Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 4° Domingo del Tiempo Ordinario, 31 Enero de 2021, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 31 ene 2021 13:37 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 31 ene 2021 13:37 ]

El ejemplo y la autoridad comienzan por casa

 

   Una mujer fue con su hijo a ver a Gandhi. Gandhi le preguntó qué quería. La mujer le pidió que por favor le ayudara a que su hijo dejara la manía de comer azúcar. Gandhi le contestó: tráigalo en quince días. Dos semanas más tarde la mujer volvió con su hijo. Gandhi se volvió y le dijo al niño: “deja de comer azúcar”. La mujer muy sorprendida le preguntó: Esperé quince días, y ¿usted, solamente le dice eso? ¿Acaso no podía habérselo dicho hace quince días? Gandhi contestó: no, porque hace quince días yo también comía azúcar.

 

Ser y tener autoridad «Todos se quedaron asombrados de su autoridad».

 

  En mayo de 1972, las agencias internacionales comunicaban una triste noticia: Un perturbado mental había golpeado la Pietá de Miguel Ángel, causándole serios destrozos. Hubo conmoción mundial. Sin embargo, si Miguel Ángel Buonarrotti hubiera hecho lo mismo, nadie le habría reprochado, porque él era su autor y tenía autoridad sobre ella. Así mismo, Dios, es el único que tiene autoridad sobre las obras de sus manos.

 

La humildad es la mejor autoridad.

 

   Un representante del gobierno como funcionario del Ministerio de Medio Ambiente y recursos Naturales, visita oficialmente una finca en las montañas y habla con su dueño, un campesino ya entrado en años y muy sabio. El funcionario le dice al dueño que desea inspeccionar sus recursos de agua. El anciano le dice: Sí, pero le pido que por favor no pase por el terreno cercado. El representante, demostrando su autoridad, como digno miembro del gobierno, se tornó un tanto arrogante e insolente con el humilde anciano, diciéndole:
¡Vea mi hermano! ¡Yo tengo la máxima autoridad del gobierno que cabalmente represento, y este CARNET, óigame bien, ¡este CARNET, me califica para ir donde yo quiera, meterme en cualquier terreno o finca que yo quiera, con permiso o sin permiso dueño, sea de quien sea! ¿Me ha entendido o es que no me he sabido explicar? - El anciano campesino simplemente se encogió de hombros y siguió con sus quehaceres.

 

   Pasado un rato, el campesino escucha unos gritos y logra ver al empleado del gobierno corriendo por su vida, seguido muy de cerca por un enorme toro bravo. El toro va ganándole terreno y el tipo, visiblemente aterrado pide ayuda a todo pulmón. El campesino de inmediato deja todo lo que estaba haciendo, corre hasta la cerca y le grita: ¡El Carnet... muéstrele el Carnet…!

 

Doctor experto: [No jugar con el que tiene autoridad] 

   Va Jaimito por la calle y ve el letrero de un local que dice: "Doctor que cura todo tipo de enfermedad... Si no lo curamos le devolvemos el triple de su dinero" - Jaimito piensa y dice: -Ah... Yo voy por dinero extra. Pasa y a los minutos lo atiende el doctor: -A ver joven... ¿Qué lo aqueja?  -Doctor, tengo días en que no siento el gusto en nada de lo que como y tomo, todo me sabe igual... -Ok. Son 20 mil pesos. -Enfermera, por favor, dele una cucharada del frasco número 23 al paciente... le dan la cucharada y Jaimito dice: - ¿Qué es esto? Esto sabe a "diablos", - ¿Lo ve? ¡Ya está curado! 

   Ya reconoce los sabores…  Jaimito sale todo enojado y sin el dinero extra; vuelve a la semana siguiente pensando que esta vez sí habrá dinero extra… vuelve y le dice al doctor: -Doctor, he venido porque tengo problemas de memoria, todo se me olvida. -Ok. Son 50 mil pesos… enfermera por favor, dele al paciente una cucharada del frasco número 23. - ¿Qué? ¿El 23? ¿Usted me va a dar ese jarabe que sabe a diablos y, además me cobra 30 mil pesos de más?  - ¿Ve? - ¡Volví a curarlo, ya recuperó la memoria! 

Autoridad de Madre

 

   Un niño le dice a su mamá: - ¡Mami yo quiero salir! - ¡No niño, usted no va a salir!  El niño más desesperado dice: - ¡Ay mami, yo quiero salir, yo quiero salir! – Dice la mamá: - ¡No, no vas a salir, y no olvides que soldado advertido muere en la guerra…! Y el hijo le dice: -Mami ese dicho no sale…Y la mamá contesta: - ¡Y tú tampoco!

 

Ansias de autoridad: 

   Un jefe de una sección de una empresa, hombre suspicaz y quisquilloso, se quejaba ante la junta directiva porque, según él, los empleados no le tenían el debido respeto, ni acataban su autoridad. Una tarde al salir del trabajo se dirigió a un almacén: «Todo a un euro» y se compró un letrero con esta inscripción: – «Aquí mando YO» Muy satisfecho lo colgó en la puerta de su despacho. Poco más tarde, pegada, en la misma puerta, encontró una nota que decía: – «Llamó su esposa. Dice que le devuelva SU cartel»

ĉ
Diseño Web Santa Ana Centro Chía,
31 ene 2021 13:37