Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 34° Domingo del Tiempo Ordinario, 22 de Noviembre de 2020, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 24 nov 2020 16:44 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 24 nov 2020 16:44 ]

Aprender otro lenguaje: [El amor, lenguaje en que seremos examinados] 

   Una vez una rata que estaba atravesando pausadamente una cocina seguida por sus seis pequeños ratoncillos, de repente se encontró con un gato grande de aspecto furioso. Mamá rata se quedó petrificada. En seguida se sobrepuso al susto y lanzó un grito con toda la fuerza de sus pulmones. El gato, en un abrir y cerrar de ojos, desapareció. Mamá rata se acercó a sus ratoncitos y les dijo en voz baja: ¿entienden, ahora, mis ratoncitos ahora porqué es muy importante aprender un segundo idioma? 

¡El guía! [Jesús, guía y camino cierto y sacrificado] 

   Unos comerciantes tenían que atravesar un peligroso desierto, y por ello contrataron a un famoso guía para que los ayudara. Después de varios días de camino, se encontraron con un gran ejército que rodeaba una horrible estatua a la que ellos llamaban dios. Los soldados detuvieron al grupo de comerciantes y les pidieron que sacrificaran a una persona ante su divinidad. Si no lo hacían, todos morirían inmediatamente. Los comerciantes discutieron el asunto y se dijeron: -No podemos sacrificar a ninguno de los nuestros, porque somos amigos hace mucho tiempo; así que ofreceremos en sacrificio al guía. Después de haber inmolado al pobre hombre a los pies de la estatua, siguieron la marcha, y como ninguno conocía el camino para salir de aquel lugar, todos murieron de sed y de hambre. 

El americano y el Rey. [Jesús Reina en su amor cercano] 

   Cuentan que hace años, un soldado americano que viajaba en un autobús en Suecia, le dijo al hombre que iba sentado junto a él: “América es el país más democrático del mundo. Cualquier ciudadano puede ir a la casa blanca a ver al presidente y discutir los problemas con él”. Y el hombre le contestó: “Eso no es nada. En Suecia, el rey y la gente viajan en el mismo autobús”. Cuando el hombre se bajó del autobús, le dijeron al americano que su compañero de asiento era el mismísimo rey Gustav Adolf. 

Estuve enfermo y fuisteis a verme

   Cuenta la historia que un anciano perdió el conocimiento en la calle y fue llevado de emergencia a un hospital. Después de hacer algunas indagaciones, la enfermera pareció localizar al hijo del anciano, un marino que estaba en otra ciudad. Cuando el marino llegó al hospital, la enfermera le dijo al anciano: “su hijo está aquí”. El anciano, sedado por tanta medicación, levantó su brazo tembloroso. El marino tomó su mano y la tuvo entre las suyas por varias horas. De vez en cuando la enfermera le sugería al marino que se tomara un descanso, pero él rehusaba. Cerca de la madrugada, el anciano falleció. Luego que murió, el marino le preguntó a la enfermera: - ¿quién era ese hombre? La enfermera le preguntó: - ¿Luego no era tu padre? - No, dijo el marino, pero vi que se estaba muriendo y en ese momento él necesitaba un hijo y por eso me quedé. 

Despistados: [Para el examen de la vida, que no nos encuentren fuera de lugar] 

   En una fiesta que estaba muy divertida, con mucho vacilón, parranda y trago, se llega la hora de servir la comida. La anfitriona se levanta y dice: - ¡Les ruego su atención! - ¡Los invitados de la novia a la derecha, por favor! La mitad de los invitados pasaron a la derecha. - ¡Ahora los invitados del novio a la izquierda, por favor! - La otra mitad pasó a la izquierda. – Muy bien - ¡parranda de colados…! - Todos se me van de aquí porque esto es un bautizo! 

Saber volar y nadar. [Cristo Rey: punto de encuentro definitivo]

   Un avión cayó al mar y el capitán dijo: - Los que sepan nadar, colóquense al lado derecho. Los que no sepan nadar, al lado izquierdo. Pasajeros del lado derecho, hagan el favor de nadar hasta esa la isla más cercana. Pasajeros del lado izquierdo: “nuestra línea aérea les agradece su confianza. Gracias por volar con nosotros”. 

Avisos parroquiales mal dados: [Con cristo Rey, siempre ganaremos] 

   Al final de la Misa, el párroco de la parroquia de Santa Lucía (que queda justo en frente de la parroquia de Cristo Rey), - y como estaban en la semana deportiva en todo el sector. – con el deseo de animar a los fieles-, hizo el siguiente aviso: “El torneo de baloncesto del barrio, continuará este próximo miércoles por la tarde con el partido que nuestra parroquia de Santa Lucía jugará contra la parroquia de Cristo Rey. - ¡Invito a todos los fieles para hacer fuerza y derrotar a Cristo Rey! 

Cristo: Rey y juez bondadoso

Como el juez prometió ser indulgente con ocasión de la navidad, le pregunta a un acusado: - Hombre! bienvenido a mi juzgado, ¿De qué se le acusa? ¿Quiere un café? ¡Guardias, tráiganle un café! - Señor, me acusan haber hecho mis compras navideñas con anticipación. - Hombre, pero eso no es un delito, ¿Con cuánta anticipación las compró usted? - Antes de que abrieran la tienda. 

Abuelito pretensioso: [Cristo Rey: Juez en la verdad].

   Pepe y Manolo son dos amigos de la tercera edad que se veían en el parque todos los días para alimentar a las palomas, observar a las ardillas, discutir los problemas del mundo, etc. Pero un día Pepe no llegó. Manolo no se preocupó mucho pensando que quizá estaba resfriado o algo parecido. Pero después de una semana, Manolo realmente se preocupó; no sabía dónde vivía Pepe, por lo que no podía averiguar qué le había pasado. 

   Pasado un mes, Manolo fue al parque y sorpresa; allí estaba Pepe. Manolo se alegró tanto de verlo que le dijo: Por lo que más quieras Pepe, dime qué te pasó. Pepe le contestó: He estado en la cárcel. ¿En la cárcel?, replicó Manolo. ¿Qué te pasó? Bueno, dijo Pepe, ¿conoces a Filomena, la linda camarera rubia de la cafetería donde voy a menudo? Claro, dijo Manolo... La recuerdo. ¿Qué pasa con ella? Bueno, un día me demandó por acoso. A mis 87 años, yo estaba tan orgulloso que cuando fui al juzgado, me declaré culpable. ... Y ese Juez me condenó a 30 días de cárcel, pero por mentiroso. 

Reino de la verdad y la justicia

   El patrón de una quinta estaba harto de saber que su criado le robaba el maíz. Hasta que un día, divisa de lejos a su criado, con un costal repleto y le pregunta: - ¿Qué llevas en ese saco? El criado responde: -Pescado, patroncito. - ¿Y para hacer qué? El criado responde: - ¡Para hacer tamales! 

Examen final [El Juicio final, será un examen frente a Jesús] [Para misa con niños]

   Luego de presentar los exámenes finales, Jaimito llega a su casa. Su papá le pregunta: – ¿Qué tal te fue mijito? – No se papá, pero el maestro que me hizo el examen era muy religioso. - ¿Y eso por qué lo dices? – Porque mientras corregía mi examen decía: ¡Ay Dios mío! ¡Santa Madre de Dios! 

Exámenes finales de frutas. [Para misa con niños]


   Primer acto: una piña saca 3 en el examen final. Segundo acto: una fresa saca 4 en el examen final. Tercer acto: la ciruela saca 6 en el examen final. ¿Cómo se llama la obra? - la ciruela pasa. 

Hijo pretensioso: [Imitar a Jesús, pero en la humildad] [Misa con niños]

   Un niño, hijo de un famoso presidente argentino le dice a su padre: Papá, cuando yo sea grande, me gustaría ser como vos. El papá, todo vanidoso le dice: Eso me parece muy bien hijo…y como para qué - ¿Como para ser tan grande e importante como yo? - El hijo le responde: - claro que no papá, quisiera ser como vos, para tener un hijo como yo…

 

ĉ
Diseño Web Santa Ana Centro Chía,
24 nov 2020 16:44