Enseñanzas para Crecer en la Fe   

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 2° Domingo del Tiempo Ordinario, 14 Enero 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 15 ene. 2018 7:18 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 15 ene. 2018 7:45 ]



Yo sigo a mi Rey 

   Un poderoso sultán viajaba por el desierto, seguido de una larga caravana, que transportaba una pesada carga de riqueza en oro y objetos preciosos. A mitad del camino, cercado por el fuego de los arenales, un camello, extenuado, cayó para no levantarse. El arca, que transportaba sobre sus espaldas, crujió y se deshizo dejando esparcidas sobre arenas, joyas y brillantes. El príncipe no teniendo con qué recoger el precioso caudal, hizo un gesto entre displicente y generoso, invitando a sus criados a guardar lo que cada uno podía cargar sobre sí. 

   Mientras estos se abalanzaban con avidez sobre el rico botín para buscar entre los granos de arena otros granos que brillaban un poco más, el príncipe siguió adelante su camino por el desierto. De pronto, escuchó los pasos de alguien que caminaba a sus espaldas. Se volvió y vio que era uno de sus criados que le seguía, jadeante y sudoroso. - Y tú – le preguntó -, ¿no te quedas a recoger nada? El joven respondió con sencillez y distinción: - No, majestad, Yo sigo a mi Rey. 

¿Cómo se fríe un huevo? [Seguir a Jesús, no pide catálogos, sino experiencia con él] 

   Un periodista le preguntó a Einstein: “¿Me puede Ud. explicar la Ley de la Relatividad?” y Einstein le contestó “¿Me puede Ud. explicar cómo se fríe un huevo?”. El periodista lo miró extrañado y le contesta “Pues, sí, sí puedo”, a lo cual Einstein replicó “Bueno, pues hágalo, pero imaginando que yo no sé lo que es un huevo, ni una sartén, ni el aceite, ni el fuego.

Seguir al Señor, sin dudar. 

   Están hablando Pedro y Jesús cosas elementales de la vida, y Pedro queriendo saber más pregunta a Jesús: Maestro, ¿De dónde vienes? y Jesús le responde: “Yo vengo de dónde vengo”

   Al ratico, Pedro vuelve a preguntarle: ¿Maestro, y para dónde vas? y Jesús le contesta. “Yo voy para donde voy”

   Y ahora es Jesús, quien le pregunta a Pedro: ¿Y tú Pedro, porqué me sigues? - A lo que Pedro, sin pensarlo dos veces, le responde: “¡Por lo bien que explicas, Señor!!!”.

 Venid y lo veréis: [¡El encuentro con Jesús, nos permite conocer quién es él!] 

   Un padre y su hijo salieron un día a pescar. Estando ya en su barca el niño sintió curiosidad por el mundo que lo rodeaba, y comenzó a hacerle preguntas a su padre. “papá, ¿qué hace flotar nuestra barca?” su papa le contesta “pues no estoy seguro.” Al rato el niño miró a su papá y le pregunta, “papá, ¿Cómo respiran los peces bajo el agua?” una vez más su papá le contestó, “bueno hijo, la verdad es que no estoy seguro.” 

   Más tarde el niño vuelve y pregunta, “papá, ¿por qué es azul el cielo?” “caramba hijo, no estoy seguro.” le contestó su papá. Después de unos momentos de silencio, el niño pregunta, “papá, ¿te molesta que te haga tantas preguntas?” Y el papá le contesta: “claro que no, mijo, preguntando es como se aprende.

El ateo y la naranja: [Sólo quien prueba el amor de Dios, sabe quién es Él]

   Un
ateo dictaba una conferencia ante un gran auditorio defendiendo su tesis de la inexistencia de Dios. Después de haber finalizado su discurso, desafió a cualquiera que tuviese preguntas a que subiera a la plataforma. Un hombre que había sido un borracho empedernido y que se había regenerado por gracia de Dios y por la fuerza de su voluntad, aceptó la invitación y sacando una naranja del bolsillo comenzó a pelarla lentamente. 

   El conferencista le pidió que hiciera la pregunta; el hombre, continuó tranquilamente pelando la naranja en silencio, y cuando termino de comerla se volvió al conferencista y le preguntó: "¿Estaba dulce o agria?" "No me pregunte tonterías", respondió el orador con señales evidentes de enojo; "¿Cómo puedo saberlo si no la he probado?" Y el humilde y piadoso hombre, le respondió entonces: "Y ¿cómo puede usted saber algo de Cristo, si nunca lo ha probado?" 

La abuela y los abogados […Dar testimonio de lo que se conoce como Juan dio testimonio de Jesús…] 

   Durante un juicio en un pequeño pueblo, el abogado acusador llamó al estrado a su primera testigo, una mujer de avanzada edad. El abogado se acercó y con cierta arrogancia, le preguntó: - Sra. Fortunati: ¿sabe quién soy yo? - Ella respondió: - Sí, yo lo conozco muy bien, señor Ruiz, desde que era un niño y francamente le digo que usted resultó ser una profunda decepción para sus padres; siempre está mintiendo, cree que lo sabe todo, manipula a las personas. Sí, claro que sé quién es y lo conozco muy bien....    El abogado se quedó perplejo, sin saber exactamente qué hacer ni decir. Entonces balbuceando y apuntando hacia la sala, le volvió a preguntar a la Sra. Fortunati:

 -  ¿Conoce usted al abogado de la defensa? - Nuevamente la abuela respondió:  - Uhhh…Claro que Sí, Yo también conozco muy bien al señor Martínez desde que era un niño; es medio raro, y tiene serios problemas con el alcohol y le sonsaca los bienes a los pobres…Sí, lo conozco muy bien. 
El abogado de la defensa casi se desmaya.  

   Entonces, el Juez llama de inmediato a los dos abogados para que se acerquen rápido al estrado, y les dice: - Si a alguno de los dos se le ocurre preguntarle a esta señora si me conoce...!!!! los mando a la silla eléctrica!!!  
  


Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Solemnidad de la Epifanía del Señor, 7 Enero 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 8 ene. 2018 17:53 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 9 ene. 2018 8:59 ]



Regalos de Reyes: [Llevamos la firma de Dios, aunque en renglones torcidos] 

  Un joven le había regalado a su mamá, en el día de su cumpleaños, un cubrecama que a ella le pareció bastante viejo y feo. Aunque el cubrecama le desagradaba totalmente, porque pensaba que no le había costado ni 20 dólares, la señora lo tendía cada vez que el hijo venía a visitarla, con el objetivo de no ser descortés con él. 

   Un día mientras la señora estaba tendiendo el cubrecama de mala gana, empezó a ver en la televisión un programa sobre objetos firmados por artistas famosos y, con gran sorpresa, descubrió que el cubrecama que ella estaba tendiendo había sido hecho por un artista muy famoso y que su costo no era de 20 sino de 10.000 dólares. Admirablemente un instante después de haberse enterado del precio, el mismo cubrecama adquirió otra belleza a los ojos de la desagradecida señora. 

Buscar en el lugar correcto: [Cristo, Luz inconfundible] 

   Un día, Jacinto perdió las llaves de casa. Ya de noche, el pobre hombre aún andaba a gatas, a la luz de un farolillo de aceite, buscando en vano las llaves. Perdida ya la esperanza, casualmente pasó por allí un viejo amigo suyo.  –¡Hola Jacinto! ¿qué haces? –preguntó el buen hombre. –Estoy buscando mis llaves –contestó Jacinto desconsolado. Viendo el abatimiento de su amigo, el hombre, que era tan bueno como el pan, decidió ayudarle a buscar las llaves. 

   Pero los minutos pasaban y pasaban, y las llaves de Jacinto no aparecían por ningún lado. Al cabo de un buen rato de búsqueda infructuosa alrededor del farolito, aquel hombre, que no veía nada clara la situación, quiso entender qué había sucedido realmente: –Vamos a ver, Jacinto: pero ¿tú dónde has perdido las llaves? –En el jardín de casa –murmuró él. –Entonces, ¿qué hacemos buscando aquí, alrededor del farol? –Hombre, ¡porque aquí hay más luz! –contestó Jacinto sin pensárselo dos veces. 

Acordes divinos: [Jesús, manifestación inconfundible de Dios. Para niños] 

   En un restaurante chino hay un grupo de amigos disfrutando de la música que interpreta un conjunto. De pronto, un solista empieza a tocar una pieza maravillosa que les resulta conocida. Todos reconocen la melodía, pero ninguno puede recordar su nombre. Entonces llaman por señas al camarero y le piden que averigüe qué es lo que está tocando el intérprete. El camarero se dirige a donde están los músicos y, al poco rato, regresa con el rostro iluminado por una sonrisa de triunfo y anuncia ruidosamente: Lo que está tocando el intérprete “¡Es el violín!”. 

El faro: [Hay ocasiones en que es urgente cambiar de camino]. 

   El capitán de un barco, de noche, ve unas luces dirigiéndose directamente hacia él, y rápidamente intenta hablar con el otro capitán por radio: -Aquí el capitán del “Invencible”, dirigiéndose al barco inidentificado, estamos en rumbo de colisión, cambie su rumbo 10 grados al sur. Cambio. -Rectifique usted su rumbo 10 grados al norte. Cambio. -¡Oiga, que soy un capitán, y le ordeno que cambie su rumbo 10 grados al sur! ¡Cambio! -Pues mire, sr. Capitán: yo solo soy un marinero de segunda, pero insisto en que sea usted el que modifique su rumbo 10 grados al norte. Cambio. -¡Pero es que esto es un portaaviones, y tengo prioridad, y tengo prioridad! ¡Cambio! -Me da igual, capitán…esto es un faro. 

El miedo es general [Herodes tenía miedo del Niño Jesús] 

 


En el fragor de la batalla el comandante gritaba a sus soldados: 

-¡Adelante! ¿Quién manda aquí…yo o el miedo?

 Y un soldado, que no podía más de miedo, le contesto: 

- ¡El miedo! - ¿Como que el miedo?

 -Claro, porque usted será muy comandante, ¡pero el miedo es general!

Sacerdotes de vacaciones: [Los pastores iban de incógnitos por otro camino] 

   Dos sacerdotes decidieron ir a Brasil de vacaciones. Estaban determinados a tomar unas merecidas vacaciones, sin usar nada que pudiera identificarlos como clérigos. Tan pronto el avión aterrizó, se dirigieron a una tienda y adquirieron algunas bermudas, remeras, sandalias y anteojos negros realmente llamativos. A la mañana siguiente bajaron a la playa vestidos con su atuendo turístico.

   Estaban sentados en sus sillas de playa, bebiendo un trago y disfrutando del sol y el paisaje, cuando una rubia despampanante, en bikini, pasó caminando junto a ellos que no pudieron evitar mirarla con admiración. 

   Al pasar frente a ellos, la rubia sonrió y dijo - "Buen día, Padre", "Buen día, Padre". Saludando y dirigiéndose a cada uno individualmente al hacerlo. Ellos quedaron atónitos. ¿Cómo podía saber ella que somos sacerdotes? De manera que, al día siguiente, ellos regresaron a la tienda y compraron prendas aún más llamativas. 
   

   Una vez más, con su nuevo atuendo, se ubicaron en sus sillas para disfrutar del sol. Luego de un momento, la misma rubia atractiva, usando un diferente y colorido bikini, volvió a pasar frente a ellos y una vez más los saludó diciendo: 

- "Buen día, Padre", "Buen día, Padre". 

Y comenzó a alejarse. Uno de los clérigos no pudo evitarlo y dijo:

 - "Un momento, señorita" 

- "¿Si, Padre?" - "Nosotros somos sacerdotes, orgullosos de serlo, pero debo saber ¿cómo es posible que usted sepa que somos clérigos, vestidos como estamos?" 

Ella replicó: - "Padre, yo soy ¡la Hermana Catalina! 

La luz y la oración: [Para misa con niños] 

   La abuela pregunta a su nieto: ¿Ya rezaste tus oraciones de cada noche? - El nieto le contesta: - por supuesto, abuelita. ¿Y por las mañanas?, le pregunta la abuela… ¡No, porque durante el día no tengo miedo, respondió el nieto!!!

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Solemnidad de Santa María, Madre de Dios, 1 de Enero de 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 1 ene. 2018 17:52 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 1 ene. 2018 18:10 ]



María, abre la puerta de todo el año, para entrar por ella a Jesús.

 

En latín, Enero, es “Januarius”, que significa literalmente: "portero", por ser el mes que abre la puerta a los demás meses del calendario.

La Virgen María y las otras mamás: 

   Un hombre, que se ufanaba de decir que él no creía en Dios, le preguntó a otro que salía del templo de rezar el Rosario: 

“No entiendo porque ustedes los católicos hacen tanto énfasis en María, si yo veo ninguna diferencia entre ella y mi mamá”

   El católico pensó, y luego le respondió: “pues, no sé la diferencia entre las dos mamás; pero lo que sí sé es que hay una gran diferencia entre los dos hijos. 

 Moraleja

   Como indica la anécdota, el motivo para dar tanto énfasis a María, es a causa de su Hijo Jesús.

La madre es el “sol de la casa” 

   Esta expresión aplicó el Papa Pio XII a la madre en un famoso discurso. Como el sol, la madre aporta “calor” al hogar con su cariño y su dulzura; como el sol, la madre ilumina los “ángulos oscuros” de la vida hogareña cotidiana; como el sol, la madre anima, suscita, regula y ordena la actividad de los miembros de la familia; como el sol, en el atardecer, la madre se oculta para que comiencen a brillar en la vida de los hijos otras luces, otras estrellas. 

Anillo de compromiso 

   Oí alguna ve la historia de un muchacho que entró con paso firme a una joyería y le pidió al dueño que le mostrara el mejor anillo de compromiso que tuviera. El joyero le presentó uno. La hermosa piedra solitaria brillaba como un diminuto sol resplandeciente. El muchacho contempló el anillo y con una sonrisa lo aprobó. Preguntó luego el precio y se dispuso a pagarlo. “¿Se va usted a casar pronto?”, le preguntó el joyero. “No”, respondió el muchacho. “Ni siquiera tengo novia”. 

    La muda sorpresa del joyero hizo sonreír al muchacho. “Es para mi mamá”, dijo él. “Cuando yo iba a nacer, estuvo sola. Alguien le aconsejó que me matara antes de que naciera, así se evitaría problemas. Pero ella se negó y me dio el don de la vida. Y tuvo muchos problemas. Fue padre y madre para mí; fue amiga, hermana y maestra. Me hizo ser lo que soy. Ahora que puedo, le compro este anillo de compromiso. 

   Ella nunca tuvo uno. Yo se lo doy con la promesa de que si ella hizo todo por mí, ahora yo haré todo por ella. Quizá después entregue yo otro anillo de compromiso, pero será el segundo”. El joyero no dijo nada. Tomó el anillo, ordenó que lo empacaran hermosamente y luego se lo entregó al muchacho diciéndole: “Llévelo, es un obsequio mío. Hubiera querido conocer a mi madre, pero murió en el momento en que me dio a luz”. 

La mamá más mala del mundo: 

   Me ha tocado la mamá más mala del mundo. Desde que era pequeña, me obligaba a desayunar. Antes de ir a la escuela, por lo menos debía tomar leche, mientras que otras madres ni se ocupaban de eso. Me hacían un sándwich o me daba una fruta, cunado los demás niños podían comprar papitas y comer otras cosas ricas. Y también sus palabras: “Come, ¡anda!, ¡tienes que terminar!, ¡acaba!, ¡hazlo bien!, ¡vuelve a hacerlo!, y así siempre…Violó las reglas al poner a trabajar a menores de edad, y me obligaba a asear  mi cuarto a tender mi cama, a ayudar en la preparación de la comida y hacer algunos mandados. 

   Él más horrible era ir por los huevos con ese calor y las largas filas. ¡Cuánto trabajo! Fui creciendo y mi mamá preguntaba todo: “¡quiénes son tus amigas? ¿Quiénes son sus mamás?, ¿dónde viven?”. Lo peor fue cuando empecé a tener amigos. Mientras las otras amigas los podían ver a escondidas, yo los tenía que pasar a la sala y presentarlos. ¡Era el colmo! Y el interrogatorio de costumbre: “¿Cómo te llamas? ¿Dónde vives? ¿Qué estudias? ¿Trabajas?”. 

   Los quehaceres fueron en aumento…que barra, que arregle el closet, todo eso me enfadaba. Los años también pasaron. Me casé e inicié una nueva familia. Ahora soy madre también. 

Y hoy 1° de enero quiero comulgar para darle gracias al Señor por mi mamá. Gracias al cuidado que tuvo con mis alimentos crecí sana y fuerte, y cuando llegué a enfermarme me cuidó con mucho cariño. Gracias a la atención que puso en mis tareas logré terminar mi carrera. Gracias a que me enseñó a hacer labores en la casa ahora tengo mi hogar limpio y ordenado y sé administrar mi hogar. Gracias al cuidado que puso para que yo escogiera a mis amigas aún conservo algunas, que son un verdadero tesoro. 

   Gracias a que conoció mis amigos, pude darme cuenta quién era el mejor y ahora es mi esposo. “Gracias, Señor”, le dije desde el fondo de mi corazón, “por darme a mi mamá, a mi mamá querida, a quien solo le vi defectos y no cualidades, a esa mamá, que me ha amado tanto y me formó tan bien. Solo te pido, Señor, que ahora que tengo mis hijos, me consideren la mamá más mala del mundo.” 

Mi suegra está en todo: [María nos acompañará todo el año… pero muy discreta] 

   Una mujer va donde el sacerdote que la casó hace dos meses, el sacerdote le pregunta ¿cómo va su matrimonio? -  ella dice todo bien pero mi suegra esta en todo ¿cómo así que está en todo? si padre, en todo lo que hago: en los fríjoles, en la sopa, en el pollo, en todo. No entiendo dice el padre. Mire, mi marido dice: el pollo le quedaba más rico a mamá, la sopa siempre te queda sin sal, a mamá no y los fríjoles no te quedan como los hace mamá. 

   En todo está la mamá de mi esposo, estoy desesperada, ¿qué me aconseja, Padre? Mire por qué no le haces una cena bien romántica: a ver… ¿qué color le gusta a tu esposo?: el negro padre. Entonces ponte un vestido y prepárale algo bien rico; apagas la luz y prendes velas y veras que ahí no estará presente la mamá de tu esposo. Gracias padre, eso haré. Llegada la tarde hace la cena, se pone el vestido negro, baja los tacos de la luz y enciende las velas. Llega su esposo quien al ver que hay velas y su esposa está de negro, se angustia y pregunta: ¿qué le pasó a mi mamá!!!? 

Enamorarnos de la Madre de Dios… 

   Unos fieles le surgieron a su párroco, el padre Antonio, ser más emotivo o dinámico en las homilías. Fue a donde su amigo, el Padre Pedro a que le ayudara y el padre Pedro le dijo: “Mire padre Antonio, trate de comenzar la homilía con alguna afirmación dramática para llamar la atención.” “Por ejemplo, diga: “Estoy enamorado de una mujer bella”. 

    Luego espera un momento y dice: “Ella es…mi mamá.” En la próxima homilía, el padre Antonio comenzó así: “Estoy enamorado de una mujer bella. “Toda la comunidad quedó en silencio y atenta. Pero el padre no podía recordar lo que seguía. Volvió a decir “Estoy enamorado de una mujer bella…Ella es…Ella es…Ella es…la mamá del Padre Pedro.” 

Yuca, tigre catorce [Y le pusieron por nombre Jesús].

 

   Llega un campesino a una iglesia para bautizar a su primogénito, y el sacerdote le dice: - ¿Cómo le vas a poner a tu hijo? - Póngale Yuca Tigre Catorce - ¡Cómo!, exclama sorprendido el padre, ¿Yuca Tigre Catorce? - Sí señor Cura, exclama el campesino. - No, hijo mío, eso no puede ser, ese nombre no es cristiano. - ¿Que no es cristiano?, entonces ¿Por qué hay uno que se llama: ¿Papa León Trece?

 

Bajo tu amparo nos acogemos,

Santa Madre de Dios;

No desoigas nuestras súplicas en nuestras necesidades,

Antes bien, líbranos de todo peligro,

Oh Virgen gloriosa y bendita". Amén

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Solemnidad de la Sagrada Familia 31 de Diciembre 2017, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 1 ene. 2018 8:31 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 1 ene. 2018 9:00 ]


El cielo brilla en la familia. [No hay nada como ella…Valorémosla]

 

Una niña de ocho años, en una pequeña composición para la escuela, describió cómo era su familia. El escrito decía:

 

   “En mi casa hay dos habitaciones, dos hamacas, una ventana pequeña y un gato blanco. En mi casa sólo comemos juntos en la noche, cuando mi papá regresa a casa con una bolsa llena de panes y de pescado seco. 


   En mi casa todos somos pobres, pero mi papá tiene los ojos azules, mi mamá tiene los ojos azules, mi hermano tiene los ojos azules y también el gato tiene los ojos azules. Cuando estamos todos reunidos en la mesa para iniciar la comida, mi casa se parece al cielo”.

Familias luminosas: 

En una hermosa basílica, mientras la madre oía la Santa Misa, su niño se extasiaba mirando los vitrales multicolores. La luz de la tarde revivía los tonos del arco iris, proyectando sobre la nave espaciosa las figuras de los Apóstoles. El niño le preguntó a la mamá: “quienes son ellos”, y ella le respondió: son los santos. Cuando en la clase de religión le preguntaron al niño qué era un santo, no vaciló en responder: “un santo es un hombre que deja pasar la luz”.

Nota: Esta es la vocación de los padres y esposos: dejar pasar la luz de Dios por ellos hacia sus hijos, a través del ejemplo. 

Las edades de una hija: 

   A los 4 años: Mi mamá puede hacer cualquier cosa.  A los 8 años: Mi mamá sabe muchísimo. A los 12 años: Mi mamá realmente no lo sabe todo. A los 14 años: Naturalmente mi mamá no tiene ni idea sobre esto. A los 16 años: Mi madre, pero ¿qué podrá saber ella?! A los 18 años: ¿Esa cucha? Pero si se crio con dinosaurios…A los 25 años: bueno, puede que mamá sepa algo del tema. A los 35 años: ¡Antes de decidir, me gustaría saber qué opina mi mamá! A los 45 años: Seguro que mi madre me puede orientar. A los 55: Qué hubiera hecho mi madre en mi lugar. A los 65 años y con los ojos llenos de lágrimas: ¡Ojalá tuviera a mi madre para hablar de esto con ella…ya no la tengo!!!

La familia Águila [Familias formadoras de familias] [Dejará el hombre a su padre…]

 

   Papá águila, ve que la rama en donde está el nido con la mamá águila y sus tres hijitos aguiluchos, está a punto de caerse por el peso. Coge en sus garras al primero, se eleva con él y le pregunta: ¿tú qué piensas hacer en tu vida? Él responde: cuidar de mis papás. Entonces el papá águila lo devuelve al nido.

 

   Coge en sus garras al segundo, se eleva con él y le pregunta: ¿tú qué piensas hacer en tu vida? Él responde: cuidar de mis papás. El papá águila lo devuelve al nido. Coge en sus garras al tercero, se eleva con él y le pregunta: ¿tú qué piensas hacer en tu vida? Él responde: cuidar de mis aguiluchos como tú cuidaste de nosotros. Entonces el papá águila, lo deposita con cuidado en una rama fuerte para que hiciera ahí su nido…

La familia y el burro: 

   Había una vez un matrimonio con un hijo de doce años y un burro. Decidieron viajar, trabajar y conocer el mundo. Así, se fueron los tres con su burro. 

   Al pasar por el primer pueblo, la gente comentaba: “Mira ese chico mal educado; él arriba del burro y los pobres padres, ya grandes, llevándolo de las riendas” Entonces, la mujer le dijo a su esposo: “No permitamos que la gente hable mal del niño.” 

   El esposo lo bajó y se subió él. Al llegar al segundo pueblo, la gente murmuraba: “Mira qué sinvergüenza ese tipo; deja que la criatura y la pobre mujer tiren del burro, mientras él va muy orondo encima”. Entonces tomaron la decisión de subirla a ella al burro, mientras padre e hijo tiraban de las riendas. Al pasar por el tercer pueblo, la gente comentaba: “Pobre Hombre; ¡después de trabajar todo el día debe llevar a la mujer sobre el burro!  y pobre hijo ¡qué le espera con esa madre!” 

   Se pusieron de acuerdo y decidieron subir los tres al burro para comenzar nuevamente su peregrinaje. Al llegar al pueblo siguiente, escucharon que los pobladores decían: “¡Pero si son unas bestias, más bestias que el burro que los lleva, van a partirle la columna!” Por último, decidieron bajarse los tres y caminar junto al burro. Pero al pasar por el pueblo siguiente no podían creer lo que las voces decían sonrientes: “Mira a esos tres idiotas: caminan, cuando tienen un burro que podría llevarlos”. Entonces se miraron, se abrazaron y siguieron felices sin poner cuidado a los comentarios. 

Perdiendo el tiempo: [Dedicarle tiempo a la familia] 

   Dos señoras muy amigas se encuentran en el supermercado. Rosita saluda a María: ¿Cómo te ha ido? A los 15 minutos María le responde: Bien Rosita y ¿cómo está su familia? A la media hora Rosita le responde: Ahí, bregando. A la hora, María vuelve y le pregunta a Rosita: ¿Acaso es que tienen problemas? A la hora y media, Rosita le dice: Si…como todo el mundo. A las dos horas, se despide María de Rosita, diciéndole: “Bueno… me tengo que ir…y Rosita le responde: ¡listo…!  hablamos cuanto tengamos más tiempo…!

La vida pasa rápido… [Es hora de valorar la familia] [Para misa con niños] 

   Primera escena: Sale la familia Díaz planeando sus vacaciones. 2. Acto: sale la familia Díaz empacando maletas. 3. Acto: Sale la familia Díaz abordando el avión para irse. Título de la obra: “Los Días se van volando”. 

La familia es la clave [No cambiar la familia por nada] 

   Un niño le hacía este comentario a su amiguito: “Me quedé sin internet unas horas y mientras se arreglaba, conocí unas personas geniales. Dicen que son mi familia”.

¿Pareja sin problemas?

   Un matrimonio es entrevistado en un programa de televisión por no haber tenido ni una sola discusión después de cincuenta años de convivencia. Todo curioso, el periodista les pregunta: 

 - ¿Pero es cierto que nunca han tenido ninguna discusión? - Nunca -respondió la mujer. - ¿Y cómo es eso posible? Deben quererse y comprenderse mucho. - Bueno, cuando nos casamos, mi marido tenía una yegua preciosa; era la criatura que más amaba sobre la Tierra y no dejaba que nadie se le acercase. El día de nuestra boda salimos de la iglesia en una carroza tirada por la yegua; anduvimos algunos metros y la yegua tropezó. Mi marido miró de reojo a la yegua y dijo: - Uno. - Después de algunos metros más, la yegua volvió a tropezar. 

   Mi marido se enfrentó con la yegua y dijo: - Dos. - La tercera vez que la yegua tropezó, mi marido no dijo nada, sacó la escopeta y le metió seis balazos al pobre animal. - ¿Se puede saber por qué has hecho eso? pregunté aterrada. Mi marido me miró y dijo: - Uno. - Después de ese momento, jamás hemos discutido. 

Sacar tiempo para el hogar 

   Un trabajador, fue premiado como el trabajador del año; nunca había llegado tarde ni había faltado en nada a su empleo. 

   Hasta que un día le dice a su jefe con toda sinceridad: 

- Señor, hoy cumplo mis bodas de plata y quiero celebrarlo con mi esposa y mis hijitos. Necesito pedirle permiso. 

Y el jefe le dijo: - ¿Pero…Esto se va a repetir cada 25 años? 

¡Oh, cómo la quería!

 

   El sacerdote estaba terminando la sepultura de una señora, y de repente el marido de 78 empezó a gritar: "¡Oh, ¡cómo la quería! Los familiares y amigos se sentían incómodos. Sus hijos, sonrojados intentaban hacer callar al papá. "Está bien, papá, comprendemos tu dolor, pero..." El esposo miraba fijamente el ataúd que era colocado en la tumba. 

   El sacerdote siguió rezando y el hombre gritaba más fuerte: "Oh, ¡cómo la quería! La gente empezó a dispersarse y él seguía gritando. "El sacerdote le dijo: yo sé cómo se siente, pero ella ya partió, y todos tenemos que morir algún día. Vámonos ya. ¡Oh, cómo la quería! Usted no me entiende…Lo que pasa Padre, es que una vez, yo estuve a punto de decirle a ella: “cómo la quería” y no lo hice!

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Solemnidad de la Natividad del Señor 25 de Diciembre 2017, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 26 dic. 2017 6:02 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 26 dic. 2017 6:11 ]


Demasiado tarde: 

   El abuelo había insinuado en varias ocasiones que le encantaría tener un D.V.D para ver unas películas de Cantinflas que le gustaban. Hijos y nietos ofrecían dar cada uno un aporte del precio, pero no se ponían de acuerdo. En todas las navidades, comprometidos con tantos gastos por los otros regalos, se justificaban diciendo: lo que papá necesita es una cobija, para estos fríos, seguro que la agradecerá. 

   Hasta que llegó esta Navidad y por fin los hijos y nietos se pusieron de acuerdo para comprar el D.V.D. que tanto deseaba. Llegaron a la casa del abuelo y le dijeron: - Te traemos buenas noticias... - Te trajimos tu D.V.D.... El Abuelo les responde: - les tengo malas noticias... - Me quedé ciego. 

Eric y el mendigo: 

   Érase una familia que viajaba el día de Navidad. De vuelta a casa pararon a comer. El restaurante estaba casi vacío. Eric, un bebé de dos años, saludó con su manita y su parloteo a un vagabundo que allí se encontraba. Hola, pequeño amigo, le dijo el viejo vagabundo. Y Eric continuó riendo y diciéndole cosas. Sus padres se sentían muy molestos e incomodos y con unas ganas enormes de que aquel juego terminara.  

   Cuando fueron a pagar, Eric corrió hacia el vagabundo y descansó su cabecita en su hombro. Los ojos del hombre se cerraron y las lágrimas brotaron de sus ojos tristes. Sus manos arrugadas y sucias acariciaron al niño y le dio unas cariñosas palmaditas en la espalda. Después con voz firme le dijo a la madre: "Cuide muy bien a este niño. Dios los bendiga. Gracias Señora, me ha dado usted mi regalo de Navidad". La madre corrió hacia el coche con Eric en sus brazos diciendo: Dios mío, perdóname. 

El ladrón madrugador: 

   En el día de Navidad, el juez quiso ser menos duro con los ladrones ese día. En el primer juicio, le pregunta al acusado: “de qué se le acusa? – de haber hecho mis compras navideñas con anticipación.

   - Hombre!!! Pero eso no es un delito: ¿y…con cuánta anticipación las compró usted?.

   - Pues antes de que abrieran la tienda. 

El mejor regalo de Navidad: 

   Tres hermanos que vivían lejos de su pueblo natal y se habían vuelto ricos, discutían para ver quién había dado el mejor regalo de navidad a su anciana madre. El 1° dijo: “yo le construí una mansión”. El 2°, dijo: “yo le envié un mercedes con todo y chofer”. El 3° sonrió y dijo: “yo les gané a los dos… ¿Recuerdan cómo le gustaba a mamá leer la Biblia?... y como ustedes saben, ella ya casi no puede ver, así que le conseguí un loro carísimo, grandotote y hermoso que recita de memoria la biblia entera. 

   Es un loro hermoso y único.  A los monjes les tomó 12 años amaestrarlo en el manejo de la biblia. Mamá sólo tiene que decirle el capítulo y el versículo y el loro se lo recita de memoria” ... Poco después, la anciana madre les envió cartas de agradecimientos a los tres hijos: “José, la casa que me construiste es tan grande que yo sólo ocupo un cuarto y tengo que limpiar todo el día”. “Pedro, estoy muy vieja para viajar, así que rara vez uso el mercedes y el chofer es un haragán…”, Querido Manolo: tú si sabes lo que le gusta a tu madre…La gallina estaba deliciosa…”. 

¿Dónde está Dios? 

   Dos hermanos de 8 y 10 años eran el terror del barrio. En todas las travesuras que en él sucedían, allí estaban los dos. Sus padres, agotada la paciencia, no sabían qué hacer con ellos. Habiendo oído hablar de un sacerdote que trabajaba con muchachos delincuentes, la madre le pidió que hablara con sus hijos. El padre accedió y dijo que quería hablar primero con el más pequeño. Y la madre se lo llevó. El sacerdote le mandó sentarse y quiso hacerle caer en la cuenta de que Dios está en todas partes y lo ve todo. 

   Con el dedo apuntó al niño y le preguntó: ¿Dónde está Dios? El niño no dijo nada. De nuevo, el padre apuntó su dedo hacia él y le preguntó: ¿Dónde está Dios? El niño no dijo nada. Por tercera vez, con voz fuerte y firme, con el dedo tocando casi su nariz le preguntó: ¿Dónde está Dios? El muchacho se asustó tanto que salió corriendo hacia su casa. Al llegar a casa se encontró con su hermano y subieron a la habitación donde planeaban todas sus maldades. Y le dijo: "Ahora sí que estamos metidos en un gran lío". Su hermano le preguntó qué quería decir con eso de un gran lío. Y éste le contestó: "No encuentran a Dios y piensan que nosotros lo hemos escondido".

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 4° Domingo de Adviento, 24 de Diciembre 2017, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 26 dic. 2017 5:52 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 26 dic. 2017 6:23 ]


Adornos pasajeros… [Adornamos todo, menos lo esencial]

   Un hombre fue al teatro para escuchar un buen concierto. Al día siguiente fue al café, y como era muy hablador, explicó el concierto con todo de detalle a los amigos que estaban sentados con él en la mesa. Relató el concierto con toda perfección, el teatro, el escenario, los decorados, los vestidos de los cantores, los instrumentos, las personas que asistieron etc., etc., y, cuando acabó, uno le dijo que había explicado muchas cosas, pero que no había hablado de cómo había sido el concierto, si le había gustado o no. Lo dijo en voz alta para que le oyera bien, pero él, con tristeza, le contestó que no podía decir nada, porque era sordo. 

   Esto mismo creo que les ocurre a muchas personas. Preparan la comida, adornan la casa, invitan a la familia, beben champaña, cantan villancicos, etc., pero no ven a Jesús, porque no tienen el corazón limpio. 

Nota: Muchos preparan la comida, adornan la casa, invitan a la familia, beben champaña, cantan villancicos, dan regalos, etc., pero ni ven, ni escuchan a Jesús, porque el corazón lo tienen ocupado en cosas efímeras. 

El sueño de María: [Una historia que cuestiona el olvido de Dios]

   Le dice María a José: Tuve un sueño, José.... realmente no lo pude comprender, pero creo que se trataba del nacimiento de nuestro Hijo; creo que sí…era acerca de eso. La gente estaba haciendo los preparativos con seis semanas de anticipación. Decoraban las casas. Salían de compras y adquirían costosos regalos. Era muy peculiar, ya que los regalos no eran para nuestro Hijo. Los envolvían con hermosos papeles y los ataban con preciosos moños, todo lo colocaban debajo de un árbol. Si, José, un árbol que también estaba decorado. Las ramas llenas de adornos que brillaban. 

   ¡Había una figura en lo alto del árbol, me parecía ver una estrella o un ángel, oh! Era verdaderamente hermoso. Toda la gente estaba feliz y sonrientes, emocionados por los regalos; se los intercambiaban unos con otros, José; pero no quedó ninguno para nuestro Hijo. Sabes José, creo que ni siquiera lo conocen, pues nunca mencionaron su nombre; ¿no te parece extraño que la gente se meta en tantas carreras y afanes para celebrar el cumpleaños de alguien que ni siquiera conocen?

   Tuve la extraña sensación de que, si nuestro Hijo hubiera estado en la celebración, hubiese sido un intruso solamente. Todo estaba tan hermoso, José y todos tan felices, pero yo sentí enormes ganas de llorar. Qué tristeza para nuestro niño Jesús, ser ignorado en su propia fiesta de cumpleaños. ¡Pero estoy contenta porque sólo fue un sueño! … ¡Qué terrible José, si esto hubiera sido realidad!!! 

Tradición de Navidad: [Algo tendrá que cambiar en esta Navidad] 

   Una joven mujer preparaba con mucho entusiasmo un jamón para la cena. Después de cortarle un pedazo a la punta del jamón, lo coloca en una refractaria para hornearlo. Su hija le pregunta: ¿por qué le cortas un pedazo al jamón? Ella le contesta: pues la verdad es que no sé, pero siempre vi a mi mamá haciéndolo así, por eso siempre lo hago. 

   Más tarde, hablando esta con su mamá, le preguntó a su vez, el por qué cortaba el final del jamón antes de hornearlo, a lo que la madre le respondió: no sé, esa fue la manera como mi mamá siempre lo hacía. Unas semanas después, la joven mujer visitó a su abuela y aprovechó para preguntarle: ¿Abuela, por qué es que tú le cortas la punta al jamón cuando la vas a meter al horno? Su abuela le contestó: bueno querida, porque esa es la única forma en que puedo lograr que el jamón quepa en la refractaria.!!! 

Niño estratega […Cómo lograr un regalo de Navidad] 

   El pequeño Ramoncito quien tenía 9 años y era hijo único le preguntó a su mamá: ¿mamá cuándo llega papá de viaje? La mamá le dijo: lleva apenas unos días creo que le tomará otra semana de trabajo y regresará. Ramoncito vuelve a preguntar ¿Mamá: y si jugamos que yo soy papá mientras el regresa? Bueno mi amor, no veo por qué no. Y comienza ella preguntando ¿querido que quieres de almuerzo? Hamburguesa con papitas fritas, responde Ramoncito, ella pensó: le seguiré la corriente. 

   Llegó la hora del almuerzo, le sirvió la hamburguesa y las papas. El niño se paró y dijo: voy a hacer la siesta. Que siesta ni que siesta, tienes que ir al colegio. Pero si quedamos en que yo jugaba a ser papá, y estamos jugando, ¿no? Si, y seguiremos jugando, pero cuando vuelvas del colegio. Al regresar del colegio, el niño no ha olvidado el juego y le dice a su mamá: querida ya llegué; mis onces por favor. Claro querido…y así hasta la noche. Querido, dice la mamá: ve a cepillarte los dientes y te acuestas. 

   El niño va, se cepilla; luego va y se acuesta en la cama de los papás. ¿No te dije que te fueras a acostar? Querida, yo soy el hombre de la casa y esta es mi cama. Además, de noche es cuando se ventilan las cosas importantes, así que vamos a hablar como hacen los matrimonios: ven y acuéstate. La mamá, entre desconcertada y molesta, pensando, qué mañas le habrán enseñado en el colegio…Pensó: ¡me va a tocar mandarlo a dormir con dos palmadas! No obstante, decide averiguar y acostarse. Se acuesta y el niño en su papel de hombre de la casa se acomoda y mirando a su mamá le dice: querida se acerca navidad, ¡qué tal si le compramos la bicicleta al niño!!! 

Jesús te está mirando: [Por la obediencia de María…Para niños desobedientes] 

   La mamá de Jaimito se disponía a salir de compras de navidad y le dice a su hijo que se quedara juicioso, que no fuera a entrar amiguitos mientras ella estuviera fuera. Que debía arreglar su cuarto y le hizo prometer que cumpliría con su petición. Pero al irse la mamá, Jaimito, desobediente, llamó a su amigo Jesús para que jugara con él, y jugaron tan entretenidos que cuando menos pensó su mamá estaba de vuelta, y no le dio tiempo de salir a su amiguito. 

   Jesús se esconde debajo del mantel de la mesa. ¿Al entrar la mamá pregunta, “Dejaste entrar a alguien mientras yo no estaba?", "no, mamá", "seguro, Jaimito?", "sí, mamá seguro", "Jaimito… ¡Jesús te mira y sabes cuándo mientes! y dice Jaimito: "Jesús salga que ya te pillaron! 

María, el orgullo de nuestra raza: [Los hijos juiciosos: orgullo de sus padres]. 

   En una navidad, se encuentran dos madres que presumían de sus hijos. Una le dice a la otra: - Mi hijo es gerente de una empresa transnacional. Se encarga de negocios importantes. Su nuevo puesto le ha caído como anillo al dedo. ¿Y el tuyo? - El mío se siente como pez en el agua. - ¿Ah Sí? ¿Y qué hace? – Nada. 

Dios pide permiso a María. [Dios, cuenta con el aval y el permiso de María] 

   Vittorio De Sica, cineasta católico, fue invitado a comer por el abad de un monasterio. Al terminar la cena, el director de cine sacó su paquete de cigarrillos y pidió permiso para fumar. ‑Lo siento, hijo, la regla de nuestra Orden no lo permite. 

   Siguieron charlado, y al cabo de un rato, el cineasta vio un cenicero. -Padre, hace un momento le pedí permiso para fumar y usted no me permitió. Entonces, ¿Por qué está ese cenicero aquí? 

Y el padre le respondió: ‑Es para los que no piden permiso."

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 3° Domingo de Adviento de Gaudete, 17 de Diciembre 2017, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 20 dic. 2017 17:28 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 20 dic. 2017 18:22 ]


Eso es el adviento: [El día anterior del más bello regalo y de la más grande noticia] 

   Hay un cuadro titulado "El día antes de Navidad, como niños detrás de la puerta.". Cuatro niños felices ante una puerta. Detrás de la puerta algo misterioso está pasando. 

   Uno, ansioso, mira por el agujero de la cerradura.

    Otro escucha atentamente para oír algo. 

   Los otros dos pequeños sonríen maravillados porque intuyen que algo grande está pasando o va a pasar….

Juan Bautista proyectaba la luz del Señor

 

   Una madre lleva todos los días a su hijo pequeño a la misa de la tarde. El niño se extasía mirando los vitrales, donde el poniente juega con la luz, proyectando las imágenes multicolores de los apóstoles sobre las losas del templo. Cierto día, en la escuela, la maestra le pregunta a aquel niño: Daniel: ¿Qué es un santo? La respuesta surgió espontánea de los labios del niño: Un santo, señorita, es un hombre que deja pasar la luz.

 

Vivan siempre alegres: […El llamado propio del adviento: ¿Cuales son nuestras alegrías?].

 

   Un sacerdote visitó una vez un señor bien acomodado. Tenía una casa bella con hermoso jardín. “Tu familia debe estar muy feliz con esta casa tan bella”, le dijo el sacerdote. “Si”, dijo el hombre, pero con cara triste. Mire ese montón de arbustos, dijo el señor: Yo pago bien pero los cuidan mal.

 

   El mismo sacerdote, tiempo después, estaba en una vereda. Visitó una familia que le pidió bendecir su casa. Era una choza de adobe, pero con una sonrisa amplia, el dueño le dijo: 


“Padre, hemos ahorrado todo el año para comparar este techo de lámina, le pedimos el favor que bendiga nuestra casa”


El sacerdote la bendijo, los bendijo a ellos y quedó sorprendido por la alegría de aquella humilde familia.


¡Estad siempre alegres!

 

   Un profesor enseñaba a sus alumnos, cómo mostrar alegría ante un acontecimiento importante. Decía: Pongan cara de alegría, sonrían como si les contaran un buen chiste; y un alumno le preguntó: ¿y para demostrar tristeza que debemos hacer? Y el profesor le respondió: sencillo; ponga la cara de siempre.


Capacidad a Prueba [El Espíritu nos da un empujoncito a los brazos de Dios]

 

  Un millonario promueve una fiesta en una de sus mansiones, y en determinado momento, pide silencio, para la música, y mirando hacia la piscina donde criaba cocodrilos australianos, dice: el que logre cruzarla y salir vivo al otro lado, ganará todos mis carros.... ¿Alguien se atreve? Espantados, los invitados permanecen en silencio. El millonario insiste: ¿El que se lance a la piscina, logre cruzarla y salir vivo al otro lado, ganará todos mis carros y mis aviones y mis mansiones...... Alguien se atreve? En este momento, alguien salta a la piscina.

 

   La escena es impresionante... Una lucha intensa, el hombre se defiende como puede, agarra la boca de los cocodrilos con pies y manos, tuerce la cola de los reptiles… . Es mucha violencia y emoción. ¡Parecía una película de cocodrilo Dundee!!! Después de algunos minutos de terror y pánico, sale el valiente hombre, lleno de mordiscos, hematomas y casi muerto.

 

   El millonario se aproxima, lo felicita y le pregunta: ¿Dónde quiere que le entregue los carros, los aviones y las mansiones? El hombre respondió: Gracias, pero no quiero nada…Sorprendido, el millonario le pregunta: ¿Si Ud. no quiere nada de lo que le he ofrecido, que quiere entonces?... Y el hombre le respondió muy irritado: ¡Lo púnico que quiero es encontrar al que me empujó a la piscina...!


Moraleja: En esta navidad, dejemos que el niño Dios nos dé un empujoncito para encontrarnos con Dios.

 

Ejercer la paciencia: [Porque el niño Dios nos tendrá toda la paciencia del mundo]

 

   Va por la calle un señor empujando un cochecito y él bebe que llevaba iba llorando, zapateando y haciendo un escándalo tremendo. Todos los que pasaban se quedaban mirando como lloraba y el señor seguía empujado el cochecito y le decía: “calma Manuel…calma, ten paciencia Manuelito, por favor cálmate Manuelito”. Una señora asombrada se paró a verlo y le dice: señor, estoy asombrada: mientras todo el mundo se para a ver porqué llora su hijo, yo me paro para agradecerle y admirarle a usted la ternura con la que se dirige a su hijo Manuel. Y el señor le responde: “no señora, Manuel soy yo”. 


 [Cambiar de rumbo]: 


   Un señor bastante tomado se subió al bus y se sentó junto a una señora. 

   ¡Ella le dijo con firmeza, si usted sigue por ese camino, va derecho a la perdición…! ¡Cambie de rumbo! 

   El borracho se levantó como pudo, fue a donde el chofer y le dijo: ¡deténgase, me equivoqué de bus!!! 

Dios está cerca…Hay que cambiar

   Un sacerdote toma un vuelo de Argentina a Francia. Al despegar el avión, la azafata le ofrece una copita de vino, él la recibe, se la toma y le pregunta: ¿disculpe señorita a que altura volamos? A1.500 pies. Entonces le dice: sírvame otro vinito. Se lo tomó y volvió a preguntar sobre la altura. A 5.000 pies. Por favor sírvame otro vinito; cuando termino la tercera copa, le vuelve a preguntar a la azafata. ¿A qué altura volamos? Y la azafata contesta a diez mil pies ¿quiere otro vinito padre? Y mirando a lo alto respondió: “¡No, más bien deme agua mineral, porque ya estoy demasiado cerca del jefe” …! 

Vino un hombre humilde llamado Juan[Su humildad derrotó la arrogancia] 

   Un hombre humilde llamado Juan, entra a un bar con una radio bajo el brazo ofreciéndolo en venta. En una mesa cercana hay varios hombres quienes al verlo se proponen quitarle el radio sin pagarle un centavo. Y comentan entre sí: Con unas cervezas encima, este pobre hombre terminará vendiendo el radio por nada. Lo invitaron a sentarse con ellos y le preguntaron ¿Cuánto pide por tu radio? 100.000 pesos, responde de manera ingenua. Ok, vamos a tomarnos unas cervezas y luego hablamos. 

   Después de un rato de tomarse varias cervezas, vuelven a preguntarle: Dinos ¿En cuánto nos vendes tu radio? Si me dan 50.000 pesos, lo vendo. Pero como les parecía muy caro aún, entonces le insisten ¡Tómate otras cervezas! Después de tomar otras cervezas más le preguntan ¿En cuánto nos vendes tu radio? Lo dejo 20.000 pesos y me voy a mi casa. Los hombres viendo que le iban a tumbar el radio, deciden continuar con otra tanda de cervezas y le vuelven a preguntar: Y ahora ¿En cuánto nos vendes tu radio? Y el humilde Juan les responde: Pues yo quería vender el radio para beber cerveza, pero, como ya he tomado bastante, he decidido que no lo vendo y mejor me voy.

 El loro predicador: [Juan Bautista, a pesar de los enemigos, predica] 

   Un Domingo la iglesia estaba llenísima para ver y escuchar un loro que el sacerdote había entrenado para dar el sermón. El padre colocó al loro en el púlpito. Al ver la Iglesia llena, el loro se llenó de miedo y se quedó mudo en el púlpito. 

   Apenas movía su cabeza de lado a lado, hasta que el padre se colocó detrás del loro y le dijo: ¡O hablas o te quito todas las plumas y te pongo en el corral con las gallinas! Inmediatamente el loro, dirigiéndose a todos los fieles, los miró y dijo: ­ ¡Hermanos! ¡Vamos a orar, el enemigo está cerca y comenzó a manifestarse!”.

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 10 Diciembre 2017, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 10 dic. 2017 16:43 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 10 dic. 2017 16:56 ]


Dios se deja encontrar en un niño: [Buscar a Dios sin cesar]

 

   Érase una vez un cursillista que estaba orando y leyendo la Biblia en su habitación. De repente entró en la habitación su hijo, llorando. El niño había estado jugando con un amigo al escondite y se había escondido tan bien que el amigo se cansó de buscarlo y al no encontrarlo se marchó a su casa. Papá, no es justo, le dijo su hijo, debería haber seguido buscándome.

 

Reflexión: A Dios, también los hombres hemos dejado de buscarlo. Él también se siente triste, y no es justo. 

Solo Dios lo llena todo: [Allanar los estorbos del corazón] 

   Un profesor de universidad fue a visitar a un maestro de sabiduría oriental y le dijo: “Maestro, enséñame lo que tengo que saber para ser feliz. He estudiado las Escrituras, he escuchado a los grandes maestros, he leído muchos filósofos, pero aún no he encontrado la respuesta”. El Maestro le invitó a té, llenó la taza y siguió echando el té, que se iba derramando por la mesa y el suelo. El profesor sorprendido le dijo: “La taza está llena. Ya Pare. Ya no cabe más”. El sabio le explicó: “Mire, igual que esta taza a la que ya no le cabe más, tú estás lleno de ideas, de opiniones y de especulaciones. ¿Cómo puedo enseñarte el camino si antes no te vacías de lo que no sirve? 

Moraleja: No podemos llenarnos del Señor, ni acogerlo si nos consideramos el centro de todo. 

Soltarnos de todo. 

   Cuando al Cardenal Bernardin de Chicago le dijeron los médicos: Eminencia, tiene cáncer, le quedan seis meses de vida. Él dijo:" Me pongo en las manos de Dios. 

   La muerte no es mi enemiga, es mi amiga. Ahora hay que soltar personas y cosas para encontrar a mi amor, a mi Dios, al que he servido y esperado durante toda mi vida." 

Preparar el terreno…  

   Un anciano iraquí que vivía en Chicago desde hace más de 40 años, quiere plantar patatas en su terreno pero arar la tierra es un trabajo muy pesado para él. Su único hijo, Ahmed, está estudiando en Francia. El hombre le manda un mail explicándole el problema: "Querido Ahmed: no voy a poder plantar mi terreno con patatas este año. 

   Estoy muy viejo para arar la tierra. Si tú estuvieras aquí, Sé que tú removerías toda la tierra por mí.  Te quiere papá". Al día siguiente recibe un mail de su hijo: Querido papá: Por lo que más quieras, no toques ese terreno. Ahí es donde tengo escondido aquello. Te quiere Ahmed. "A las 4 de la mañana aparecen la policía, agentes del FBI, de la CIA, los RANGERS de Texas, los power ranger, Steven seagal, el hombre araña y algunos más de élite del Pentágono que remueven todo del terreno buscando materiales para construir bombas, ántrax, lo que sea. 

   No encuentran nada y se van. Ese mismo día, el hombre recibe otro mail de su hijo: Querido padre: Seguramente la tierra ya estará lista para plantar las patatas. Es lo mejor que pude hacer dadas las circunstancias. Te quiere Ahmed. 

El león más feroz. [Juan invita a la conversión…pero preferimos el león rugiente] 

   Un circo llega a la ciudad. El dueño empieza a anunciar por todas partes: -¡Damas y caballeros, vengan a ver al león más feroz del mundo, solo por 50 dólares!  Pero nadie hacía caso, así que bajó el precio: - ¡Damas y caballeros, vengan a ver al león más feroz del mundo, solo por 30 dólares!  

Sin embargo, ninguna persona se acercaba, y así fue bajando el precio a 20, 10, 5 dólares... pero nada. Entonces el dueño anunció: - ¡Damas y caballeros, vengan a ver al león más feroz del mundo, totalmente gratis! Como era de esperarse, el circo se llenó hasta reventar. De pronto el tipo clavó estacas alrededor de la entrada, y comenzó a gritar: -La salida a 100 dólares… porque dejaremos libre al león!
 

Mensajero [¿Estamos al día con Dios?]

 

   Un mensajero toca la puerta de la casa de Bonifacio. El hijo de éste abre. “Buenos días. Busco al señor Bonifacio Pérez de parte de Cobros Atrasados, S.A.”. “Mi papá no está”, dice el muchacho. “¿Y tu mamá?” “Ella también está escondida”. 

Un nuevo bautismo [Juan predica un bautismo de conversión] 

   Moisés llegó a un pueblo y se encuentra con tres de los habitantes que estaban asando un cerdo. Moisés les predica la palabra de Dios y los convence de ir al rio para bautizarlos. Le dice al primero: con esta agua te bautizo: ahora te llamarás Samuel. 

   Le dice al segundo: con esta agua yo te bautizo ahora te llamaras Joel. Le dice al tercero: con esta agua yo te bautizo: ahora te llamaras Amós. Luego de bautizarlos, Moisés les dio un sermón en el que les insistió que no podían comer cerdo porque la Biblia lo prohibía. 

  Después de un tiempo, Moisés se fue del pueblo y regresó al año para ver cómo estaban sus tres bautizados y justo, los encontró asando cerdo. ¡!!Pero bueno, ¿Qué ha pasado con ustedes? ¿No les dije que no se podía comer cerdo?  ¿Por qué están asando ese cerdo? Maestro Moisés, hemos sido precavidos. Primero llevamos al cerdo al rio y lo bautizamos, diciéndole: ¡con esta agua yo te bautizo, ahora te llamarás ternero!!!

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 3 Diciembre 2017, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 4 dic. 2017 7:16 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 4 dic. 2017 7:58 ]



Pintando un borracho: [Adviento: tiempo para cambiar]

 

   Frente a un pintor de aquellos que hacen retratos rápidos de las personas en la calle, un día posó un borracho desaseado, sin afeitar y con ropas malolientes. A pesar de su aspecto desastroso posó con gran elegancia. 


   El pintor le dedicó más tiempo del normal y cuando terminó le presentó al hombre su retrato. “Ese no soy yo” dijo, sorprendido, el borracho cuando se vio bien vestido y sonriendo en el retrato. Y el pintor le contestó: “Pero ese es el hombre que usted puede llegar a ser”.

El secreto del Adviento: [Se siente cerca el aroma del niño Dios] 

   En un viaje memorable a los estados balcánicos, James Creelman dice, “aprendí por vez primera que el abastecimiento de la esencia del perfume de rosas con el que el mundo se surte proviene de la montaña de los Balcanes. Y, lo que más me llamó la atención, “es que recogen las rosas en las horas de mayor oscuridad terminando a las dos de la mañana.” 

   Pensé que lo hacían a esa hora por superstición, pero empecé a investigar y hallé que en experimentos científicos se ha demostrado que el cuarenta por ciento de la fragancia de las rosas desparece con la luz del día. “La oscuridad es el camino para el nuevo sol. Fue durante la noche cuando se oyó el canto de los ángeles. La luz sale de las tinieblas, y el nuevo día nace de la noche.

El zapatero

 

   En una aldea vivía un zapatero muy consagrado. Una vez, la víspera de Navidad, le aconteció algo muy extraño. ¿Fue un sueño o una realidad? Mientras el zapatero recitaba sus oraciones de la mañana, oyó que un extraño le hablaba: 

- «Pedro he venido a decirte que Dios está contento contigo. El Señor Jesús te visitará hoy en tu taller”.

 

   El zapatero estaba rebosante de alegría. Quitó el polvo, limpió y barrió su taller. Aunque disponía de poco dinero, preparó un estofado a fin de tener comida que ofrecer a su visitante. Luego se puso su mejor vestido y comenzó a trabajar mientras su corazón latía aceleradamente. Una mujer de mala fama entró en el taller. La atendió perfectamente, quería que le arreglara unos zapatos. Pedro estaba ansioso por si el Señor Jesús llegaba mientras se encontraba con ella. ¿Qué dirá? Ocultó la ansiedad y la atendió muy bien.

 

   A solas de nuevo y a la espera del Señor, comenzó a imaginase, cómo sería verse cara a cara con el Señor ¿Qué cara tendría? Sumido en esos pensamientos entró en el taller una madre con su hija. Era una familia pobre. Pedro tuvo compasión de aquella familia y le regaló unos zapatos para la pequeña. La niña se puso muy contenta. De nuevo a solas Pedro pensaba en su interior ¿Será posible que hoy venga a visitarme el Señor Jesús?

 

   Al finalizar el día entró en el taller un borracho gritando y riendo: «Pedro, dame vodka. He bebido tanto vino que he perdido el gusto de él». «Ven, siéntate, amigo. No tengo vodka; pero compartiré contigo lo que tengo. Tengo agua clara y una comida que he preparado hoy para un huésped especial. Siéntate conmigo y comeremos juntos”. Pedro y el borracho comieron juntos el estofado. Disfrutaron de su mutua compañía, cada uno a su manera.

 

   Pasó el tiempo. Y llegó la medianoche. El ánimo de Pedro se hundió. Se sentía defraudado y contrariado. Jesús no había acudido. Se arrodilló para rezar las oraciones de la noche. «Señor, ¿por qué no has venido hoy? ¡Te he estado esperando todo el día con tanta impaciencia!» Entonces escuchó una voz que le susurraba: - «Pedro, he ido a tu casa, no una vez sola, sino muchas veces durante el día. En cada persona que se ha acercado a tu casa era yo quien iba a tu casa». Aquella noche Pedro se durmió con el corazón rebosante de alegría y de paz.

 

¿Paracaídas seguro? [Estar preparados para cada ocasión]


   En una escuela de paracaidismo el instructor les dice a los alumnos: – Señores, este moderno y último paracaídas es el más seguro del mundo, basta decir que el alto mando lo tiene todo previsto, no hay nunca sorpresas, pueden estar todos tranquilos que todos llegan a tierra y está todo controlado desde tierra. Saca el paracaídas, que era como el caparazón de una tortuga gigante, estaba relleno de anillas de colores, comienza el instructor y dice atento.

 

   Señores, si el paracaídas no se abre al saltar, en diez segundos halan ustedes del anillo amarilla bajo el pecho, pero si siguen bajando y pasan otros diez segundos, tiran del anillo verde que está bajo el sobaco; y si siguen bajando y no se abre, el alto mando lo tiene todo previsto y tiran del último anillo roja entre las piernas, y si por casualidad no se abre, como digo siempre, el alto mando lo tiene todo previsto y controlado, en tierra habrá un camión y personal cualificado para recoger….los restos.

 

Estar despiertos: [Porque, así como nos gana el sueño…el pecado también] 

   Una pareja que se peleaba seguido decidió que se lo dirían todo por papeles escritos. El esposo le escribe a su esposa dame la comida. Ella le escribe ya está.

    Cuando se acuestan el esposo le escribe: despiérteme a las 7:00 y ella le escribe ok. Pasa la noche y él se despierta y ve que son las 11:00 de la mañana, y encuentra al lado de él un papel que dice: son las 7:00 despiértese.

Póngase a trabajar

 

   Un sacerdote recién ordenado, entra en la oficina del párroco y le dice: “Padre, han visto al Señor caminando por el pasillo central de la iglesia. ¿Qué hacemos?”. El párroco lo mira alarmado y dice: “¡Por el amor de Dios, padre! ¡Póngase a trabajar! ¡Que nos encuentre ocupados!”

 

El Señor viene, hay que estar despiertos [Despabilarnos a como dé lugar].

 

   En la hacienda “las garzas” trabajaba Evaristo, hombre ingenuo e impuntual. Su patrón, -Don Pedro-, quien recibía a los jornaleros, se dio cuenta pues eran las 6:30 y no llegaba, lo encaró y le dijo ¿piensa que esto es un hotel? hay que estar trabajando a las 6:00. Pos si patrón, pero me duermo y me despierto cuando el sol me da en la cara y si no, no me despierto. Pues mañana lo quiero ver bien temprano con los demás. Si patrón.  

 

   Al otro día, las 7:30 y Evaristo no llegaba. Don Pedro lo vio venir y le dijo: ¿es que no hay quien lo despierte o me crees tonto?, pos no, patrón es que yo vivo solo. En la tarde pasa por la casa; le voy a prestar un reloj viejo que tengo para que se despierte temprano. Al otro día: 8:15…llegó. ¿Pero qué paso? ...no sonó patrón - ¿cómo que no sonó? si yo lo cuadré bien. Tráigalo a ver qué pasa. Lo trae, lo prueba y efectivamente no funciona. Don Pedro le dice a Evaristo: monte el caballo y vaya al pueblo: entre la iglesia y el banco está la relojería; entre y dígale a Fredy -el relojero- que va de parte mía y que arregle el reloj en tu presencia para que lo puedas traer hoy.  

 

   Sale Evaristo, llega al pueblo, busca a don Fredy: “que dice mi patrón de la hacienda las garzas que, si le arregla el reloj, pero en mi presencia porque tengo que llevarlo hoy mismo” –Fredy, el relojero, recibe el reloj, lo pone en la mesa sobre un paño, saca sus herramientas y comienza a quitar la tapa del reloj el cual lleva años de uso. Cuando quita la tapa, cae una cucaracha grande muerta y Evaristo dice “…Uuuy, pero ¡cómo va a andar si el maquinista está muerto!!!”. -

 

Niño sabio. [Para niños]

 

   Un niño que había sufrido desde pequeño y sus papás no tenían medios para comprarle algo de navidad, rezaba así: “Papá Dios, te pido que el niño Jesús vuelva. Dile que por favor no castigue al mundo porque el mundo se está castigando sólo con tanta maldad y violencia. Mejor, dile que venga a jugar conmigo un ratico”. Amén. 

Nos robaron la carpa: [Por no vigilar] 

   Dos amigos, Luis y Pedro, se fueron en un viaje de camping. Luego de una buena comida y una botella de vino se fueron a dormir. Horas más tarde, Luis se despertó y codeó a su fiel amigo: Pedro, mira el cielo y dime qué ves. 
   Pedro contestó: Veo millones y millones de estrellas. Y eso, ¿Qué te dice? ...Juan pensó por un minuto y dijo: ¡Que somos unos brutos, porque nos quedamos dormidos y alguien nos robó la carpa! 

Por no vigilar […El enemigo acecha…Abramos los ojos] 

   A dos caza-recompensas en los días del Salvaje Oeste, el coronel de la zona les dice:
el ejército necesita su ayuda. Vayan al territorio de los indios siux, y por cada cabellera que consigan les daremos 100 dólares en oro. Los dos caza-recompensas se van al territorio de los temibles guerreros indios siux, y hacen un campamento. De madrugada, uno de ellos escucha el ruido de una rama, se despierta, y ve que alrededor del campamento hay como 200 indios siux con pinturas de guerra, flechas y lanzas; entonces le da un codazo al compañero y le dice: - Peter!!Peter, despierta que somos ricos!

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Solemnidad de Cristo Rey, 26 Noviembre 2017, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 27 nov. 2017 6:18 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 27 nov. 2017 7:04 ]


Aprender otro lenguaje: [El amor es el idioma del cielo que todos debemos hablar] 

Una vez una rata que estaba atravesando pausadamente una cocina seguida por sus seis pequeños ratoncillos, de repente se encontró con un gato grande de aspecto furioso. Mamá rata se quedó petrificada. En seguida se sobrepuso al susto y lanzó un grito con toda la fuerza de sus pulmones. 

   El gato, en un abrir y cerrar de ojos, desapareció. Mamá rata se acercó a sus ratoncitos y les dijo en voz baja: 

¿entienden mis hijitos ahora por qué les recuerdo todos los días, que es muy importante aprender un segundo idioma?

¡El guía! [Jesús, guía y camino sacrificado] 

   En cierta ocasión unos comerciantes tuvieron que atravesar un peligroso desierto, por ello contrataron a un famoso guía para que los ayudara. Después de varios días de camino, se encontraron con un gran ejército que rodeaba una horrible estatua a la que ellos llamaban dios. Los soldados detuvieron al grupo de comerciantes y les pidieron que sacrificaran a una persona ante su divinidad. Si no lo hacían, todos morirían inmediatamente. 

   Los comerciantes discutieron el asunto y se dijeron: -No podemos sacrificar a ninguno de los nuestros, porque somos amigos hace mucho tiempo; así que ofreceremos en sacrificio al guía. Después de haber inmolado al pobre hombre a los pies de la estatua, siguieron la marcha, y como ninguno conocía el camino para salir de aquel lugar, todos murieron de sed y de hambre. 

El americano y el Rey. [Jesús Reina en su amor cercano] 

   Cuentan que hace años, un soldado americano que viajaba en un autobús en Suecia le dijo al hombre que iba sentado junto a él: "América es el país más democrático del mundo. Cualquier ciudadano puede ir a la Casa Blanca a ver al presidente y discutir los problemas con él". 

   Y el hombre le contestó: "Eso no es nada. En Suecia, el rey y la gente viajan en el mismo autobús". Cuando el hombre se bajó del autobús, le dijeron al americano que su compañero de asiento era el mismo rey Gustav Adolf. 

Jesús, amado en el pobre: [Un puesto para Jesús] 

   Érase una vez un niño que vivía en una residencia para niños huérfanos. A la hora de la comida el encargado siempre bendecía la mesa con estas palabras: “Ven Señor Jesús, sé nuestro huésped y bendice nuestra comida”. Después de escuchar muchas veces la misma oración el niño le dijo: “Siempre le pide a Jesús que venga, pero nunca viene. ¿Vendrá algún día? El encargado le dijo: “Si lo quieres de verdad, vendrá”. 

   El niño dijo: “Yo sí quiero que venga, voy a poner una silla junto a la mía para que pueda sentarse cuando venga”. Esa misma tarde, alguien llamó a la puerta. Era un hombre mayor, mal vestido, tiritando de frio y hambriento. El encargado le invitó a cenar y a sentarse en la silla vacía. El hombre se sentó y el niño le pasaba la comida y compartía con él su mismo plato. El niño dijo al encargado: “Probablemente Jesús no podía venir y ha enviado este hombre en su lugar”. 

Estuve enfermo y fuisteis a verme

    Cuenta la historia que un anciano perdió el conocimiento en la calle y fue llevado de emergencia a un hospital. Después de hacer algunas indagaciones, la enfermera pareció localizar al hijo del anciano, un marino que estaba en otra ciudad. Cuando el marino llegó al hospital, la enfermera le dijo al anciano: “su hijo está aquí”. El anciano, sedado por tanta medicación, levantó su brazo tembloroso.

    El marino tomó su mano y la tuvo entre las suyas por varias horas. De vez en cuando la enfermera le sugería al marino que se tomara un descanso, pero él rehusaba. Cerca de la madrugada, el anciano falleció. Luego que murió, el marino le preguntó a la enfermera: - ¿quién era ese hombre? La enfermera le preguntó: - ¿no era tu padre? - No, dijo el marino, pero vi que se estaba muriendo y en ese momento él necesitaba un hijo y por eso me quedé.

 Despistados: [Para el examen final, que no nos encuentren fuera de lugar] 

   Esta era una fiesta que estaba muy divertida, mucho vacilón, mucha parranda y trago.
En eso llega la hora de servir la comida, entonces la anfitriona se levanta y dice: - ¡Les ruego su atención! ¡Los invitados de la novia a la derecha, por favor! La mitad de los invitados pasaron a la derecha. - ¡Ahora los invitados del novio a la izquierda, por favor! La otra mitad pasó a la izquierda. - Bien,.¡ Ahora, parranda de colados…! todos se me van de aquí porque esto es un bautizo!
 

Saber volar y nadar. [Cristo Rey: punto de encuentro definitivo]  

  Un avión cayó al mar y el capitán dijo: - Los que sepan nadar, colóquense al lado derecho. Los que no sepan nadar, al lado izquierdo. Pasajeros del lado derecho, hagan el favor de nadar hasta esa la isla más cercana. Pasajeros del lado izquierdo: “nuestra línea aérea les agradece su confianza. 

Gracias por volar con nosotros”. 

Avisos parroquiales mal dados: [Con cristo Rey, siempre ganaremos] 

   Al final de la Misa, en la parroquia de Santa Ana, como estaban en la semana deportiva en todo el barrio, -y para animar a los fieles-, el párroco los motivó con este aviso: “El torneo de baloncesto del barrio, continuará con el partido de este próximo miércoles por la tarde, que nuestra parroquia Santa Ana tendrá contra la parroquia de Cristo Rey…¡Acompáñenos a hacer fuerza para derrotar a Cristo Rey!!! 

Cristo: Rey y juez bondadoso 

   Como el juez prometió ser indulgente con ocasión de la Navidad, le pregunta a un acusado: - Hombre! bienvenido a mi juzgado, ¿De qué se le acusa? ¿quiere un café? ¡Guardias tráiganle un café! - Señor, me acusan haber hecho mis compras navideñas con anticipación. - Hombre, pero eso no es un delito, ¿Con cuánta anticipación las compró usted? - Antes de que abrieran la tienda. 

Abuelito pretencioso: [Cristo Rey: Juez en la verdad]. 

   Pepe y Manolo son dos amigos de la tercera edad que se veían en el parque todos los días para alimentar a las palomas, observar a las ardillas, discutir los problemas del mundo, etc. Pero un día Pepe no llegó. Manolo no se preocupó mucho pensando que quizá estuvo resfriado o algo parecido. Pero después de una semana, Manolo realmente se preocupó; no sabía dónde vivía Pepe, por lo que no podía averiguar qué le había pasado. Pasado un mes, Manolo fue al parque y sorpresa; allí estaba Pepe.

   Manolo se alegró tanto de verlo que le dijo: Por lo que más quieras Pepe, dime qué te pasó. Pepe le contestó: He estado en la cárcel. ¿En la cárcel?, replicó Manolo. ¿Qué te pasó? Bueno, dijo Pepe, ¿conoces a Filomena, la linda camarera rubia de la cafetería donde voy a menudo? Claro, dijo Manolo... La recuerdo. ¿Qué pasa con ella? Bueno, un día me demandó por acoso. A mis 87 años, yo estaba tan orgulloso que cuando fui al juzgado, me declaré culpable. ... Y ese Juez me condenó a 30 días de cárcel, pero por mentiroso. 


Reino de la verdad 

   El patrón de una quinta estaba harto de saber que le robaba el maíz. 

   Hasta que un día, divisa de lejos a su criado, con un costal repleto y le pregunta: - ¿Qué llevas en ese saco? 

   El criado responde: -Pescado, patroncito. -¿Y para hacer qué? El criado responde: - ¡Para hacer tamales! 

Examen final [El Juicio final, será un examen frente a Jesús] [Para misa con niños] 

   Luego de presentar los exámenes finales, Jaimito llega a su casa. Su papá le pregunta: – ¿Qué tal te fue mijito? – No se papá, pero el maestro que me hizo el examen era muy religioso. - ¿Y eso por qué lo dices? – Porque mientras corregía mi examen decía: ¡Ay Dios mío! ¡Santa Madre de Dios!. 

Exámenes finales de frutas. [Para misa con niños]

 

   Primer acto: una piña saca 3 en el examen final. Segundo acto: una fresa saca 4 en el examen final. Tercer acto: la ciruela saca 6 en el examen final. ¿Cómo se llama la obra? - la ciruela pasa. 


Hijo pretencioso: [Imitar a Jesús, pero en la humildad] [Misa con niños]

   Un niño, hijo de un famoso presidente argentino, le dice a su padre: Papá, cuando sea grande, me gustaría ser como vos. El papá, todo vanidoso le dice: 

Eso me parece muy bien hijo…y como para qué…¡para ser tan grande e importante como yo?. 

El hijo le responde: - claro que no papá, quisiera ser como vos, para tener un hijo como yo…

1-10 of 280