Enseñanzas para Crecer en la Fe   

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 32° Domingo del Tiempo Ordinario, 11 de Noviembre 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 12 nov. 2018 16:09 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 12 nov. 2018 17:12 ]


Lo que no te sirva dáselo a Dios

   En una ciudad al noroeste de México, junto a una Iglesia, encontré un letrero que decía: "Si tienes algo que no te sirva, dáselo a Dios". Me dije, algo anda mal ¿cómo va a ser eso posible? y decidí conversar con el párroco. Toqué el timbre y el párroco, un padre ya anciano, me atendió. Le dije: - Padre, me parece que el letrero en el templo está mal redactado.

 

   ¿Cómo va a ser que lo que no te sirva dáselo a Dios? - Hijo mío -me respondió- antes en ese letrero estaba escrito: 

 

"Si realmente aprecias lo que Dios te ha dado, tráele algo a Él"

 

Y sólo recibimos un par de zapatos en 10 meses; ahora en cambio, nos llegan cartones, trapos, botellas, ropa usada, muebles inservibles, etc. - Pero, padre, eso está mal -le dije contrariado-. - ¡¡¡Que quieres que haga, hijo mío, si eso es lo que le dan a Dios!!!”. 

Dar de lo que cuesta: 

   Cuenta la historia, que Gaudí tenía que salir a la calle a pedir dinero para poder proseguir las obras de la catedral de la Sagrada Familia. Un día ocurrió lo siguiente: Alguien le da una ofrenda y Gaudí le dice: muchas gracias caballero. —No, no me dé las gracias, en realidad no es sacrificio para mí.  —Entonces, Gaudí añadió con gracia: “no, así no vale, - mejor dicho-, no le sirve a usted. 

    Trate de aumentar su ayuda hasta que sea un sacrificio para usted y así le será más agradable a Dios…Porque la caridad sin sacrificio no es sino vanidad”. El caballero se quedó boquiabierto…reflexionó, comprendió y le entregó a Gaudí una ofrenda mucho mayor, diciéndole: —Ahora soy yo quien le da a usted las gracias, señor Gaudí.

La gallina y el cerdo

 

   En África se cuenta a los niños esta historia alrededor del fuego: Salieron de paseo una gallina y un cerdito. Sin darse cuenta, se fueron acercando a la ciudad. 


   En la vitrina de un restaurante se leía: "Desayuno: jamón y huevos". - Entramos? preguntó entusiasmada la gallina. - Un momento, respondió el cerdito. Yo tengo que pensarlo muy bien. Lo que para ti es una contribución, para mí es un suicidio. 

La intención es a que vale: 

   Después de la colecta en la Iglesia, un individuo fue a decirle al sacerdote: - ¡Disculpe Padre, pero por equivocación puse un billete de 50.000 pesos en la canasta de las ofrendas, en lugar de 10.000! ¿Podría usted devolverme 40.000?  - ¡No, hijo mío, lo que se da a Dios, no se le quita! - ¡Bueno, padre, espero que por lo menos me reconozcan en el cielo un saldo de 40.000 pesos a mi favor! - ¡Tampoco hijo, porque lo que allí se toma en cuenta son las intenciones...y tú intención fue dar solamente 10.000 pesos!

 50 Euros vs 50 céntimos:

 

  
Un billete de cincuenta euros le contaba sus aventuras a una

 moneda  de de cincuenta centavos de euro.

     

   Le decía: yo he ido a las carreras de caballos y al golf, he ido al fútbol y a los mejores restaurantes. ¿Sabes? me lo paso muy bien. 

 

La moneda de cincuenta céntimos lo escuchaba con envidia y le dijo: yo no he ido a ninguno de esos sitios de los que me hablas, pero no he faltado ningún domingo a misa. 

 

Sermón por 50 pesos:

 

   Un domingo un niño miraba a su mamá que echaba en la canastica de la colecta una moneda de cincuenta pesos. Cuando volvieron a casa la mamá criticaba el aburrido sermón del sacerdote. El niño le contestó: Pero mamá, ¿qué más puedes pedir por cincuenta pesos que diste?

 

Millonario tacaño

 

   Un domingo por la mañana, en una iglesia a la que asistía Roberto, un millonario muy tacaño, el sacerdote hace la colecta y ve tres monedas de 5 centavos entre los billetes, así que dice: 

 

- Vaya, hoy ha venido el millonario Roberto. 


Y desde el fondo de la iglesia se oye:


 - ¡Si y he venido con mis dos hermanos! 

Abogado novato: [La grandeza de lo pequeño, NO la pretensión de grandeza] 

   Un abogado novato, el primer día de su trabajo, llega a su oficina nueva. Su secretaria entra a la oficina y le dice que alguien lo necesita. El abogado, aunque nervioso por ser su primer día de trabajo, viendo la oportunidad de pavonearse con cierta arrogancia ante su primer cliente, toma el teléfono y empieza a simular que está hablando. 

   Entonces le indica a la secretaria que le diga a su primer cliente que espere un momento porque está decidiendo por teléfono un caso delicado con una financiera. El hombre que lo necesita se coloca junto a la puerta y escucha al abogado decir en voz alta por teléfono: - “...Y dígale al señor Gómez que no estamos dispuestos a aceptar menos de veinte millones, que no se moleste en llamar a menos que esté de acuerdo, porque nuestra compañía es muy seria, además, hoy estoy muy ocupado y no tengo tiempo que perder 

- ¿Está claro? y cuelga. Entonces mira con cierto donaire a su primer cliente mientras le dice: - Bueno, Señor, y dígame ¿en qué puedo ayudarlo? - Buenos días, Sr. Abogado, yo solo vengo de la compañía de teléfonos a conectarle el teléfono.

Gallina en peligro: [Para misa con niños]

 

   Estaban en una granja, una gallina y un cerdo. De pronto, la gallina le dice al cerdo: -Oye escuché al dueño que mañana te mueres. 

 

   -No puede ser, ¿estás segura? ¿Qué escuchaste exactamente? -Pase por la casa y escuché que el dueño de la casa decía: “Mañana le damos chicharrón a la gallina”. 

   ¿Cuál es la consigna favorita de los boxeadores? – Es mejor dar que recibir Spurgeon (predicador francés), 

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 31° Domingo del Tiempo Ordinario, 4 de Noviembre 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 6 nov. 2018 17:28 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 12 nov. 2018 15:52 ]


“Amar a Dios y al prójimo: las dos puertas del cielo”

Dios es amor en todos los vientos 

   Charles Spurgeon (predicador francés), estuvo en cierta ocasión visitando a un amigo en el campo. Vio que sobre uno de los graneros había colocado una veleta con la inscripción “Dios es Amor” Entonces le preguntó, si con ese texto quería decir que el amor de Dios era tan cambiante como el viento. El hombre le respondió que no; que lo que quería decir era que Dios por siempre es amor, no importa de dónde soplen los vientos. 


Tiempo para Dios


   Cuentan que un famoso rabino tenía fama de santo. Todas las mañanas, muy temprano, se introducía en el bosque. Después de algún tiempo regresaba al pueblo con el rostro resplandeciente. Sus vecinos decían que era el tiempo que se tomaba para Dios.

 

   Aquel tiempo le transformaba hasta hacer resplandecer su rostro. Un buen día un vecino le siguió y descubrió su secreto. El tiempo que aquel hombre pasaba en el bosque lo ocupaba haciendo las labores de una anciana que vivía sola. Ese era su tiempo para Dios! 

Milagros diarios: [Amar a los demás, el mejor milagro- Misa con niños] 

   La niña Gabriela, uno de los personajes de la novela de Gerard Bessière, cuenta cómo un día su amigo Jacinto le pregunta qué ha hecho ese día en la escuela. Gabriela le responde: He hecho un milagro. ¿Un milagro? ¿Y cómo lo hiciste? Mire: Tenemos una profesora en silla de ruedas, que nos habla de los milagros de Jesús y nosotros le decíamos que no existían los milagros. 

   La profesora reafirmó: “Sí, Dios me ha hecho un milagro”. Sorprendidos los niños le preguntaron: profesora, ¿Y qué milagro le ha hecho Dios? La profesora les respondió: El milagro que Dios me hizo son ustedes, porque me llevan todos los miércoles a pasear al parque empujando mi silla de ruedas. Gabriela le dice a Jacinto: ¿No te gustaría hacer también tú milagros los miércoles? Jacinto respondió: “Si, me gustaría hacer milagros, no solo los miércoles, sino todos los días”. 

Con todo el corazón de Jesús [Misa con niños]

 

Le preguntó el párroco a Juanito:

 "Juanito ¿amas a Dios nuestro Señor? ¡Oh sí, padre. 

¿Y lo amas con todo tu corazón? 

Y Juanito se quedó pensativo, pero de pronto se iluminó y dio esta respuesta: 


"No, padre, mi corazón es muy pequeñito para amar a Dios. Yo amo a Dios con todo el corazón de Jesús". 

Si amas a Dios, toca la bocina [Experiencia religiosa] 

   Una señora cuenta: El otro día tuve una bella experiencia religiosa, que quiero compartir. Fui a una librería cristiana y allí encontré una calcomanía para el auto que decía "TOCA LA BOCINA SI AMAS A DIOS". Dado que había tenido un día muy malo, decidí comprarla y pegarla en el parachoques de mi auto. 

   Al salir manejando, llegué a un cruce de dos avenidas que estaba muy complicado, con muchos autos. La temperatura exterior era de 37 grados y era la hora de salida de las oficinas. Allí me quedé parada, porque la luz estaba roja, pensando en el infinito amor del Señor. No me di cuenta que la luz se había puesto verde, pero descubrí que muchos otros aman al Señor porque inmediatamente comenzaron a tocar las bocinas. 

   La persona que estaba detrás de mí auto era sin duda muy religiosa, ya que tocaba la bocina sin parar y me gritaba:

 DALE, POR EL AMOR DE DIOS.

 Dirigidos por él, todos hacían sonar la bocina. Yo les sonreí y los saludaba con la mano a través de la ventanilla. Vi que otro muchacho me saludaba de una manera muy particular levantando solo el dedo medio de la mano. 

   Le pregunté a uno de mis nietos que estaba conmigo, qué quería decir ese saludo. Me contestó que era un saludo Hawaiano de buena suerte. 

   Entonces yo saqué mi mano por la ventana y saludé a todos de la misma manera. Mi nieto se doblaba de la risa, supongo que por la bella experiencia que estábamos viviendo. Dos hombres de un auto cercano se bajaron y comenzaron a caminar hacia mi auto, creo que para rezar conmigo o para preguntarme a que templo iba. Pero en ese momento vi que la luz estaba verde. 

   Entonces saludé a todos mis hermanos y hermanas y pasé la luz. Luego de cruzar, noté que el único auto que había podido pasar era el mío, ya que la luz se puso en rojo, y me sentí triste de dejarlos allí después de todo el amor que habíamos compartido. Por lo tanto, paré el auto, me bajé, los saludé a todos con el saludo hawaiano por última vez y me fui. Ruego a Dios por todos esos buenos hombres y mujeres. 

¿Sabe cocinar?


 
  Dice el esposo: cuando estaba por nacer nuestro segundo hijo, mi esposa y yo asistimos a unas clases pre-natales diseñadas para parejas que ya tenían por lo menos un hijo. El instructor abordó el tema de cómo darle la noticia al hijo mayor de la familia. 

   Iba así: "Algunos padres", dijo ella, "le dicen al hijo más grandecito: “Te amamos mucho y decidimos traer a otro hermanito a la familia”. Pero piénsenlo bien, señoras; que tal si sus esposos llegaran a casa un día y dijeran, 'Mi amor, te quiero tanto que he decidido traer otra esposa a la casa ".' Una de las mujeres inmediatamente preguntó. "¿Y sabrá cocinar?"

Amor de esposos 

   Una pareja de Gallegos [España] recién casados fueron a Madrid de luna de miel. El esposo amaba tanto a su esposa que de bodas le regaló un Volkswagen. De regreso, cuando ya iban llegando a Galicia, el carro se les apagó y el esposo se bajó a revisar el motor. 

   Cuando abrió la parte de adelante, dijo asustado: Oye, mi amor, nos robaron el motor. Entonces la esposa se bajó y abrió el capó de atrás y dijo toda asustada: “No mi amor, los brutos somos nosotros que nos hemos venido en reversa”. 

Ayudar al prójimo. [Misa con niños] 

   Está Juanito en el salón de clase cuando la maestra dice a sus alumnos: “Niños, hoy vamos a salir a ayudar al prójimo”. Los niños emocionados salen a la calle y comienzan a buscar a quién ayudar. 


La maestra se da cuenta que Juanito le está pidiendo dinero a la gente, así que va y le llama la atención: ¿Qué haces Juanito? ¡Se trata de ayudar a la gente, no de quitarle el dinero! Sí maestra, ya lo sé…Yo les estoy quitando un peso de encima.

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 30° Domingo del Tiempo Ordinario, 28 de Octubre 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 29 oct. 2018 16:27 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 29 oct. 2018 16:43 ]


Mendigos ciegos: [Ciego, pero con ojos de Dios] 


   Dos cieguitos mendigos están muy cerca el uno del otro. La gente va pasando y miran al primero con indiferencia, a pesar del letrero que tiene, en el cual se lee “Tengo hambre"; pero nadie le da ni un centavo. Vemos al segundo mendigo. Un hombre pasa de largo, pero que al leer el cartel se detiene y le da una moneda. Y así vemos que la gente no para de darle dinero. En el letrero del segundo mendigo cieguito se puede leer: 

"Hoy es el cumpleaños de mi compañero y quiero invitarlo a almorzar". 

El Párroco dormido


   El sacristán está preocupado porque llega la hora de misa y el párroco no aparece, así que fue a buscarlo a la casa cural. Ahí está el sacerdote, trasnochado y ojeroso. - Dios mío, me quedé dormido, pasé mala noche y no he oí el despertador. Entonces le dice al sacristán: vaya la Iglesia, rece el rosario con la gente para hacer tiempo mientras me arreglo y ya llego.

 

   El sacristán fue a la Iglesia y organizó un rosario, sin imaginarse que el sacerdote volvió a quedarse dormido. Al cabo de dos horas, el sacerdote despertó, miró el reloj, y salió corriendo hacia la iglesia, convencido que ya no habrá nadie esperándolo. Pero a medida que se acerca oye que la gente sigue rezando el rosario. Y cuál sería su sorpresa al escuchar al sacristán diciendo: - Misterio ciento cincuenta: la Magdalena se casa con el Cireneo.

 

El capitán y el marinero. [Cristo nos advierte de cambiar de rumbo]

 

   El capitán de un barco, en plena noche, ve unas luces dirigiéndose directamente hacia él, y rápidamente intenta hablar con el otro capitán por radio: -Aquí el capitán del “Invencible”, dirigiéndose a barco sin identificar, estamos en rumbo de colisión, cambie su rumbo 10 grados al sur…cambio.

 

 –No, rectifique más bien usted su rumbo 10 grados al norte…cambio. -¡Oiga, que soy un capitán, y le ordeno que cambie su rumbo 10 grados al sur! ¡Cambio! -Pues mire, yo solo soy un marinero de segunda, pero insisto en que sea usted el que cambie su rumbo 10 grados al norte…cambio. -¡Pero es que esto es un portaaviones, y tengo prioridad…tengo prioridad! ¡Cambio! -Me da igual, esto es un faro, ¡y si no cambia de rumbo se va a estrellar!

 

La limosna al ciego:

 

   Un ciego estaba sentado en una esquina pidiendo limosna. Para llamar la atención, usa una lata donde hay una moneda, la cual tira con precisión al aire y la recoge con la misma lata, de forma que cada vez que la moneda cae en la lata hace ruido, mientras él dice: "Una limosnita para el ciego”, "Una limosnita para el ciego”.

 

   Alguien va pasando por ahí y observa cómo el ciego lanza la moneda y cae a la lata. Entonces decide coger la moneda en el aire, para ver cómo reacciona el ciego. El ciego no se da cuenta y sigue con su procedimiento, pero no oye el ruido: entonces el ciego asustado exclama: "Ya me sobé, ahora además de ciego…¡Sordo!!!". 

Equipo experimentado [Confiar “ciegamente” en la ayuda de los demás]

   Están todos los pasajeros en la sala de embarque esperando la salida del vuelo. De repente llega el copiloto impecablemente uniformado con anteojos oscuros y un bastón blanco tanteando el camino. 

   La empleada de la compañía aclara que, si bien es ciego, es el mejor copiloto que tiene la Empresa. Al poco rato llega el piloto, con el uniforme impecable, anteojos oscuros y un bastón blanco asistido por dos azafatas. 

   La encargada de la sala aclara que también el piloto es ciego pero que es el mejor piloto que tiene la Compañía y que, junto con el copiloto, hacen la dupla más experimentada. Con todos a bordo, el avión comienza a carretear, tomando cada vez más velocidad y con los pasajeros aterrorizados. El avión sigue tomando velocidad, pero no despega. 

   Continúa la carrera y sigue en tierra. Cada vez el final de pista está más cerca y en una explosión de histeria general los pasajeros comienzan a gritar como locos. En ese momento el avión milagrosamente toma altura, entonces el Piloto le dice al Copiloto: – El día en que los pasajeros no griten, nos vamos a estrellar! 

El niño y el miedo a la oscuridad. [Para misa con niños] 

La mamita manda al niño a la parte trasera de la casa a que traiga la escoba. El niño dijo: mami no quiero ir porque está oscuro. La mamá sonrió y muy segura le dijo: No debes tener miedo, Jesús está en todas partes, él está ahí, velará por ti y te cuidará. El niño miró fijamente a la mamá y le dijo: ¿seguro que él está ahí, mamá? 

   Sí.    Completamente segura, él te ayudará cuando tú lo necesites, dijo ella. El niño se quedó pensando un momento, luego fue hacia la puerta de atrás, la movió sigilosamente, y asomando su cabecita con recelo en la oscuridad, dijo: Jesús, si estás ahí afuera, ¿me alcanza la escoba? 

La luciérnaga [El ciego…sin tener luz, vio al Señor]. [Para misa con niños]

 

   Un niño le grita a su padre: ¡Papá, los zancudos no me dejan dormir, me están picando! A lo que el padre responde: Bueno hijo, apaga la luz y duerme. 


   El niño apaga la luz y cuando de pronto entra en su habitación una luciérnaga, el niño grita de nuevo: ¡Papá ahora me están buscando con una linterna!

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 29° Domingo del Tiempo Ordinario, 21 de Octubre 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 22 oct. 2018 17:25 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 22 oct. 2018 18:14 ]


El emperador de la China [La ambición mata]


    Cuando el emperador Wu Ti murió en su lecho, en lo más profundo del palacio imperial, nadie se dio cuenta. Todos estaban demasiado ocupados en obedecer sus órdenes. El único que lo supo fue el primer ministro Wang Mang, hombre ambicioso que aspiraba al trono. No dijo nada y ocultó el cadáver.

    Transcurrió un año de increíble prosperidad para el imperio. Hasta que, por fin, Wang Mang mostró al pueblo el esqueleto, del difunto emperador.  —¿Veis? —dijo—. Durante un año un muerto se sentó en el trono. Y quien realmente gobernó fui yo. Merezco ser el emperador. El pueblo, complacido, lo sentó en el trono, y para que fuese tan perfecto como su predecesor y continuara la bonanza y la prosperidad, el pueblo lo mató.

George Washington: “…El que quiera ser el primero, que sea vuestro servidor”

 

   Durante la guerra de independencia americana una compañía de soldados, con su capitán al frente, estaba construyendo un fuerte con pesados maderos. Mientras los soldados sudaban por levantar el madero que haría de dintel, el capitán manos en las caderas, les gritaba que levantaran ese madero. De repente en la distancia apareció un extraño que cabalgaba hacia el fuerte.

 

   Cuando llegó y vio la escena se dirigió al capitán y le dijo: ¿por qué no les das una mano? “Soy un oficial” fue su respuesta. El extraño se sumó al grupo de soldados y entre todos colocaron el madero. Al despedirse le dijo al capitán: la próxima vez que necesite ayuda, llámeme. Mi nombre es George Washington y soy el comandante en jefe del ejército de los Estados Unidos.

 

Moraleja: Jesús, antes que ascender escalas de triunfo, baja los escalones para hacerse servidor de todos, ¡hasta la muerte y muerte de cruz!

 

Como Di - Dad:

 

   Un día un hombre sabio, piadoso y muy servicial, clamó al cielo diciendo: -"¿Cuál es la clave Señor para que el mundo viva en armonía?" Entonces, desde el cielo, escuchó una voz que le decía: - "Comodidad".

 

   Los misioneros que iban con él se miraban entre sí, sorprendidos, y a la vez extrañados de escuchar eso en la propia voz de Dios. El hombre sabio y piadoso preguntó de nuevo: "¿Comodidad Señor? ". Y él le respondió: Si, la clave para un mundo más humano es: “COMO DI - DAD". Es decir: ¡Así como yo os di, dad vosotros a vuestro prójimo!

El genio y los tres deseos: [No saben lo que están pidiendo]

    Era la hora del almuerzo cuando un vendedor, un empleado administrativo y el gerente van a almorzar. Se encuentran una lámpara mágica, la frotan y aparece un genio. – Como generalmente otorgo tres deseos, les voy a dar uno a cada uno, dice el genio. – ¡Yo primero! dice el empleado administrativo.

    Quiero estar de vacaciones en el Caribe y… ¡Puff!… ¡Desaparece! y se encuentra en el Caribe. Sin salir de su asombro, el vendedor grita: -¡Ahora yo!… Quiero estar en Hawai, descansando en la playa con una top model y con mucha cerveza y whisky. Y… ¡Puf!… ¡Desaparece! y aparecer en Hawai. – Bueno, ahora te toca a ti, le dice el Genio al gerente. – Y el gerente dice: ¡¡¡quiero que esos dos vuelvan a trabajar aquí, antes de cinco minutos!!!  Moraleja: Siempre hay que dejar que el jefe hable primero. 

Cocodrilito ambicioso: [Para misa con niños]

    Un cocodrilito le pregunta a su papá cocodrilo: -Papá, papá, ¿algún día podré tener mucho dinero? - Si, hijito. - ¿Y cuándo papá?!...Cuando seas una billetera.

Misioneros pretensiosos: 

   Un sacerdote, un pastor y un rabino querían saber quién de ellos era el mejor haciendo su trabajo. Se internan en el bosque, encuentran un oso e intentan convertirlo. Más tarde se reúnen los tres. El sacerdote dice: —Cuando encontré al oso le leí el catecismo, le rocié agua bendita, se convirtió y la próxima semana hará su Primera Comunión. — El pastor dijo: yo le prediqué la palabra de Dios y el oso quedó tan sorprendido que me dejó bautizarlo. 

  Ambos voltean a ver al rabino, quien estaba en una camilla todo herido y con el cuerpo enyesado, y dice el rabino: — pensándolo bien, yo no debí haber comenzado por la circuncisión.

Hijo pretencioso: [La clave es el servicio, no el facilismo]

    Un joven obtuvo su permiso de conducir. Ese mismo día le preguntó a su padre (que era rabino), si podían acordar que él usara el auto de la familia. El padre lo llevó a su estudio y le dijo: - Haré un trato contigo: trae aprobadas todas tus asignaturas, estudia un poco la ley Judía, córtate el cabello y luego hablaremos del auto. 

  Luego de un mes, el muchacho regresó y de nuevo le pidió a su padre que le dejara utilizar el auto. De nuevo el padre lo llevó a su estudio y esta vez le dijo: - Hijo: estoy muy contento contigo: trajiste excelentes notas y cada día te observo que estudias más la ley judía, pero... ¿recuerdas la condición de cortarte el pelo? ¿Por qué no te lo has cortado aún? 

   El muchacho respondió: - Papá, ¿he estado pensando sobre ello y vi que Sansón, Moisés, Noé e incluso Jesús llevaban el cabello largo... por qué tendría yo que cortármelo? - acaso no va contra el mensaje divino?
- Es cierto -dijo el rabino- pero te recuerdo que esos melenudos iban a todas partes a pie… ¡Entonces, no te presto el auto…!

¡¡¡De izquierda o de derecha!!!


   Una universitaria cursaba el último año de sus estudios en la Facultad. La joven pensaba que era de izquierda y, como tal, estaba a favor de la distribución de la riqueza. Se avergonzaba de su padre que, según ella, era de derecha y estaba en contra de los programas socialistas. La mayoría de sus profesores le habían asegurado que la de su papá era una filosofía equivocada.


   Por lo anterior, un día ella decidió enfrentar a su padre. Le habló del materialismo histórico y la dialéctica de Marx tratando de hacerle ver cuán equivocado estaba al defender un sistema tan injusto. Su padre, como queriendo hablar de otra cosa, le preguntó: -¿Cómo van tus estudios universitarios? -Van bien -respondió la hija, muy orgullosa y contenta-. Tengo promedio 9, hasta ahora.

 

   Me cuesta bastante trabajo, no voy a fiestas, no salgo, no tengo novio y solo duermo cinco horas, pero gracias a eso voy bastante bien. Entonces el padre le pregunta: -Y a tu amiga Soledad, ¿cómo le va? - La hija respondió muy segura: -Bastante mal, Soledad no alcanza el 6, (tiene 4 de promedio).


   Ella se va a bailar, pasea, va a toda fiesta que haya, estudia lo mínimo, y falta bastante a clase. No creo que pase las materias. Seguro que pierde el año. El padre, mirándola a los ojos, le respondió: -Entonces habla con tus profesores y pídeles que le transfieran 2,5 de los 9 puntos tuyos a ella. Esta sería una buena y equitativa distribución de notas porque así las dos tendrían 6,50 y aprobarían las materias.

   Indignada, ella le respondió: -¡Estás loco papá? - ¡Me rompo la cabeza para tener 9 de promedio! ¡Te parece justo que de todo mi esfuerzo le pasen mis puntos a una perezosa que no se preocupa por su carrera? – Aunque sea mi mejor amiga no pienso regalarle mi trabajo!! Su padre la abrazó cariñosamente y le dijo: -¡Bienvenida a la derecha! 

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 28° Domingo del Tiempo Ordinario, 14 de Octubre 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 15 oct. 2018 16:15 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 15 oct. 2018 16:40 ]

La cacería del mono: [Por estar aferrados a las cosas] 

   Algunos indígenas tienen una forma original de atrapar monos. Parten un coco por la mitad, vacían ambas mitades, y en una de ellas hacen un agujero suficientemente grande como para que pase la mano de un mono. Entonces colocan una naranja en la otra mitad del coco y unen bien las dos mitades y las atan con cuerdas a un árbol. Tarde o temprano el ingenuo mono aparece entre las ramas, huele la deliciosa naranja y la descubre dentro del coco. 

   El mono mete su mano por el agujero, agarra con fuerza la naranja, y trata de hacerla pasar por el agujero. Imposible mientras tanto los cazadores se van acercando. ¿Qué consejo le darías al mono?: “Suelta la naranja para que tu mano pueda escapar por el agujero, y huye”. 

    Pero si el mono pudiera orar, le pediría a Dios: “Dios mío ayúdame. Pero no me pidas que suelte la naranja”. Jesús le dice al joven rico: ¡Despréndete de las riquezas y ganarás la vida eterna! - Y así rezaría el joven rico: “Dame la vida eterna Señor, pero no me pidas dejar mi riqueza”. Hay gente que no se atreve a darle la mano a Jesús, porque tiene miedo que luego les pida el brazo… y la vida entera. 

Pensando siempre, al contrario 

   Un discípulo preguntó a su instructor: – Maestro, quiero saber lo que más le sorprende de los seres humanos. Su maestro contestó: – Piensan siempre, al contrario.


Y sigue el maestro:

– Tienen prisa por crecer, y después suspiran por la infancia perdida. – Pierden la salud para tener dinero y después pierden el dinero para tener salud. – Piensan tan ansiosamente en el futuro que descuidan el presente, y así, no viven ni el presente ni el futuro. – Viven como si no fueran a morir nunca y mueren como si no hubiesen vivido.

 

El dinero no lo es todo:

 

   El dinero comprará una cama, pero no sueños. Libros, pero no el cerebro. Comida, pero no apetito. Adornos, pero no Belleza. Una casa, pero no un hogar. Medicinas, pero no salud. Lujos, pero no cultura. Diversión, pero no felicidad. Un crucifijo, pero no un salvador. 


   Lo que el dinero no puede comprar Dios lo da libremente sin cobrarlo. El dinero lo puede comprar todo. Lo único que no puede comprar es la salvación. La salvación es el regalo de Dios que se gana mirando las necesidades de los demás. Si decimos que Dios está en el cielo y miramos al cielo, Él nos recuerda que los hermanos están cerca y lo necesitan todo.

 

La Sabiduría de Sócrates:

   Cuando paseaba por el mercado de Atenas repleto de cosas, tiendas y lujosos artículos, Sócrates se sonrió y dijo: “Qué feliz soy, cuántas cosas que no necesito”.

Parábola del dinero: [El dinero es muy útil, pero puede convertirse en una trampa.

- Maestro, ¿Qué piensas del dinero? — preguntó el discípulo. - Mira a la ventana, — le dijo el maestro — ¿Qué ves? - Veo una mujer con un niño, una carroza tirada por dos caballos, y una persona que va al mercado. - Bien. Ahora mira al espejo. ¿Qué ves? - ¿Qué quiere que vea? Pues me veo a mí mismo, naturalmente. - Ahora piensa: la ventana está hecha de vidrio, lo mismo que el espejo. ¡Basta una pequeñísima capa de plata por detrás del vidrio para que el hombre sólo se vea a sí mismo y no pueda ver a los demás y olvidarse de ellos!

¿De quién es este celular? [¡Generosos, pero con lo de los demás!] 

   Un grupo de hombres en el baño de un club, cuando de repente, un teléfono celular que estaba sobre uno de los bancos de madera empezó a sonar.  Uno de los hombres atiende: - ¿Hola?- ¿Querido?- ¿Querida?- ¿Estás en el club?- Si- Yo estoy en frente, en el Shopping Center con un abrigo de bisonte  magnífico… hermoso!!! ¿Puedo comprarlo? - ¿Y cuánto cuesta? - 5.500 dólares nada más… - Bueno, está bien. …Si tanto te gusta…- ¡Ahhh! Acabo de pasar por una agencia de Mercedes y vi el último modelo. Es fantástico. 

   Hablé con el vendedor y me dijo que nos lo deja a precio de amigo… y como tenemos que cambiar el Mercedes que compramos el año pasado…- ¿Y cuánto es el precio de amigo? 

   - Mi amor son sólo 60.000 dólares…- Bueno, como tenemos el dinero para realizar ese gasto… OK lo quiero full, full. - Y escúchame… antes de cortar… otra cosita…- ¿Qué? - Hoy en la mañana pasé en frente de la compañía de venta de casas y noté que la casa que vimos el año pasado… está en venta. 

   ¿Recuerdas? Aquella con piscina, y jardín inmenso, completamente aislada, ¿en frente de esa playa magnífica? - ¿Y cuánto están pidiendo? - Solamente 450.000 dólares… increíble ¿no? -Bueno, como no tenemos todavía muchas casas…adelante. Pero paga como máximo, 420.000 dólares, ¿OK? - OK mi amor… Gracias… bye!!! ¡¡¡Te quiero!!! - Yo también… Después de cortar el hombre se dirige al grupo de amigos y grita - ¿De quién es este celular? 

Orgulloso de sus riquezas:

   Eran dos amigos, y uno le dice al otro: Gracias a Dios yo tengo muchas riquezas: Tengo plata en los cabellos. Oro en los dientes. Piedras en los riñones. Azúcar en la sangre. Plomo en los pies. Hierro en las articulaciones. ¡Nunca pensé que a los 60 se pudiera tener tanta riqueza! 

Un metro cuadrado de tierra.

   Un terrateniente llamó a uno de sus empleados pobres y le dijo: “Toda la tierra que pises mañana, desde que amanezca hasta que se oculte el sol, será tuya”. El hombre pobre empezó a correr, sin detenerse durante todo el día, para poder tener mucha tierra. 

   El sol ya se ocultaba cuando, de tanto correr para ganar más y más tierra, su corazón dejó de palpitar. Murió de un paro respiratorio. Al día siguiente, el hombre pobre, dueño de tanta tierra, fue sepultado en un metro cuadrado de tierra. !!! 

Dormir como un bebé: [Crisis económica]: 

   Dos amigos se encuentran por la calle. - ¿Cómo te va con el tema de la crisis financiera? - Sinceramente, ahora más que nunca duermo como un bebé. - ¿En serio?  Si...Me despierto cada 3 horas llorando, ¿Y tú? 

Las tres tazas: [Para misa con niños] 

   Se abre el telón y se ve una taza de plástico que cuesta 1 dólar; otra de porcelana que cuesta 3 dólares, y otra de hierro que cuesta 6 dólares. ¿Cómo se llama la Obra? – R/: - La más-cara de hierro 

Papá tacaño: [Para misa con niños] 


   Un profesor le preguntó a un niño en la escuela: 

   “Si tienes cinco dólares y le pides otros cinco dólares a tu papá, ¿cuántos dólares tienes en total? - El niño respondió: Pues "cinco dólares, profesor”.

 - El profesor movió la cabeza y dijo: ¿Es que no sabes sumar? - "Y El niño le contesta, más bien, usted no conoce a mi papá”. 

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 27° Domingo del Tiempo Ordinario, 7 de Octubre 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 8 oct. 2018 16:39 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 9 oct. 2018 18:29 ]


La reina y el rey [El amor, y no los títulos, es lo que vale.]

 

   La princesa y heredera de un importante reino se casó con un hombre que la amaba muchísimo y al que ella amaba de igual forma. El día que ella se convirtió en reina él se convirtió en rey, pero sin ningún poder ni cargo político, ya que ella era la legítima heredera, y por consiguiente, cabeza del reino. 


   Un día en que tuvieron una pequeña discusión, el rey, enojado, se encerró en una habitación.

 

   La reina golpeó la puerta. “¿Quién es?”, preguntó el rey desde adentro. “Soy la reina”. Como la puerta no se abría, la reina volvió a insistir golpeando la puerta. “¿Quién es?”, volvió a preguntar el rey desde adentro. “Que soy la reina te he dicho”. La única respuesta era el silencio, y la puerta seguía cerrada, así que lo intentó varias veces más de la misma forma. En el último intento, cuando el rey preguntó “¿Quién es?”, ella respondió con calma “soy yo, tu esposa.” Inmediatamente, la puerta se abrió.

 

Las cuatro esposas:

 

   Había una vez un rey que tenía cuatro esposas. Pero temía que se fueran con otro. Un día enfermó. Dijo a la cuarta esposa: Estoy muriendo; serías capaz de seguirme. Ni pensarlo respondió. Le preguntó a la tercera esposa. Esta contestó: yo ni loca te seguiría. Preguntó a la segunda esposa. Respondiendo que no, y lo que puedo hacer es enterrarte. Escuchó una voz: estaré y nunca te abandonaré. Era la primera esposa que nunca había amado ni respetado.

 

Reflexión: Todos tenemos cuatro esposas. Nuestra cuarta esposa es el cuerpo. No importa cuánto tiempo y esfuerzo invirtamos en hacerlo lucir bien, nos dejará cuando muramos. Nuestra tercera esposa son nuestras posesiones, condición social y riqueza. Cuando muramos, irán a parar a otros. Nuestra segunda esposa es nuestra familia y amigos. 


   No importa cuánto nos hayan apoyado, lo más que podrán hacer es acompañarnos hasta el sepulcro. Y nuestra primera esposa es nuestra alma, frecuentemente maltratada e ignorada en la búsqueda de fortuna, poder y placeres. Sin embargo, ella es la única que nos acompañará dondequiera que vayamos. Hay que cultívala, fortalécela y cuídala.

 

Mamá no tiene novio, Papá no tiene novia: [Volver al amor primero]


   Un niño relata: De visita en casa de mis tíos, vi a mi prima mayor esperar a su novio; toda contenta se peina, se perfuma, se pinta los labios, se viste muy bonita y corre de un lado a otro de la casa, arreglando todo, para que su "mi amor" vea todo bien ordenado en la casa. Y llega el novio oliendo a mucha loción y cuando se miran: ¡uff!, parece que flotan en el aire. Se abrazan con ternura y ella le ofrece algo de tomar junto con las galletas que le preparó durante la tarde.

 

   Además, él celebra todo lo que ella le prepara para cenar con esmero. Luego se sientan a platicar tonterías por horas; se escuchan el uno al otro sin perder detalle ni soltarse sus manos, hasta que al novio no le queda más remedio que despedirse cuando mi tío empieza a rondar con la almohada bajo el brazo. Al día siguiente le pregunto a mi mamá quién es su novio, y me dice muy sonriente que su novio es mi papá. - "No, mami, en serio..." pero ella insiste que sí. ¿Cómo va a ser mi papá tu novio? ¡Él nunca llega con un ramo de flores, ni chocolates; sí, le da un regalo a mamá en su cumpleaños y navidad, ¡pero nunca he visto que el novio de mi prima se presente con una licuadora o dinero para que compre algo!

 

   Además, mamá no pone cara de Blanca Nieves cuando papá llega del trabajo, ni él sonríe como príncipe azul cuando la mira. Mamá no corre a arreglarse el cabello, ni a maquillarse cuando suena el timbre de la puerta, y apenas voltea a verlo para decir "hola"…porque está revisando las tareas. ¡El saludo de mi papá, en vez de “hola mi vida” es “Q’uibo!" y de inmediato se pone en las peores fachas para estar cómodo. En lugar de "¿qué quieres de cenar?"; Mi mamá le pregunta temerosa "Qué… ¿quiere cenar?" y cuando creo que papá le va a decir "Que bonita te ves hoy", le pregunta "¿no viste donde quedó el control del televisor?".

 

   Los novios se dicen cosas románticas como "¡cuánto te amo!", en vez de "¿fuiste al banco?”. Mi prima y su novio no pueden dejar de mirarse. Cuando mamá pasa delante de papá, él inclina la cabeza para no perder detalle del partido de futbol. A veces, papá le da un abrazo sorpresa a mamá, pero ella tiene que zafarse porque se le quema el arroz. Además, mis papás solo se dan la mano cuando en Misa el padre dice "daos fraternalmente la paz". Yo creo que ella me dice que son novios para que no me entere de que "cortaron" cuando se casaron. ¡La verdad es que mi mamá no tiene novio y mi papá no tiene novia! Qué aburrido... ¡Solo son esposos!

 

Esposo paciente: [El amor es comprensivo y nunca se enoja]


— Le dice el esposo a la esposa: Mi amor, ¿quieres que vayamos juntos al gimnasio? — ¿Me estás diciendo gorda? — Bueno, si no quieres no. — ¿Me estás diciendo floja? — ¡Cálmate mi amor! — ¡¿Me estás diciendo histérica?! — Eso no fue lo que dije, amor. — ¿Entonces soy mentirosa? — Está bien. ¡No vayas entonces...! — A ver, a ver, y ¿por qué quieres ir sólo?

 

Siempre a mi lado [Porque Dios los ha unido]

 

   Le dice la esposa a su esposo: viejito, ¿te acuerdas cuando…me rompí la pierna?, el viejito la mira y dice: Siiii. Tú estabas a mi lado. 


   ¿Te acuerdas cuando me robaron el carro? también estabas a mi laaaaado… 


   ¿Te acuerdas cuando se inundó la casa? ...estabas a mi laaaado…AMOOOOR: 

¡Tú me traes mala suerte…!

 

Amor ardiente:

 

   Si la persona que amas tiembla cuando la abrazas, si sientes sus labios ardientes como las brasas, si percibes que se agita al respirar, si hay en sus ojos un brillo especial...Hazle un agua de panela con limón, porque seguro, tiene gripa.

 

Fusionarse en uno [Ser una sola carne…]

 

   Un matrimonio de recién casados discutía permanentemente porque cada uno quería tener la razón, así que decidieron acudir a un hombre muy sabio de su ciudad, en busca de ayuda. 


   Y el sabio les dijo: - La pareja perfecta es aquella en la que los dos se convierten en uno soloDe acuerdo —contestaron ambos al tiempo —. Pero... ¿En cuál de los dos?

 

Aviso parroquial: [Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre]

 

   Al final de la Eucaristía, un párroco dio el siguiente aviso: “El Jueves se dará una conferencia sobre el matrimonio cristiano”: “Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre”: Para las mujeres a las 7:30, para los hombres a las 8:30.

 

¡Cuánto me amas? [Para niños]

 

— Mi amor, ¿tú me quieres?

— Si 

— ¿Cuánto? 

— Mucho 

— ¿Hasta dónde? 

— Hasta mañana, ya duérmete.

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 26° Domingo del Tiempo Ordinario, 30 de Septiembre 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 2 oct. 2018 7:15 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 2 oct. 2018 7:29 ]


La verdad y el ratón:

 


   Algún fabulista escribió que la verdad es como un pequeño ratón que escapa de nosotros. 


   Es diminuto, gris, casi imperceptible, y sin embargo corremos detrás de él, y cuando creemos que ya lo hemos cogido, se escapa y se esconde. 

Responsables de los demás: [Quien escandalice a uno de estos pequeños…] 

   Una mujer mayor de edad decía que no veía nada mal en tener un novio a aparte de su esposo. “Los dos somos adultos, ya sabemos lo que hacemos. Es completamente natural, ella dijo.”. Como nada la hacía recapacitar, una amiga suya que llevaba muy bien su hogar, le preguntó: ese es el ejemplo que quiere que sigan sus hijas y nietos. ¡Ella agachó el rostro y se calló…! 

Recompensa divina: [Aún un vaso de agua tiene sabor a Dios.] 

   Un soldado en el frente de guerra le dijo a su teniente: ''Mi amigo no ha regresado del campo de batalla, señor. Solicito permiso para ir a buscarlo''. ''Permiso denegado -replicó el oficial-. No quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto''. 

   El soldado, haciendo caso omiso de la prohibición, salió, y una hora más tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo. El oficial se puso furioso y exclamó: ''¡Ya le dije yo que estaría muerto! ¡Y con usted herido, ahora perderé a dos hombres! Dígame, ¿merecía la pena ir allá por un cadáver?''. 

   Y el soldado, moribundo, respondió: ''Claro que sí, ¡señor! Cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo decirme: ¡Estaba seguro que vendrías por mí!''. ¡Un amigo es aquel que llega cuando todo el mundo se ha ido! 

¡El Ferrari [Nos importa sólo material!]

 

Va un Ferrari a 250 Km/h por una carretera de vereda y, desafortunadamente, por la velocidad se choca. El coche destrozado, el hombre aprisionado entre los hierros y con gravísimas heridas... Y llega la ambulancia. Tras largo rato, suben al hombre, inconsciente, en la ambulancia y se lo llevan a toda velocidad hacia el hospital.

 

El hombre empieza a recobrar el sentido: -¡Mi Ferrari! ¡Mi Ferrari! ¿Qué le ha pasado a mi Ferrari? - ¡Mi Ferrari! ¡Mi Ferrari! ¿Qué le ha pasado a mi Ferrari? El enfermero, ya cansado que le pregunten por el Ferrari, le dice: - ¡Basta ya del Ferrari! Ha tenido un accidente gravísimo, ha perdido el brazo izquierdo... y ¡sólo se preocupa por el carro! - ¿El brazo izquierdo? ¡Y mi Rolex! 

Puntos de vista: [Saber descubrir a Dios en los detalles]

   Estaba sentado Jaimito en clase resolviendo problemas de Matemáticas cuando su profesora le pidió que respondiera una sencilla pregunta: - Jaimito, si hubiera 5 pájaros posados en un palo y le disparas a uno con una pistola, ¿cuántos pájaros quedarían? - Ninguno, contestó Jaimito, porque si le diera a uno, el resto saldría volando. - Bueno, la respuesta que estaba buscando era…cuatro, dijo la profesora, pero me encanta tu punto de vista. 

   Entonces Jaimito dijo: - Tengo una pregunta para usted, señorita. Si hubiera tres mujeres sentadas en un banco comiendo helado, uno de piña, otro de fresa y el otro de mora... 

   ¿Cuál de ellas sería la casada? - La profesora pensó… (De piña debe ser para la niña, de fresa para la joven y de mora para la señora)….

   Y entonces respondió: - Bueno, pues la que está comiendo el helado de mora. - No, dijo Jaimito, la casada es la que lleva el anillo de bodas en el dedo…Pero me encanta tu punto de vista, señorita.

El perro más grande. [Impedir a como dé lugar. ¡Ese no es de los nuestros ¡] 

   Tres amigos discutían de quien tenía el perro más grande. Pablo dice: Yo tengo un gran danés que me llega hasta el pecho. Dice José: - ¡Yo tengo un mastín tibetano que mide 2 metros! Y Camilo, por no dejarse, les dice: - ¡Pues yo tengo un perro que mide 20 metros! - Se quedaron sorprendidos. Entonces Pablo propone: traigamos mañana nuestros perros a ver quién tiene la razón. Camilo estaba preocupado porque ni siquiera tenía perro, entonces decidió ir a una tienda de mascotas para buscar uno, pero no había perros y menos de 20 metros. Se queda mirando hacia un acuario y encuentra una tortuga gigante y decidió comprarla. 

   Al día siguiente se encuentran los tres amigos. Pablo con su gran danés y José saca de su auto un perro más grande que el de Pablo, pero no mide los 2 metros. Camilo saca su tortuga. Sus amigos se quedan mirando atónitos y le preguntan: -¡¿Y eso…qué es Camilo?...Les contesta:  -Pues como mi perro mide 20 metros y no lo pude traer, tan solo traje una garrapata que tenía detrás de la oreja.

La rana diferente.  [¿Por pensar distinto, hundimos al otro?]. 

   Cuatro ranas estaban sentadas en un tronco que flotaba en la orilla del río. Súbitamente, el tronco fue sorprendido por la corriente y se deslizó lentamente río abajo. Las ranas quedaron embelesadas pues nunca habían navegado. 

   Entonces la primera rana dijo: éste es un tronco maravilloso. Se mueve cual si estuviera vivo. Jamás conocí un tronco así. La segunda rana dijo: no mi amiga, ese tronco es como todos los troncos y no se mueve, lo que pasa es que el río va hacia el mar y lleva al tronco y a nosotras. La tercera rana dijo: no es el tronco ni el río que se mueven.    El movimiento está en nuestro pensamiento.    Y así discutieron quién tenía la razón sin ponerse de acuerdo. Entonces le pidieron la opinión a la cuarta rana que había estado en silencio. Ella dijo: Cada una tiene razón. El movimiento está en el tronco, en el agua y en el pensamiento. Las tres ranas quedaron muy enfadadas por no darle la razón a ninguna, entonces ocurrió algo extraño: las tres ranas se unieron y arrojaron la cuarta rana al rio.

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 25° Domingo del Tiempo Ordinario, 23 de Septiembre 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 24 sept. 2018 18:34 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 24 sept. 2018 18:50 ]


¿Cuál es el más importante?: 

   -Soy lo más importante -dijo el fuego-; sin mí, todos morirían de frío. -Lo siento -intervino el agua-, pero lo más importante soy yo; sin mí todos morirían de sed. -No lo dirán en serio -replicó el aire-: ¿o es que pretenden compararse conmigo? Sin mí todos morirían asfixiados; más aún, ni siquiera podrían nacer. 

   Entonces vieron que Dios pasaba en silencio por aquel lugar. Y desde aquel momento, ni el agua, ni el fuego, ni el aire han vuelto a pronunciar una palabra. 

El famoso y el misionero: [Seguimos al más importante?]

 

   Todas las salas del aeropuerto estaban repletas de fans. En el vuelo llegaba uno de los cantantes de moda y todos se disputaban un espacio para poderlo ver de cerca y tocarlo. En el mismo avión viene un anciano misionero que regresa, de África, enfermo después de servir cincuenta años de trabajo y sacrificio por los demás. Al misionero sólo lo están esperando dos hermanos mayores tan enfermos como él. Ya sabemos que entregar la vida por los demás no despiertas el mismo entusiasmo, que estar en la farándula.

El olivo y la caña: [El poder de lo débil y lo humilde]

    Esopo, el conocido fabulista griego, cuenta que “una Caña y un Olivo disputaban sobre sus respectivas fuerzas. El olivo con socarronería le dijo a la caña: – «Hablas de resistir y de poder, cuando el más débil soplo de viento te bambolea y humilla.

 

   Aprende de mí, que ni aun muevo mis ramas cuando tú te doblegas.»– La mísera caña se calló y se armó de paciencia hasta que viniese el huracán más próximo. En efecto, llegado aquel, la caña se dobló como antes, mientras el olivo cayó tronchado en tierra. – Y la caña replicó: «¿Qué es lo mejor ahora, ceder o resistir?»

 

El rico y la flor: [Sólo ambición y poca humildad]

 

   Un señor muy acomodado conoció a una joven muy linda, pero con muy poca cultura. Él se enamoró de ella y para demostrarle su gran amor, le dijo a la humilde joven: - “Ala mi amor, pídeme lo que quieras, que sea lo que sea, yo te lo daré”.  Ella dijo: - Dame una flor. El rico enamorado, se conmovió y pensando le dijo: ¡Qué ternura!, ¡Cuánta humildad! ¡Nada de pretenciosa! - por eso me tienes tan enamorado! - Y le pregunta a la joven: - ¿Sólo eso? ¿Y qué flor quieres? ¿Una rosa, un clavel?  Y la muchacha le contesta: - No, yo quiero es una Flor Explorer 4 x 4 último modelo. 

Sacerdotes incógnitos: [Jesús pasó de incógnito. ¿Cómo vamos por la vida?] 

   Dos sacerdotes, que estaban de vacaciones en Hawái, deciden vestirse como turistas para pasar de incógnitos. Compran camisas floreadas y sandalias y se van a tomar el sol a la playa; en eso, una rubia despampanante en bikini pasa junto a ellos y los saluda: "Buenas tardes, padres". Los sacerdotes se quedan atónitos y, antes de volver al hotel, deciden comprarse un atuendo más deportivo: Pantalones de surfista, playera con estampados y gafas obscuras. 

   Al día siguiente, vuelven a la playa y ven a la misma rubia, con un bikini muy llamativo: "Buenos días, padres", los saluda. Y comenzó a alejarse. Uno de los padres no pudo evitarlo y dijo: - "Un momento, señorita" - "¿Si, Padre?"  - "Ciertamente somos sacerdotes, y estamos orgullosos de serlo, pero debo saber ¿cómo es posible que usted sepa que somos sacerdotes, vestidos como estamos?"  Ella replicó: yo soy la hermana Catalina, la del convento. También estoy de vacaciones.

 Buscando al “hombre virtuoso

 

   En los Estados Unidos se realizó para saber cuál era el hombre más virtuoso. Un día, los encargados del concurso recibieron esta carta: “Soy un hombre que hace quince años no entro en una cantina. Desde hace quince años no voy a un baile (aunque me dan muchas ganas), no he pisado un teatro en este largo tiempo, por más que deseo mucho ir al cine. 
   Y en estos quince años nunca me he emborrachado”. Los jueces del concurso iban a declararlo como, “El mejor hombre de la nación”, pero encontraron una nota en la carta que decía: “Dentro de cinco años saldré de la cárcel”.

 

Pregunta fundamental: [De qué discutíais por el camino?]

 

   Un argentino le dice a su amigo: “El truco esta en ser humilde, aunque tu sepas que eres lo mejor que hay en el universo”. 

Hijo pretensioso: 

   Un hijo adolescente le dijo a su padre: “Papá, cuando yo sea grande quisiera ser como tú”.  

   Y el padre orgulloso, y un tanto vanidoso porque su hijo lo quería imitar, le dijo: me parece me bien hijo…Pero dime: y ¿para qué quieres parecerte a mí? – Y el hijo le respondió: “Para tener un hijo como yo”. 

Papá pretensioso:


   Papa: ¿qué se siente tener un hijo tan inteligente, tan buen deportista, con tantas cualidades, tan bondadoso y tan capaz? - Y el papá le contesta: “¡No sé hijo, pregúntale a tu abuelo”!


Pretensiones de grandeza: [Misa con niños]

 

   A su paso por la selva, una estampida de elefantes destroza todo. Una hormiguita los sigue de cerca. Al detenerse los elefantes en un río a beber agua, la hormiguita los alcanza; voltea, ve los árboles tirados, chozas derribadas, animales muertos, puentes rotos, y les dice:  - ¡Híjole, qué destrozos hicimos ¡

 

Competencia de redes sociales: [Misa con niños]

   En una reunión de redes sociales: Facebook dice: Yo los conozco a todos. Google dice: Yo lo sé todo. Internet dice: Sin mí no son nada. - Y entonces dice la Luz: “Yo…mejor me voy…”

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 24° Domingo del Tiempo Ordinario, 16 de Septiembre 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 17 sept. 2018 18:40 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 17 sept. 2018 18:59 ]


¡Tripulación sabia!: Señor, Tú estás tan cerca, ¡que hasta te puedo tocar!” 

   En un vuelo trasatlántico de la línea Aérea British Airways tuvo lugar el siguiente suceso: A una dama distinguida la sentaron en el avión al lado de un hombre de raza negra. La mujer pidió a la azafata que la cambiara de sitio, porque no podía sentarse al lado de una persona, que según ella, era “desagradable”. La azafata argumentó que el vuelo estaba muy lleno, pero que iría a revisar a primera clase a ver si podría encontrar un puesto libre. 

   Todos los demás pasajeros observaban enojados la escena, no solo por el hecho en sí, sino por la posibilidad de que hubiera un puesto para la mujer en primera clase. La señora se sentía feliz y hasta triunfadora porque la iban a quitar de ese sitio y ya no estaría cerca del hombre de raza negra. Minutos más tarde regresó la azafata y le informó a la señora: “Disculpe señora, efectivamente todo el vuelo está lleno, pero afortunadamente encontré un lugar vacío en primera clase. 

   Sin embargo, para hacer este tipo de cambios le tuve que pedir autorización al capitán. Él me indicó que no se podía obligar a nadie a viajar al lado de una persona desagradable”. La señora con cara de triunfo intentó salir de su asiento, pero la azafata en ese momento se da vuelta y le dice al hombre de raza negra: “Señor, ¿sería usted tan amable de acompañarme a su nuevo asiento?” Todos los pasajeros del avión se pararon y aplaudieron a la azafata. Ese año, la azafata y el capitán fueron premiados por esa actitud. 

La tintorería. [Religión de caprichos, para no implicarnos con el Señor] 

   Un hombre humilde y sabio atendía su tintorería, entró un cliente y le dijo:  —¿Podrías teñirme este vestido?  — ¿De qué color lo quieres?  — Algo sencillo, pero que no sea ni rojo, ni verde, ni blanco, ni negro, ni amarillo, ni lila. Es decir, de ningún color conocido, de resto, nada especial. ¿Me lo puedes hacer?  —¡Claro que sí, hombre! Pasa a recogerlo cuando quieras, pero que no sea ni lunes, ni martes, ni miércoles, ni jueves y menos viernes. ¡Ah! Y el sábado y el domingo estará cerrado.

Cristianos light... ¿De qué sirve decir: ¿Tú eres el Mesías, si no me implico en Él? 


   Un joven llamó al párroco para decirle que quería hacerse miembro de la parroquia. Pero que no tenía intención de ir a misa todos los domingos, ni asistir a las clases de Biblia, ni visitar a los enfermos, ni colaborar con las obras de la parroquia. 

   El párroco lo felicitó por su deseo de pertenecer a la iglesia, pero le dijo que la iglesia que buscaba se encontraba a las afueras de la ciudad.  

  El joven anotó la dirección y fue feliz a buscar la iglesia que quería. Cuando llegó a la dirección que el párroco le había dado, encontró una iglesia abandonada y en ruinas. 

   El joven se quedó perplejo, reflexionó y comprendió que sin la abnegación, el sacrificio y la entrega, todo se derrumba; que un cristiano mediocre, lleva la Iglesia a la ruina.

 

Con alegría y júbilo: 

   El esposo regresa de misa, entra a la casa corriendo y se dirige a la esposa. Con una gran sonrisa la abraza, la levanta tiernamente en sus brazos y danza con ella en el aire, alrededor de los muebles de la casa. - ¿Pero, que es lo que dijo el padre en el sermón?, le pregunta al esposo. ¿Acaso dijo que los esposos tenían que ser más cariñosos con sus esposas? – No… contesta el esposo. - ¡El padre lo que dijo era que teníamos que cargar con nuestra Cruz con alegría y júbilo! 

La mujer perfecta [Seguir al Señor con la cruz y las imperfecciones]

 

   Un sabio conversaba con un amigo, el cual le preguntó: — Entonces, ¿nunca pensaste en casarte? — Sí pensé — respondió el sabio —. En mi juventud resolví buscar a la mujer perfecta. Crucé el desierto, llegué a Damasco y conocí a una mujer muy espiritual y linda; pero ella no sabía nada de las cosas de este mundo.

 

   Continué viajando y fui a Isfahan; allí encontré a una mujer que conocía el reino de la materia y el del espíritu, pero no era bonita. Entonces resolví ir hasta El Cairo, donde cené en la casa de una hermosa mujer, religiosa y conocedora de la realidad material. — ¿Y por qué no te casaste con ella? — ¡Ah, mi querido amigo! Lamentablemente, ella también quería un hombre perfecto. 

Volteretas saludables: [El Hijo del Hombre tiene que sufrir mucho] 

   Un señor que trabajaba como acróbata y malabarista en un circo, se fue a confesar. Cuando le llegó su turno, el sacerdote lo saludó muy cordialmente, y le preguntó: 

  ¿En que trabajas? - Y el señor le dijo: -Soy acróbata y malabarista en un circo. - El padre le dijo: No sé qué es eso, ¿podrías hacerme una demostración? – Y el señor, frente al confesionario, se puso a hacer unas maromas, volteretas y saltos mortales. 

   Unas señoras que estaban en la fila, esperando para confesarse lo vieron y, asombradas, una le dice a la otra: Con estas penitencias que ponen ahora, ¿quién se va a confesar? ¡¡¡Y nosotras que no trajimos pantalón!!! 

El malabarista: [La vida sin sacrificio pierde mérito]

 

   La guardia civil detiene a un viajero en la carretera, y después de pedirle la documentación, le piden que abra el maletero. Observan en el interior un maletín negro y le preguntan que lleva. Esta contesta que herramientas de trabajo.

 

– Abra el maletín. Así lo hace y llevaba siete machetes. – ¿Esto son herramientas de trabajo? – Mire usted agente: es que yo soy malabarista y hago juegos con los cuchillos en un circo. – ¡Haga una demostración!


   El malabarista toma los machetes y empieza a lanzarlos hacia arriba y a todos lados con gran destreza, 


recuperándolos en sus manos cada vez que los tiraba. 


   Pasa un señor con la mujer en el auto, se queda mirando y le dice a la mujer: 

– Mija… ¿Has visto lo difícil que están poniendo la prueba del alcohol?

 “Jesús es mi Salvador”: La respuesta perfecta: [Misa con niños] 

   Un niño de 10 años, -que no era muy buen estudiante-, estaba a punto de ingresar a los exámenes de fin de año. Otro niño lo notó que estaba muy nervioso y le preguntó: “Qué, ¿te preocupan las preguntas?” A lo que el niño le respondió: “No. Lo que me preocupan son las respuestas”.

¿Ser cristiano, por un día? [Para misas con niños]

   Un niño de 5 años va a su primer día de clase a la escuela, con mucha pereza. Al regreso, sus padres le preguntan: ¿Cómo te fue? Y él respondió: mal porque me toca ir mañana. 

Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 23° Domingo del Tiempo Ordinario, 9 de Septiembre 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 10 sept. 2018 11:15 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 10 sept. 2018 11:50 ]

El bastón del profeta Elías 

   Dicen que al profeta Elías le gustaba pasear por las calles del pueblo disfrazado. Quería observar de cerca a la gente. Un día se disfrazó de mendigo: ropas sucias y rotas. Fue a llamar a la puerta de una gran mansión. Se celebraba una gran fiesta. Cuando el dueño lo vio, sucio y andrajoso, lo despachó tirándole la puerta. Elías se marchó. 

   Volvió más tarde, ahora lujosamente vestido: traje, camisa de seda, sombrero, y un bastón con empuñadura de oro. Cuando llamó a la puerta fue recibido con todos los honores y sentado en la mesa de honor. Todos le miraban con admiración. De repente Elías empezó a llenarse los bolsillos de comida y a derramar el vino sobre su ropa. 

   La gente sorprendida le preguntó por qué se comportaba así. Elías contestó: cuando vengo como un rico me honran y agasajan, pero soy la misma persona que vine vestido como mendigo. Sólo han cambiado mis vestidos. Ustedes no me recibieron a mí sino a mis vestidos y mis vestidos tenían que ser alimentados. 

   Todos los invitados bajaron la cabeza avergonzados y cuando la levantaron, Elías había desaparecido. En su silla había quedado su bastón con la empuñadura de oro. 

Rana sorda 

  Unas 20 ranas decidieron un día escalar la torre de la iglesia del pueblo. La que subiera hasta lo más alto de la torre recibiría una medalla de oro olímpico. Los vecinos del pueblo se arremolinaron alrededor de la torre para animar a las participantes. La gente gritaba: Eso es demasiado alta. Ninguna lo conseguirá. No pierdan el tiempo. Y se reían de las pobres ranas. 

   Poco a poco iban cayendo a tierra, pero algunas seguían subiendo. La gente gritaba más fuerte: Imposible. Bájense, desistan. Todas cayeron menos una que no se rindió y continuó hasta llegar a la cima. Todos querían saber cómo lo había conseguido y le hicieron muchas preguntas. Su secreto:

Era Sorda. No pudo oír las risas, ni los gritos, ni las críticas de los espectadores. Ella pensaba que la estaban animando.  

León sordo

  

   Un violinista de paseo por África se pierde. De repente se encuentra con un león.
El violinista se acuerda que dicen que la música calma a los animales, entonces empieza a tocar su violín mientras que van llegando más leones, que se empiezan a sentar alrededor del violinista.

 

   El violinista comienza a pensar: "Dios mío, nunca pensé que este violín me pudiera salvar la vida...". De pronto, un león sale de los arbustos, se lanza sobre el violinista y se lo come. Y un león le dice al otro: “ya sabía yo que el sordo nos iba a estropear el concierto!"

Ciego - sordo y mudo: 

   Un cieguito pedía limosna en una esquina. Pasa un turista y al querer colocarle una moneda en el tarro de metal, la moneda pega en el borde y cae. El ciego se agacha la toma y la introduce en el tarro. El turista lo mira y le dice: - Oiga! usted no es ciego; ¡usted es un estafador y anda engañando a la gente, sinvergüenza! El supuesto cieguito, tranquilo, le responde: - Cálmese señor, sucede que el cieguito está enfermo y yo lo estoy cubriendo. - Ah, ¿y usted a que se dedica? - Yo soy el sordomudo de la otra cuadra. 

Mendigo sordomudo: 

   Una señora ve a un mendigo con un letrero que decía así: "Sordomudo, por favor coopere conmigo". La señora le dice: 

   ¡Oiga señor, yo a usted le he visto hablando con la gente! es un mentiroso…Usted no es mudo! A lo que el mendigo le contesta: ¡Cállese y no me grite que tampoco estoy sordo!

Viejitos sordos:

 

  Dos ancianitos se encuentran hablando sobre el envejecimiento: - “Mira, la peor parte se la llevan nuestras mujeres. Además, ellas siempre se negarán a admitir que envejecen y tratan por cualquier medio de esconder sus achaques y su edad” - “¿Sabes que si? Tienes toda la razón” - “Te cuento que encontré un buen truco para hacerles ver sus discapacidades por medio de un jueguito. Si quieres saber si tu mujer se está quedando sorda, colócate a 10 metros de ella y hazle una pregunta. Cuando veas que no te responde, acércate a 5 metros. Después a 2 metros y luego a 1 metro. 

 

   Y si no te responde, ya no le quedará más remedio que aceptar que está sorda” El viejito llega a su casa, se coloca a 10 metros de su señora y pregunta en voz alta: - “Cariño ¿qué hay de cenar?” No recibe respuesta. Se acerca a 5 metros y le pregunta de nuevo: - “Cariño ¿Que qué hay de cenar?” No recibe respuesta; se acerca a 2 metros: - “Mi amor ¿qué vamos a cenar?”. No recibe respuesta. Se acerca a 1 metro de ella - “Mi vida ¿Que qué vamos a cenar?” Y la señora enfurecida se vuelve hacia él y le responde: - “¡¡¡Viejo sordo, te he dicho 4 veces que pollo con papas fritas!!! 

Gallegos 

  Dos gallegos se encuentran en la calle. Uno de ellos iba con su anciana madre y el otro amigo le dice:

 - ¡Manolo, cuánto tiempo que no nos vemos! ¿Qué hay de tu vida?


- Pues aquí estoy con mi madre, que la pobre se ha quedado sorda y ciega. - ¡Qué problema! ¿Y qué… ¿La llevas ahora al médico? - No. Voy a que le corten los servicios de la luz y el teléfono.

1-10 of 323