Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 3° Domingo de Adviento, 15 Dic, 2019, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 22 dic 2019 12:57 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 22 dic 2019 13:12 ]

Adviento: El día antes de Navidad. [Como niños detrás de una puerta] 

   Hay un cuadro titulado “El día antes de Navidad”, que describe cuatro niños felices ante una puerta. Detrás de la puerta algo misterioso está pasando. Uno, ansioso mira por el agujero de la cerradura. Otro escucha atentamente para oír algo. Los otros dos pequeños sonríen maravillados porque intuyen que algo grande está pasando o va a pasar. 


Papá, es el padre. [Jesús nos trae la Salvación. ¿Le abrimos el corazón para que entre?

 

   En la parroquia, fui a visitar a un enfermo. Llamé a la puerta, la abrió un joven y este le dice al papá: “papá, es el padre”- Y alguien, desde dentro, contesta: “déjenlo entrar, que siga”. Esa frase la escuchamos los sacerdotes de seguido. Quizá no me conocían, ni sabían mi nombre porque estaba recién llegado, pero si sabían que era el sacerdote, y que iba a consolar el corazón de un enfermo…Entonces me abrieron la puerta de par en par.


 “Os anuncio una gran alegría. [La grandeza de las alegrías pequeñas].

 

   Un sacerdote visitó una vez un señor bien acomodado. Tenía una casa bella con hermoso jardín. “Tu familia debe estar muy feliz con esta casa tan bella”, le dijo el sacerdote. “Si”, dijo el hombre, pero con cara triste. Mire ese montón de arbustos, dijo el señor: Yo pago bien, pero los cuidan mal. El mismo sacerdote, tiempo después, fue a una vereda, a visitar a la familia de don José, quien le pidió bendecir su casa.

 

   Era una choza de adobe: Don, lleno de alegría y con una sonrisa amplia, le dijo: “Padre, hemos ahorrado todo el año para comprar este techo de lámina, le pedimos el favor de bendecir nuestra casa”. El sacerdote los bendijo a ellos, les bendijo su humilde casa y quedó sorprendido por la alegría de aquella humilde familia.

 Preparar el camino del Señor: 

   Un anciano iraquí, con finca en Chicago desde hace más de 40 años, quiere plantar patatas en su terreno, pero arar la tierra es un trabajo muy pesado para él. Su único hijo, Ahmed, está estudiando en Francia. El hombre le manda un mail explicándole el problema:

   “Querido Ahmed: no voy a poder plantar mi terreno con patatas este año. Estoy muy viejo para arar la tierra. Si tú estuvieras aquí, sé que tú removerías toda la tierra por mí. Te quiere, tu papá. “. 

   Al día siguiente recibe un mail de su hijo: Querido papá: Por lo que más quieras, no toques ese terreno. Ahí es donde tengo escondido aquello, lo que sabemos. Te quiere Ahmed. “A las 4 de la mañana aparecen la policía, agentes del Fbi, de la Cia, los Rangers de exas, los Pawer Ranger, Steven Seagal, Arnold Schwartezneger, el hombre araña, supermán con su mirada de rayo láser, y el capitán América, que removieron cada centímetro todo el terreno buscando materiales para construir bombas, ántrax, droga, o lo que fuera. 

   Pero no encuentran nada y se fueron. Ese mismo día, el hombre recibe otro mail de su hijo: Querido papá: Seguramente la tierra ya estará perfectamente removida y lista para plantar las patatas. Es lo mejor que pude hacer por ti, dadas las circunstancias. Te quiere Ahmed. 

Cálmate Manuel: [Ejercer la paciencia aguardando la venida del Señor] 

 

  Va por la calle un señor empujando un cochecito, y el bebé que lleva llorando a pleno pulmón, zapateando y haciendo una pataleta tremenda. Todos los que pasaban se quedaban mirando cómo lloraba. El señor seguía empujado el cochecito y no paraba sino decirle: Manuel cálmate, cálmate Manuelito, ten paciencia Manuelito; por favor cálmate Manuelito. 

   Una señora asombrada, se detuvo a verlo y le dice: Señor, estoy maravillada: Mientras todo el mundo se detiene a ver porqué llora su niñito o normalmente lo regaña; veo todo lo contrario; yo me detuve admirándolo a usted, para agradecerle por esa ternura con la que se dirige a su hijito, diciéndole: “Cálmate Manuelito”, y otras palabras bellas. Lo felicito. Y el señor le contesta: “No señora, Manuel, soy yo”

Inventando excusas

   Este policía detiene a un tipo que maneja dando zigzag sospechando que está en estado de embriaguez. El policía le ordena que sople para analizar su nivel de alcohol. El tipo se niega: Oh no, oficial, no puedo soplar. Padezco de asma crónica, y podría morir de un ataque de asma. Bueno, - dice el policía - pues vamos al cuartel para tomarte una muestra de orina. 

   El tipo protesta otra vez: No, no tampoco puedo hacer eso porque soy diabético y si orino me daría un bajón de azúcar y podría morir. Pues iremos al cuartel a tomarte una muestra de sangre para ver qué nivel de alcohol tienes en la sangre. Tampoco puedo hacer eso, soy hemofílico y podría morir desangrado. En su último intento el policía le dice: Está bien, bájate del carro y camina por esta línea blanca. Tampoco puedo hacer eso, oficial. ¿Y cuál es la excusa ahora? Pues, ¿acaso no ve que estoy borracho?

ĉ
Diseño Web Santa Ana Centro Chía,
22 dic 2019 12:57