Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 4° Domingo del Tiempo Ordinario, 3 Febrero 2019, Ciclo C

publicado a la‎(s)‎ 4 feb. 2019 7:40 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 4 feb. 2019 7:55 ]


El sombrero. [Jesús, norma y medida de lo que podemos ser]

   Cierta vez, en Paris, la esposa de un diplomático tenía que asistir a una importante recepción en el Palacio del Elíseo y se lamentaba de no tener un sombrero adecuado a su nuevo vestido. Acudió al mejor modista de Paris y la atendió una empleada, que le mostró los mejores sombreros. Pero ninguno encajaba con el gusto de la señora.

 

   A punto de marcharse, decepcionada, preguntó por el creador, artista de la boutique, quien, saliendo amablemente, se interesó por la calidad, el color y las características del vestido que la señora iba a lucir en la fiesta. Debidamente informado por la dama, desplegó un gran trozo de amplia cinta de seda.

 

   Hizo un hermoso lazo y lo sujetó, adaptándolo a la cabeza de la señora, quien, muy satisfecha, exclamó: - ¡Éste es el sombrero que yo deseaba! ¡Muy bien!, ¿Cuánto le debo? -Son mil euros, madame. La reacción de la señora fue inmediata: -Pero ¿cómo? ¿Mil francos por un trozo de cinta? El artista, imperturbable, deshizo el sombrero que había creado y, envolviendo delicadamente la cinta, con la mejor de sus sonrisas se lo ofreció a la dama diciendo: Madame, el trozo de cinta de seda es gratis.

La autoridad del anciano: [Jesús, camino seguro y punto de encuentro]

   En cierta ocasión, un joven entró en un bosque para cazar y se perdió. Pasó mucho tiempo buscando el camino para salir de allí, hasta que se encontró con un anciano. El joven y el anciano se presentaron y el anciano le dijo que llevaba treinta y cinco años perdido en ese bosque. Al oír aquello, el joven comentó: - “Entonces, usted no sabe por dónde se sale” Y el anciano le respondió: - “Bueno, tal vez no sepa por donde se sale, pero sí sé por dónde no se debe salir… Y eso te puede ahorrar treinta y cinco años de búsqueda.” Jesús, es el camino…No obstante a muchos tal vez nos estorbe y preferimos senderos tortuosos.

Depende de la manera. [Acomodarnos a Jesús…O acomodarlo a nuestro capricho?] 

   Un rey soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó llamar a un sabio para que interpretara el sueño. -¡Qué desgracia mi Señor! - exclamó el sabio - Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de su majestad. -¡Qué insolencia! - gritó el Rey enfurecido - ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!. Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos. 

   Más tarde ordenó que le trajeran otro sabio y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Rey con atención, le dijo: -¡Excelso Rey! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que su majestad sobrevivirá a todos vuestros parientes. Se iluminó el rostro del rey con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro. Cuando el Sabio salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado: - ¡No es posible! 

  La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que la del primer Sabio. No entiendo porque al primero le castiga con cien latigazos y a ti te premia con cien monedas de oro. Y el sabio respondió: -Recuerda bien, amigo mío - que ¡todo depende en la forma como lo digas…! 

Receta del pollo: [Cristo no es una receta del cual escojo lo que me gusta]

  1. Un Pollo fresco de mínimo 2 Kgs.
  2. Rellenarlo con variedad de verduras sazonadas con ajo, sal y romero.
  3.  Cubrir la bandeja en que se horneará con papel aluminio y precalentar el horno a 350 grados.
  4. Bañar el pollo con 1 taza de ron, brandy, coñac, whisky, vodka, vino tinto, vino blanco, cerveza clara y oscura, y cubrirlo muy bien con el papel aluminio. 
  5.  Se hornea el pollo a 325 grados durante unos 25 minutos.
  6. Se saca el pollo del horno. 
  7. Se deja enfriar por 5 minutos.
  8. Tiras el pollo  y te tomas el caldito.

 ¿Ya salió el sol?: [Querer ver sólo lo que nos conviene!]. 

   En un establo, un joven zarandeó a su compañero, despertándolo, y le dijo: "sal fuera y dime si ya amaneció y comprueba si ya salió el sol." El hombre salió y vio que todo estaba muy oscuro. Volvió al establo y explicó: "oye, está todo tan oscuro que no puedo ver si el sol ha salido". "¡cómo eres de bruto! -exclamó el compañero - ¿Acaso no puedes encender la linterna para ver si ya salió el sol?".

Seguir al Señor, pero le exija a los demás.


   Un socio le dice al otro: - Compadre, nos acaban de robar el negocio. ¿Sí? - Y qué se robaron? ¡Se robaron tu parte!

El Señor nos busca y nos escondemos [Apocalipsis 3,20 y Génesis 3,10]

   Un sacerdote fue a visitar a un enfermo. Tocó a la puerta, pero no le abrieron. Antes de retirarse, tomo su tarjeta, escribió en ella: "Apocalipsis 3, 20" y la dejó pegada a la puerta.  El lunes siguiente, en la colecta del domingo, encontraron la tarjeta del padre.

 

   Junto a su cita bíblica habían añadido otra: "Génesis 3,10". El padre pronto descubrió el buen sentido del humor de su feligrés: Apocalipsis 3,20, dice: "Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre, entraré en su casa..."Y Génesis 3,10 dice: "Te oí andar por el jardín y tuve miedo, porque estaba desnudo y por eso me escondí."

 

ĉ
Diseño Web Santa Ana Centro Chía,
4 feb. 2019 7:40