Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 26° Domingo del Tiempo Ordinario, 30 de Septiembre 2018, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 2 oct 2018 7:15 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 2 oct 2018 7:29 ]


La verdad y el ratón:

 


   Algún fabulista escribió que la verdad es como un pequeño ratón que escapa de nosotros. 


   Es diminuto, gris, casi imperceptible, y sin embargo corremos detrás de él, y cuando creemos que ya lo hemos cogido, se escapa y se esconde. 

Responsables de los demás: [Quien escandalice a uno de estos pequeños…] 

   Una mujer mayor de edad decía que no veía nada mal en tener un novio a aparte de su esposo. “Los dos somos adultos, ya sabemos lo que hacemos. Es completamente natural, ella dijo.”. Como nada la hacía recapacitar, una amiga suya que llevaba muy bien su hogar, le preguntó: ese es el ejemplo que quiere que sigan sus hijas y nietos. ¡Ella agachó el rostro y se calló…! 

Recompensa divina: [Aún un vaso de agua tiene sabor a Dios.] 

   Un soldado en el frente de guerra le dijo a su teniente: ''Mi amigo no ha regresado del campo de batalla, señor. Solicito permiso para ir a buscarlo''. ''Permiso denegado -replicó el oficial-. No quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto''. 

   El soldado, haciendo caso omiso de la prohibición, salió, y una hora más tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo. El oficial se puso furioso y exclamó: ''¡Ya le dije yo que estaría muerto! ¡Y con usted herido, ahora perderé a dos hombres! Dígame, ¿merecía la pena ir allá por un cadáver?''. 

   Y el soldado, moribundo, respondió: ''Claro que sí, ¡señor! Cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo decirme: ¡Estaba seguro que vendrías por mí!''. ¡Un amigo es aquel que llega cuando todo el mundo se ha ido! 

¡El Ferrari [Nos importa sólo material!]

 

Va un Ferrari a 250 Km/h por una carretera de vereda y, desafortunadamente, por la velocidad se choca. El coche destrozado, el hombre aprisionado entre los hierros y con gravísimas heridas... Y llega la ambulancia. Tras largo rato, suben al hombre, inconsciente, en la ambulancia y se lo llevan a toda velocidad hacia el hospital.

 

El hombre empieza a recobrar el sentido: -¡Mi Ferrari! ¡Mi Ferrari! ¿Qué le ha pasado a mi Ferrari? - ¡Mi Ferrari! ¡Mi Ferrari! ¿Qué le ha pasado a mi Ferrari? El enfermero, ya cansado que le pregunten por el Ferrari, le dice: - ¡Basta ya del Ferrari! Ha tenido un accidente gravísimo, ha perdido el brazo izquierdo... y ¡sólo se preocupa por el carro! - ¿El brazo izquierdo? ¡Y mi Rolex! 

Puntos de vista: [Saber descubrir a Dios en los detalles]

   Estaba sentado Jaimito en clase resolviendo problemas de Matemáticas cuando su profesora le pidió que respondiera una sencilla pregunta: - Jaimito, si hubiera 5 pájaros posados en un palo y le disparas a uno con una pistola, ¿cuántos pájaros quedarían? - Ninguno, contestó Jaimito, porque si le diera a uno, el resto saldría volando. - Bueno, la respuesta que estaba buscando era…cuatro, dijo la profesora, pero me encanta tu punto de vista. 

   Entonces Jaimito dijo: - Tengo una pregunta para usted, señorita. Si hubiera tres mujeres sentadas en un banco comiendo helado, uno de piña, otro de fresa y el otro de mora... 

   ¿Cuál de ellas sería la casada? - La profesora pensó… (De piña debe ser para la niña, de fresa para la joven y de mora para la señora)….

   Y entonces respondió: - Bueno, pues la que está comiendo el helado de mora. - No, dijo Jaimito, la casada es la que lleva el anillo de bodas en el dedo…Pero me encanta tu punto de vista, señorita.

El perro más grande. [Impedir a como dé lugar. ¡Ese no es de los nuestros ¡] 

   Tres amigos discutían de quien tenía el perro más grande. Pablo dice: Yo tengo un gran danés que me llega hasta el pecho. Dice José: - ¡Yo tengo un mastín tibetano que mide 2 metros! Y Camilo, por no dejarse, les dice: - ¡Pues yo tengo un perro que mide 20 metros! - Se quedaron sorprendidos. Entonces Pablo propone: traigamos mañana nuestros perros a ver quién tiene la razón. Camilo estaba preocupado porque ni siquiera tenía perro, entonces decidió ir a una tienda de mascotas para buscar uno, pero no había perros y menos de 20 metros. Se queda mirando hacia un acuario y encuentra una tortuga gigante y decidió comprarla. 

   Al día siguiente se encuentran los tres amigos. Pablo con su gran danés y José saca de su auto un perro más grande que el de Pablo, pero no mide los 2 metros. Camilo saca su tortuga. Sus amigos se quedan mirando atónitos y le preguntan: -¡¿Y eso…qué es Camilo?...Les contesta:  -Pues como mi perro mide 20 metros y no lo pude traer, tan solo traje una garrapata que tenía detrás de la oreja.

La rana diferente.  [¿Por pensar distinto, hundimos al otro?]. 

   Cuatro ranas estaban sentadas en un tronco que flotaba en la orilla del río. Súbitamente, el tronco fue sorprendido por la corriente y se deslizó lentamente río abajo. Las ranas quedaron embelesadas pues nunca habían navegado. 

   Entonces la primera rana dijo: éste es un tronco maravilloso. Se mueve cual si estuviera vivo. Jamás conocí un tronco así. La segunda rana dijo: no mi amiga, ese tronco es como todos los troncos y no se mueve, lo que pasa es que el río va hacia el mar y lleva al tronco y a nosotras. La tercera rana dijo: no es el tronco ni el río que se mueven.    El movimiento está en nuestro pensamiento.    Y así discutieron quién tenía la razón sin ponerse de acuerdo. Entonces le pidieron la opinión a la cuarta rana que había estado en silencio. Ella dijo: Cada una tiene razón. El movimiento está en el tronco, en el agua y en el pensamiento. Las tres ranas quedaron muy enfadadas por no darle la razón a ninguna, entonces ocurrió algo extraño: las tres ranas se unieron y arrojaron la cuarta rana al rio.
ĉ
Diseño Web Santa Ana Centro Chía,
2 oct 2018 7:15