: “Come, ¡anda!, ¡no dejes sin terminar!, ¡acaba! , ¡hazlo bien!, ¡vuelve a hacerlo!”, y así siempre… Violó las reglas al poner a trabajar a menores de edad, y me obligaba a hacer mi cama, a ayudar en la preparación de la comida y hacer algunos mandados. El más horrible era ir por los huevos con ese calor y las largas filas. ¡Cuánto trabajo! Fui creciendo y mi mamá preguntaba todo: “¿quiénes son tus amigas?, ¿quiénes son sus mamás?, ¿dónde viven?”. 

   Lo peor fue cuando empecé a tener amigos. Mientras las otras amigas los podían ver a escondidas, yo los tenía que pasar a la sala y presentarlos. ¡Era el colmo! Y el interrogatorio de costumbre: “¿Cómo te llamas? ¿Dónde vives? ¿Qué estudias? ¿Trabajas?”. Los quehaceres fueron en aumento… que barre, que arregla el closet, todo eso me enfadaba. Los años también pasaron. 

   Me casé e inicié una nueva familia. Ahora soy madre también, y en este 1 de enero quiero comulgar para darle gracias al Señor por mi mamá. Gracias al cuidado que tuvo con mis alimentos crecí sana y fuerte, y cuando llegué a enfermarme me cuidó con mucho cariño. Gracias a la atención que puso en mis tareas logré terminar mi carrera. Gracias a que me enseñó a hacer labores en la casa ahora tengo mi hogar limpio y ordenado y sé administrar mi hogar. 


   Gracias al cuidado que puso para que yo escogiera a mis amigas aún conservo algunas, que son un verdadero tesoro… Gracias a que conoció a mis amigos, pude darme cuenta quién era el mejor y ahora es mi esposo. “Gracias, Señor”, le dije desde el fondo de mi corazón, “por darme a mi mamá, a mi mamá querida, a quien solo le vi defectos y no cualidades, a esa mamá, que me ha amado tanto y me formó tan bien. Sólo te pido, Señor, que ahora que tengo mis hijos, me consideren la mamá más mala del mundo”.

¡Qué intuitivas son las madres!   

   Juan invitó a su madre a cenar a su apartamento de soltero. Durante la cena la madre se dio cuanta lo hermosa que era Lourdes, la compañera de apartamento de su hijo. Ella sospechaba que su hijo mantenía relaciones con ella. En el transcurso de la velada, mientras veía el modo en que los dos se comportaban, se preguntó si estarían juntos. 

   Leyendo Juan el pensamiento de su madre le dijo: - "Mamá sé lo que estás pensando, pero te aseguro que Lourdes y yo solo somos compañeros de apartamento". Una semana después, Lourdes le comentó a Juan que desde el día que su madre vino a cenar venía echando de menos el cucharón grande de plata para servir la sopa. Quedaron en que Juan le escribiría un e-mail.

- "Querida mamá: no estoy diciendo que cogieras el cucharón de plata de servir la sopa, pero tampoco estoy diciendo que no lo cogieras. El hecho es que ha desaparecido desde el día en que viniste a cenar a casa". Horas más tarde Juan recibió e-mail de su mamá que decía: - "Querido hijo: no estoy diciendo que te acuestes con Lourdes o que no te acuestes; pero el hecho es que, si Lourdes se acostara en su propia cama, ya habría encontrado el cucharón de plata para servir la sopa". Con todo cariño: tu madre.

Ejemplo de mujer que se sacrifica 

   Once personas se aferraban a una misma cuerda que colgaba de un helicóptero, diez hombres y una mujer. La cuerda no era lo suficientemente gruesa como para soportar el peso de todos, por lo que decidieron que una persona debía soltarse. De otro modo, todos caerían. No lograban elegir quién sería esa persona, pero entonces la mujer, con voz firme, anunció que se ofrecía voluntariamente para soltarse de la cuerda. 

   Después de todo, dijo, estaba acostumbrada a relegar sus intereses propios, ya que, como madre siempre daba prioridad a los hijos; como esposa, anteponía los intereses de su marido a los propios; como hija se doblegaba ante su padre; como profesional permitía que sus jefes obtuvieran el crédito por sus logros. 

   Y, como mujer, dijo - alzando la mirada hacia el infinito y poniéndose una mano sobre el corazón-, mi misión en la vida era sacrificarse por los demás, sin esperar nada a cambio. Eufóricos de emoción y orgullo, los hombres rompieron en aplausos...¡¡¡y se cayeron todos!!!!!

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Solemnidad de La Sagrada Familia, 29 de Diciembre, 2019, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 31 dic. 2019 10:52 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 4 ene. 2020 10:08 ]


El cielo brilla en la familia. [No hay nada como la familia. ¡Valorémosla!]

 

   Una niña de ocho años, en una pequeña composición para la escuela, describió cómo era su familia. El escrito decía: “En mi casa hay dos habitaciones, dos hamacas, una ventana pequeña y un gato blanco. En mi casa sólo comemos juntos en la noche, cuando mi papá regresa a casa con una bolsa llena de panes y de pescado seco. En mi casa todos somos pobres, pero mi papá tiene los ojos azules, mi mamá tiene los ojos azules, mi hermano tiene los ojos azules y también el gato tiene los ojos azules. Cuando estamos todos reunidos en la mesa para iniciar la comida, mi casa se parece al cielo”.

Las edades de una hija: 

   A los 4 años: Mi mamá puede hacer cualquier cosa.  A los 8 años: Mi mamá sabe muchísimo. A los 12 años: Mi mamá realmente no lo sabe todo. A los 14 años: Naturalmente mi mamá no tiene ni idea sobre esto. A los 16 años: Mi madre, pero ¿qué podrá saber ella? – A los 18 años: ¿Esa cucha? Pero si se crio con dinosaurios. A los 25 años: bueno, puede que mamá sepa algo del tema. A los 35 años: ¡Antes de decidir, me gustaría saber qué opina mi mamá! A los 45 años: Seguro que mi madre me puede orientar. A los 55: Qué hubiera hecho mi madre en mi lugar. A los 65 años y con los ojos llenos de lágrimas: ¡Ojalá tuviera a mi madre para hablar de esto con ella – Ya no la tengo! 

¡Oh, ¡cómo la quería!

 

   El sacerdote estaba terminando la sepultura de una señora, y de repente el marido de 78, llorando, empezó a gritar: Oh, ¡cómo la quería! - Los familiares y amigos se sentían incómodos. Sus hijos, sonrojados intentaban hacer callar al papá. ¡Está bien, papá, comprendemos tu dolor, pero, ya cállate! El esposo miraba fijamente el ataúd que era colocado en la tumba. El sacerdote siguió rezando y el hombre gritaba más fuerte: Oh, ¡cómo la quería! La gente empezó a dispersarse y él seguía gritando. "El sacerdote le dijo: yo sé cómo se siente, pero ella ya partió, y todos tenemos que morir algún día. Vámonos ya. ¡Oh, cómo la quería! Padre, Usted no me entiende. Lo que pasa Padre, es que una vez, yo estuve a punto de decirle a ella: “cómo la quería” y ¡nunca lo hice! 

La familia es la clave [No cambiar la familia por nada] [Para Niños] 

   Un niño le hacía este comentario a su amiguito: “Me quedé sin internet unas horas y mientras se arreglaba, conocí unas personas geniales. Dicen que son mi familia”.

La familia y el burro: 

   Había una vez un matrimonio con un hijo de doce años y un burro. Decidieron viajar, trabajar y conocer el mundo. Así, se fueron los tres con su burro. Al pasar por el primer pueblo, la gente comentaba: “Mira ese chico mal educado; él arriba del burro y los pobres padres, ya grandes, llevándolo de las riendas” 

   Entonces, la mujer le dijo a su esposo: “No permitamos que la gente hable mal del niño.” El esposo lo bajó y se subió él. Al llegar al segundo pueblo, la gente murmuraba: “Mira qué sinvergüenza ese tipo; deja que la criatura y la pobre mujer tiren del burro, mientras él va muy orondo encima”. 

   Entonces tomaron la decisión de subirla a ella al burro, mientras padre e hijo tiraban de las riendas. Al pasar por el tercer pueblo, la gente comentaba: “Pobre Hombre; ¡después de trabajar todo el día debe llevar a la mujer sobre el burro! Y pobre hijo ¡qué le espera con esa madre!” Se pusieron de acuerdo y decidieron subir los tres al burro para comenzar nuevamente su peregrinaje. 

   Al llegar al pueblo siguiente, escucharon que los pobladores decían: ¡Pero, sí que son bestias, más bestias que el burro que los lleva, van a partirle la columna! Por último, decidieron bajarse los tres y caminar junto al burro. Pero al pasar por el pueblo siguiente no podían creer lo que las voces decían sonrientes: “Mira a esos tres idiotas: caminan, cuando tienen un burro que podría llevarlos”. Entonces se miraron, se abrazaron y siguieron felices sin poner cuidado a los comentarios. 

Por una gota de agua 

   Estanislao yace en su lecho de muerte. A su alrededor se encuentran sus seres queridos. Al acercarse el momento final, alcanza a murmurar: —Debo contarles mi mayor secreto. Su familia lo anima a continuar. —Antes de casarme lo tenía todo —dice Estanislao—, autos deportivos, mujeres hermosas, muchos amigos y una gran fortuna. Pero un amigo mío me aconsejó: “Cásate y forma una familia. De otro modo, no habrá nadie que te dé a beber un vaso de agua en tu lecho de muerte”. Así que seguí su consejo y dejé de salir a divertirme. Cambié a las mujeres por mi esposa y a las cervezas por alimento para los niños. Vendí mi Ferrari e invertí en fondos para la universidad. Y aquí estoy. Pero, ¿saben una cosa? —¿Qué? —preguntan sus familiares. —¡Ni siquiera tengo sed! 

Bendita la familia[!Aunque haya problemas!]

   Un matrimonio es entrevistado en un programa de televisión por no haber tenido ni una sola discusión después de cincuenta años de convivencia. Todo curioso, el periodista les pregunta: - ¿Pero es cierto que nunca han tenido ninguna discusión? – Nunca – respondió la mujer. - ¿Y cómo es eso posible? Deben quererse y comprenderse mucho. – Bueno, cuando nos casamos, mi marido tenía una yegua preciosa; era la criatura que más amaba sobre la Tierra y no dejaba que nadie se le acercase. El día de nuestra boda salimos de la iglesia en una carroza tirada por la yegua; anduvimos algunos metros y la yegua tropezó. Mi marido miró de reojo a la yegua y dijo: - Uno. – Después de algunos metros más, la yegua volvió a tropezar. Mi marido se enfrentó con la yegua y dijo: - Dos. – La tercera vez que la yegua tropezó, mi marido no dijo nada, sacó la escopeta y le metió seis balazos al pobre animal. - ¿Se puede saber por qué has hecho eso? Pregunté aterrada. Mi marido me miró y dijo: - Uno. – Después de ese momento, jamás hemos discutido. 

La vida pasa. [Como los años pasan] [Para niños] 

   Primera escena: Sale la familia Díaz planeando sus vacaciones. 2. Acto: sale la familia Díaz empacando maletas. 3. Acto: Sale la familia Díaz abordando el avión para irse. Título de la obra: “Los Días se van volando”.

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Natividad del Señor, 25 Dic, 2019, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 26 dic. 2019 13:58 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 26 dic. 2019 14:14 ]


Demasiado tarde: 

   El abuelo había insinuado en varias ocasiones que le encantaría tener un D.V.D para ver unas películas Cantinflas que le gustaban. Hijos y nietos ofrecían dar cada uno un aporte del precio, pero no se ponían de acuerdo. En todas las navidades, comprometidos con tantos gastos por otros regalos, se justificaban diciendo: lo que papá necesita es una cobija para estos fríos, seguro que la agradecerá. 

   Hasta que llegó la Navidad de este año y por fin los hijos y nietos se pusieron de acuerdo para comprar el D.V.D. que tanto deseaba. Llegaron a la casa del abuelo y le dijeron: - Te traemos buenas noticias… – Te trajimos tu D.V.D…. El Abuelo les responde: - les tengo malas noticias… – Me quedé ciego. 

El ladrón madrugador  

  En el día de Navidad, el juez quiso ser menos duro con los ladrones ese día. 

En el primer juicio, le pregunta al acusado: “de qué se le acusa?

 – de haber hecho mis compras navideñas con anticipación. 

- Hombre…Pero eso no es un delito!!!

 - ¿Y…con cuánta anticipación las compró usted? - Pues antes de que abrieran la tienda. 

El mejor regalo de Navidad: 

   Tres hermanos que vivían lejos de su pueblo natal y se habían vuelto ricos, discutían para ver quién había dado el mejor regalo de navidad a su anciana madre. El 1° dijo: “yo le construí una mansión”. El 2°, dijo: “yo le envié un mercedes con todo y chofer”. El 3° sonrió y dijo: “yo les gané a los dos… ¿Recuerdan cómo le gustaba a mamá leer la Biblia?... y como ustedes saben, ella ya casi no puede ver, así que le conseguí un loro carísimo, grandotote y hermoso que recita de memoria la biblia entera. 

   Es un loro hermoso y único. A los monjes les tomó 12 años amaestrarlo en el manejo de la biblia. Mamá sólo tiene que decirle el capítulo y el versículo y el loro se lo recita de memoria”. 

   Poco después, la anciana madre les envió cartas de agradecimientos a los tres hijos: 

   “José, la casa que me construiste es tan grande que yo sólo ocupo un cuarto y tengo que limpiar todo el día”. “Pedro, estoy muy vieja para viajar, así que rara vez uso el mercedes, y el chofer es un haragán…”, Querido Manolo: tú si sabes lo que le gusta a tu madre…La gallina estaba deliciosa…”.

Todo por una bicicleta: [La estrategia del pequeño […Y todo por una bicicleta para navidad]

 

   El pequeño Ramoncito, de 9 años e hijo único le preguntó a su mamá ¿cuándo llega papá de viaje? - La mamá le dijo: lleva apenas unos días, creo que llegará la otra semana. Ramoncito vuelve a preguntar ¿Mamá y si jugamos que yo soy papá mientras el regresa? Bueno mi amor, juguemos. Ella le pregunta: ¿querido qué quieres de almuerzo? Hamburguesa con papitas fritas, responde Ramoncito. La mamá pensó: voy a seguirle la corriente.

 

   Llegó la hora del almuerzo, le sirvió la hamburguesa y las papas y el niño almorzó. El niño agradeció y dijo: voy a hacer la siesta. Qué siesta, ni qué nada, tienes que ir al colegio. Pero si soy tu esposo y estamos jugando ¿no es así? - Si, y seguiremos jugando, pero cuando vuelvas del colegio. Al regresar del colegio el niño no ha olvidado el juego y le dice a su mamá: querida ya llegué; mis onces por favor. Claro querido… y así hasta la noche.

 

   Ve a cepillarte los dientes y te acuestas, le dice la mamá. El niño obedece, pero va y se acuesta en la cama de los papás. ¿No te dije que te acostaras? - Querida yo soy el hombre de la casa y esta es mi cama además de noche es cuando se hablan las cosas importantes…así que vamos a hablar como hacen los matrimonios. 

   La mamá un tanto intrigada y molesta, - pensando que le tocaría mandarlo a dormir con unos fuetazos en la cola-, no obstante, decide averiguar y acostarse. El niño en su papel de hombre de la casa, se acomoda y mirando a su mamá le dice: ¿Querida se acerca la navidad, que tal si le compramos la bicicleta al niño?!

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 4° Domingo de Adviento, 22 Dic, 2019, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 26 dic. 2019 13:30 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 26 dic. 2019 13:38 ]


El periodista y Einstein: [Sólo con ayuda de Dios, José entendió el misterio]. 

   Un periodista le preguntó a Einstein: ¿Me puede Ud. explicar la ley de la relatividad?' Y Einstein le contestó: ¿Me puede Ud. explicar cómo se fríe un huevo?' 

   El periodista lo miró extrañado y le contesta: Pues, claro que puedo'. A lo cual Einstein le replicó: 'Bueno, pues hágalo, pero imaginando que yo no sé lo que es un huevo, ni una sartén, ni el aceite, ni el fuego'. 

Cineasta obediente: [Obediencia de José al Mandato de Dios]: 

   Vittorio De Sica, gran cineasta católico, fue invitado a comer por el abad de un monasterio. Al terminar la cena, el director de cine sacó su paquete de cigarrillos y pidió permiso para fumar. ‑Lo siento, hijo, la regla de nuestra orden no lo permite, le dijo el Abad. Siguieron charlando y al cabo de un rato, Vittorio De Sica vio un cenicero; entonces preguntó: Padre, usted me prohibió fumar, y entonces, ¿qué hace ese cenicero aquí? – y el abad le respondió: ¡Es para los que no piden permiso! 

El sueño de José[El sueño de un collar] 

   Una mujer, al despertarse por la mañana le dijo a su marido: He tenido un sueño maravilloso. Soñaba que era la víspera de Navidad y que me regalabas un collar de perlas. ¿Qué crees que puede significar ese sueño? Su marido le contestó: Lo sabrás el día de Navidad. A la mañana siguiente se dirigió a su marido y le dijo otra vez: Acabo de soñar que me regalabas un collar maravilloso para Navidad. ¿Qué crees que puede significar el sueño? Lo sabrás mañana, le contestó el marido. 

   Por tercera vez, la mujer se despertó temprano, sonrió a su marido y le dijo: Amooor…acabo de soñar que me regalabas un collar de perlas maravilloso. ¿Qué crees que puede significar? Su marido sonrió y le dijo: Lo sabrás esta noche. Cuando su marido regresó aquella noche llevaba un paquete envuelto en papel dorado y se lo dio a su mujer. Ésta lo abrió con mucho cuidado, emoción y hecha un manojo de nervios. Y al abrirlo encontró un libro que se titulaba: “El significado de los sueños”. 

La bicicleta

 

   Dos amigos conversan: - ¡Oye, todas las noches estoy soñando que salgo a montar en bicicleta por la ciudad y cuando es hora de levantarme me despierto completamente cansado! – El otro responde: -Eso no es nada. Yo estoy soñando todas estas noches que me encuentro un par de mujeres hermosas, una rubia y otra morena, las dos me invitan a salir y yo no sé por cuál decidirme, si por la rubia o por la morena. El otro le hace el reclamo: - ¿si ves cómo eres tú? – Por qué no pasas por mi casa con las dos chicas y salimos los cuatro! – Y el otro le responde: ¡Pues yo si he pasado, pero siempre me dicen que saliste a montar en bicicleta!

 

El maestro dormido

 

   Cierto día, a mitad de una clase, un maestro de literatura se quedó profundamente dormido detrás de su escritorio. Cuando despertó, queriendo disculparse, les dijo muy serio a los alumnos:Me remonté en sueños al tiempo de Don Quijote de la Mancha y le pedí consejo sobre los mejores libros de caballería”.

 

   Al otro día, uno de los muchachos se acomodó en su pupitre y lo venció el sueño. Al verlo, el maestro lo despertó y le pidió una explicación, a lo que el joven respondió: Me remonté en sueños al tiempo de Don Quijote, le pregunté por usted y me dijo que no lo conocía.

 

La obediencia: [La obediencia de José al designio de Dios] [Para niños] 

   En la catequesis dominical, la catequista dice a los niños: -Levanten la mano los que se quieren ir al cielo-. Y todos levantaron la mano menos uno, a lo que la catequista le preguntó, - ¿Y tú por qué no quieres ir al cielo?  Y el niño respondió: -Porque mi mamá me dijo que después del catecismo me fuera derechito para casa. 

Sueños felinos: [Para niños] 

   Dos gatitos están hablando de sus sueños, y uno le pregunta al otro. dime ¿Cuál es tu sueño más grande? – Y el otro gatito le contesta: ¡el que me agarra después de comer!

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 3° Domingo de Adviento, 15 Dic, 2019, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 22 dic. 2019 12:57 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 22 dic. 2019 13:12 ]


Adviento: El día antes de Navidad. [Como niños detrás de una puerta] 

   Hay un cuadro titulado “El día antes de Navidad”, que describe cuatro niños felices ante una puerta. Detrás de la puerta algo misterioso está pasando. Uno, ansioso mira por el agujero de la cerradura. Otro escucha atentamente para oír algo. Los otros dos pequeños sonríen maravillados porque intuyen que algo grande está pasando o va a pasar. 


Papá, es el padre. [Jesús nos trae la Salvación. ¿Le abrimos el corazón para que entre?

 

   En la parroquia, fui a visitar a un enfermo. Llamé a la puerta, la abrió un joven y este le dice al papá: “papá, es el padre”- Y alguien, desde dentro, contesta: “déjenlo entrar, que siga”. Esa frase la escuchamos los sacerdotes de seguido. Quizá no me conocían, ni sabían mi nombre porque estaba recién llegado, pero si sabían que era el sacerdote, y que iba a consolar el corazón de un enfermo…Entonces me abrieron la puerta de par en par.


 “Os anuncio una gran alegría. [La grandeza de las alegrías pequeñas].

 

   Un sacerdote visitó una vez un señor bien acomodado. Tenía una casa bella con hermoso jardín. “Tu familia debe estar muy feliz con esta casa tan bella”, le dijo el sacerdote. “Si”, dijo el hombre, pero con cara triste. Mire ese montón de arbustos, dijo el señor: Yo pago bien, pero los cuidan mal. El mismo sacerdote, tiempo después, fue a una vereda, a visitar a la familia de don José, quien le pidió bendecir su casa.

 

   Era una choza de adobe: Don, lleno de alegría y con una sonrisa amplia, le dijo: “Padre, hemos ahorrado todo el año para comprar este techo de lámina, le pedimos el favor de bendecir nuestra casa”. El sacerdote los bendijo a ellos, les bendijo su humilde casa y quedó sorprendido por la alegría de aquella humilde familia.

 Preparar el camino del Señor: 

   Un anciano iraquí, con finca en Chicago desde hace más de 40 años, quiere plantar patatas en su terreno, pero arar la tierra es un trabajo muy pesado para él. Su único hijo, Ahmed, está estudiando en Francia. El hombre le manda un mail explicándole el problema:

   “Querido Ahmed: no voy a poder plantar mi terreno con patatas este año. Estoy muy viejo para arar la tierra. Si tú estuvieras aquí, sé que tú removerías toda la tierra por mí. Te quiere, tu papá. “. 

   Al día siguiente recibe un mail de su hijo: Querido papá: Por lo que más quieras, no toques ese terreno. Ahí es donde tengo escondido aquello, lo que sabemos. Te quiere Ahmed. “A las 4 de la mañana aparecen la policía, agentes del Fbi, de la Cia, los Rangers de exas, los Pawer Ranger, Steven Seagal, Arnold Schwartezneger, el hombre araña, supermán con su mirada de rayo láser, y el capitán América, que removieron cada centímetro todo el terreno buscando materiales para construir bombas, ántrax, droga, o lo que fuera. 

   Pero no encuentran nada y se fueron. Ese mismo día, el hombre recibe otro mail de su hijo: Querido papá: Seguramente la tierra ya estará perfectamente removida y lista para plantar las patatas. Es lo mejor que pude hacer por ti, dadas las circunstancias. Te quiere Ahmed. 

Cálmate Manuel: [Ejercer la paciencia aguardando la venida del Señor] 

 

  Va por la calle un señor empujando un cochecito, y el bebé que lleva llorando a pleno pulmón, zapateando y haciendo una pataleta tremenda. Todos los que pasaban se quedaban mirando cómo lloraba. El señor seguía empujado el cochecito y no paraba sino decirle: Manuel cálmate, cálmate Manuelito, ten paciencia Manuelito; por favor cálmate Manuelito. 

   Una señora asombrada, se detuvo a verlo y le dice: Señor, estoy maravillada: Mientras todo el mundo se detiene a ver porqué llora su niñito o normalmente lo regaña; veo todo lo contrario; yo me detuve admirándolo a usted, para agradecerle por esa ternura con la que se dirige a su hijito, diciéndole: “Cálmate Manuelito”, y otras palabras bellas. Lo felicito. Y el señor le contesta: “No señora, Manuel, soy yo”

Inventando excusas

   Este policía detiene a un tipo que maneja dando zigzag sospechando que está en estado de embriaguez. El policía le ordena que sople para analizar su nivel de alcohol. El tipo se niega: Oh no, oficial, no puedo soplar. Padezco de asma crónica, y podría morir de un ataque de asma. Bueno, - dice el policía - pues vamos al cuartel para tomarte una muestra de orina. 

   El tipo protesta otra vez: No, no tampoco puedo hacer eso porque soy diabético y si orino me daría un bajón de azúcar y podría morir. Pues iremos al cuartel a tomarte una muestra de sangre para ver qué nivel de alcohol tienes en la sangre. Tampoco puedo hacer eso, soy hemofílico y podría morir desangrado. En su último intento el policía le dice: Está bien, bájate del carro y camina por esta línea blanca. Tampoco puedo hacer eso, oficial. ¿Y cuál es la excusa ahora? Pues, ¿acaso no ve que estoy borracho?

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 2° Domingo de Adviento, 8 Dic, 2019, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 9 dic. 2019 17:20 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 9 dic. 2019 17:31 ]


Solemnidad de la Inmaculada concepción 

¿Inmaculada Concepción?:

 

   Discutían dos amigos sobre los privilegios de la Virgen María. Uno de ellos manifestaba: - Lo de la Inmaculada Concepción es una tontería. 

   La Virgen no es un ángel, es una mujer. - Está bien –dice su compañero: - Y, seguramente, tampoco creerás que tú naciste con el pecado original. - Por supuesto. ¿Cómo voy a nacer con pecado, sin haber ninguna culpa de mi parte? - ¿Te das cuenta de la conclusión a la que llegas? ¡No crees en la Inmaculada Concepción de la Virgen María y crees en tu inmaculada concepción!

 

Procurar ser inmaculados: [Parecernos a María]


   Hace tiempo a un pintor famoso le encargaron un cuadro de la inmaculada. El artista fue buscar el rostro de una joven que pudiera servirle de modelo. Y tuvo suerte, porque enseguida encontró a una que correspondía al ideal que se había formado en su imaginación. Se acercó a la joven y le pidió que si estaría dispuesta a posar para servir de modelo de un cuadro de la Virgen inmaculada.

 

   La joven se sorprendió, pero aceptó, y dijo al artista: –Pero hoy no puedo; iré mañana a su estudio de pintura. Al día siguiente acudió al taller del pintor, y después de los saludos previos, dijo la joven: –Ayer no me atreví a servir de modelo para un cuadro de la Inmaculada porque me faltaba algo. Esta mañana madrugué a confesarme y ahora si podré servir más dignamente.

 

Las tres lombrices:

 

   El párroco de un pueblo decide ilustrar con ejemplos concretos su homilía, en la solemnidad de la inmaculada concepción, con el propósito de llamar a la vida de pureza. Para ello coloca tres lombrices en tres frascos: - la primera lombriz en un frasco de alcohol. La segunda en un frasco lleno de humo de cigarrillo. Y la tercera en un frasco lleno de agua pura y cristalina. Al concluir su homilía donde hablaba de los pecados y de la vida ‘licenciosa” muestra los frascos: La lombriz que estaba en el alcohol estaba muerta.

 

   La lombriz que estaba en el frasco lleno de humo de cigarrillo se asfixió y estaba muerta. La última que estaba en agua pura y cristalina estaba bien viva. 


   Entonces pregunta a los fieles: - ¿Qué enseñanza podemos sacar de esta demostración? Del fondo del templo se oye la voz de un borracho que dice: - ¡Que mientras bebamos y fumemos no tendremos lombrices!

 

No hacernos los sordos: [Pureza de las palabras]

 

   San Pedro da la bienvenida al paraíso a diez mujeres, diciéndoles: - "Todas las que han hablado cosas incorrectas, o han murmurado, o han sido chismosas, se colocan a mi derecha. Y solo aquellas que mantuvieron pureza en sus palabras, permanecen en su lugar."

 

   Nueve de las diez mujeres pasan a la derecha de San Pedro, con la cabeza agachada de la vergüenza. Solo una parece haber cumplido a los criterios de pureza en sus palabras. Entonces cuando San Pedro empezó a gritarle a la que quedaba: -“Hey, usted la sordita, ¡únase a las otras!” 

Mujer sacrificada. 

   Once personas se aferraban a una misma cuerda que colgaba de un helicóptero, diez hombres y una mujer. La cuerda no era lo suficientemente gruesa como para soportar el peso de todos, por lo que decidieron que una persona debía soltarse, o todos caerían y morirían. No lograban ponerse de acuerdo quién debería soltarse. Entonces la mujer, con voz firme, se ofreció voluntariamente para soltarse de la cuerda. 

   Después de todo, - dijo-, estar acostumbrada a desprenderse de todo, ya que: como madre siempre daba prioridad a los hijos. Como esposa, anteponía los intereses de su marido a los propios. Como hija obedecía siempre a su padre. Como profesional permitía que sus jefes obtuvieran el crédito por sus logros. Como mujer, - y alzando la mirada hacia el infinito, y colocando una mano sobre el corazón, afirmó que su misión en la vida era sacrificarse por los demás sin esperar recompensa. ¡Eufóricos de emoción y orgullo, los hombres rompieron en aplausos...Y se cayeron los nueve… ¡Y ella se salvó!

 

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 1° Domingo de Adviento, 1° Dic, 2019, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 5 dic. 2019 19:02 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 5 dic. 2019 19:32 ]


Estar despiertos.

   «El discípulo preguntó al maestro: — ¿Hay algo que yo pueda hacer para llegar a la santidad perfecta? — No – dijo el maestro, - Sería, como lo que tú quisieras hacer para que el sol saliera cada mañana. —Entonces ¿para de qué sirven los ejercicios espirituales que tú mismo me recomiendas? — ¡Te los recomiendo para que no estés dormido cuando salga el sol…Ni para cuando llegue el Señor! 

Nos robaron la carpa: [Analizando los signos del cielo] 

   Dos amigos: Luis y Juan se fueron en un viaje de camping. Luego de una buena comida y una botella de vino se fueron a dormir. Horas más tarde, Luis se despertó y codeó a su fiel amigo: Juan, mira el cielo y dime qué ves. Juan contestó: Veo millones y millones de estrellas. ¿Y eso qué te dice? Juan pensó por un minuto y dijo: 

Astronómicamente, me dice que hay millones de galaxias, 

astrológicamente, veo que Saturno está en la constelación leo, 

cronológicamente, deduzco que son aproximadamente las tres de la mañana; 

Teológicamente, que Dios es todopoderoso y que somos pequeños ante Él. ¿Y a ti qué te dice? Y Juan le dijo:

 ¡Que somos unos tontos porque alguien nos robó la carpa! 

Estar despiertos: [Así como nos gana el sueño…el pecado también] 

   Una pareja que se peleaba seguido decidió que, para no tener que hablarse, se lo dirían todo, por medio de papeles escritos. El esposo le escribe a su esposa: dame la comida. Ella le escribe: ya está. Cuando se acuestan el esposo le escribe: despiérteme a las 7:00 y ella le escribe: ok. Pasa la noche y él se despierta y ve que son las 11:00 de la mañana, y encuentra al lado de él un papel que dice: son las 7:00 despiértese. 

En el ejército: [¡Confundiendo las señales y mensajes de Dios!]

   El coronel dice a su ayudante: Mañana a las nueve habrá un eclipse de sol, fenómeno que no ocurre todos los días. Ordene que salga la tropa al patio en traje de campaña para que puedan observar fenómeno natural, y yo estaré presente para explicarla. Si llueve, no podrá verse nada, así que ordenará usted que se lleven la tropa al gimnasio. 

   El ayudante del coronel lo repite al capitán: Por orden del coronel, mañana a las nueve habrá un eclipse de sol; si llueve no podrá verse desde el patio y, por consiguiente, en traje de campaña el eclipse tendrá lugar en el gimnasio, cosa que no ocurre todos los días. 

    El teniente lo repite al sargento: Mañana a las nueve, en traje de campaña, el coronel eclipsará al sol en el gimnasio como ocurre todos los días que hace buen tiempo; si llueve tendrá lugar en el patio. 

   El sargento lo repite al cabo: Mañana a las nueve tendrá lugar el eclipse del señor coronel en traje de campaña, por efecto del sol. Si llueve en el gimnasio, - cosa que no ocurre todos los días-, la tropa formará en el patio. 

   Comentarios finales entre la tropa: Mañana – si llueve-, el sol en traje de campaña eclipsará al señor coronel en el gimnasio. ¡Lástima que esto no ocurra todos los días!

Adviento: tiempo de paciencia y espera. [Esperar a Cristo: Él es la llave de entrada]

 

   Una larga fila de gente está muy temprano esperando que abran la panadería, cuando en eso llega una viejecita, que va y se coloca, de primera, en la fila. Todos, en coro, le gritan: haga la fila como todos nosotros, y no la dejan chistar palabra. Con paciencia vuelve la viejita otra vez hacia adelante tratando de llegar a la puerta.

 

   Pero esta vez la sacan a empujones. Ella vuelve a insistir nuevamente, y la vuelven a sacar, esta vez a gritos y muy disgustados todos. Entonces la viejita se levanta, va otra vez, se para enfrente de todos y les dice: - ¡Yo soy la dueña y tengo las llaves, y ahora no les abriré la panadería!

 

Adviento: [Tiempo para no desperdiciar] 


   Dos amigas se encuentran en la cafetería de un centro comercial; se saludan, piden algo de tomar y pasan sin hablar como 15 minutos. Como a los 20 minutos, una le pregunta a la otra: ¿Y cómo van tus cosas? – Bien, responde la otra. Y siguen en absoluto silencio, y así por dos horas. Luego se levantan del puesto, y al despedirse, una le dice a la otra: ¡bueno, después hablamos, cuando tengamos más tiempo!

La manzana [Para Misa con niños]

    Una manzana está esperando el autobús. Llega una banana y le pregunta: – ¿Hace mucho que usted espera? Y la manzana responde: – No, yo siempre he sido manzana. 

Ratita paciente: [Para misa con niños]
 

   Está una ratita sentada en una acera; llega una amiga y le pregunta: 

   

- Ratita, ratita, ¿Qué haces? 

 

– Y la ratita responde: Pues aquí…esperando un ratito.

1-10 of 388