Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, 4° Domingo de Pascua, 25 Abril de 2021, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 26 abr 2021 17:24 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 26 abr 2021 17:26 ]

Una oveja ante el tribunal: [Escuchar la voz de quienes nos aman] 

   Cuentan que un humilde pastor fue arrestado por haberse robado una oveja. Él juraba que era inocente, que la oveja era suya y que hacía días que la echaba de menos. Cuando el caso fue llevado ante el juez, éste perplejo, no sabía cómo resolverlo. Finalmente decidió que trajeran la oveja a la sala y mandó al acusador que saliera de la sala y desde la puerta llamara a su oveja.

   La llamaba insistentemente, pero la oveja no respondió a su voz, sólo levantaba la cabeza asustada. El juez, luego mandó salir al acusado, para que desde la puerta llamara a la oveja. Cuando éste comenzó a llamarla, la oveja saltó y corrió hacia la puerta. Estaba claro que la oveja conocía la voz de su amo. El juez declaró el caso cerrado. 

Salmo del buen pastor 

   “En una sala un reconocido lector deleitaba a los demás recitando trozos de libros famosos. Un sacerdote estaba allí y en un momento de descanso le preguntó si podía recitar el salmo del Buen Pastor. El declamador le respondió: Claro que puedo y lo voy a declamar, pero, como condición, después de que yo lo recite también usted lo hará. El sacerdote aceptó con gusto. La declamación del artista fue preciosa, entusiasta. Una lluvia de aplausos cerró su presentación. 

   Luego fue el turno del sacerdote. Declamó el mismo salmo 23 de memoria. Al terminar no hubo aplausos, sólo un profundo silencio. A algunos se le aguaron los ojos. Pasados unos instantes el declamador se levantó y dijo: “Ustedes acaban de presenciar algo muy grande. Hubo una gran diferencia: Yo declamé el salmo del pastor de manera perfecta, porque sé utilizar muy bien las palabras y las formas, pero sólo el sacerdote nos ha sabido transmitir la esencia del salmo, porque él conoce al Pastor”. 

Pastor presumido: 

   Un pastor encuentra 5 huevos en una caja de zapatos con $10,000 dólares. Le pregunta a su esposa: ¿porqué 5 huevos ahí? – y ella le dice: yo me propuse colocar un huevo por cada mal sermón que dieras y un dólar por cada buen sermón. De inmediato el pastor dedujo que los 10.000 dólares eran por todos los buenos sermones. Entonces airoso y presumido le pregunta: - ¿y qué me dices de los 10.000 dólares? – Ella le explica: es que cada vez que yo juntaba una docena de huevos, los vendía. 

Sacerdote evangelizador [No faltan los enemigos en la misión] 

   Un día un sacerdote salió a evangelizar a unas montañas lejanas. De regreso a la parroquia, cansado y con mucha hambre, miró a lo lejos una cabaña donde había muchas manzanas en el jardín; él las miró y dijo: ¡Qué delicia! – Y acercándose, tomó una. Estaba a punto de comérsela, cuando se acordó que había que darle gracias a Dios por el alimento de cada día. Entonces, oró diciendo: “El Señor es mi Pastor, nada me faltará…El dueño de la casa salió con una escopeta en la mano y apuntándole le dijo: “Y en verdes pastos te hará descansar”. 

El Pastor y el Padre [ ¿Un solo rebaño?] 

   Un pastor evangélico se reunía en el camino, todos los días con un sacerdote católico para ir a evangelizar a un pueblo. Cada uno iba sobre un burro. En el trayecto los dos se hacían bromas permanentes, tratando de incomodar el uno al otro por su religión. Un día el Padre llegó a pie y el pastor, con burla, le preguntó: “y su burro Padre”, el Padre contesta: “se murió mijo”. Entonces aprovechando la ocasión, el Pastor le dice: “¿Padre, y no le va a hacer el novenario?”. -Y el Padre le dice: “No mijo, fíjate que era Evangélico”. 

El matemático y el pastor: [El Buen Pastor conoce a sus ovejas] 

   Un matemático pasea por el campo, aburrido y sin nada que hacer. Encuentra a un pastor que cuida un numeroso rebaño de ovejas, y decide divertirse un poco a costa de él. - Buenos días, buen pastor. - Buenos días, Señor. - Solitario oficio, el de pastor, ¿no? - Usted es la primera persona que veo en seis días. - Estará usted muy aburrido. Mire, le propongo un juego. Si yo le adivino el número exacto de ovejas que hay en su rebaño, ¿me regala la que yo escoja? ¿Qué le parece? - Trato hecho dijo el pastor. El matemático observa por encima de las ovejas, murmurando cosas, y en unos segundos dice: 586 ovejas. 

   El pastor, admirado, confirma que ése es el número preciso de ovejas del rebaño. Se cumple en efecto el trato acordado, y el matemático escoge una oveja entre las entre las 586 y comienza a alejarse con la oveja escogida. - Espere un momento, le dice el pastor. ¿Me permitiría una oportunidad de revancha? - ¡Claro, dijo el hombre! -  ¿Qué le parece…Si yo le adivino su profesión, me devuelva la oveja? – Listo, dijo el otro. 

   El pastor sonríe, porque sabe que ha ganado, y sentencia: - Usted es matemático. - ¡Caramba! Ha acertado. Lo que no acierto a comprender, es cómo adivinó el número exacto de ovejas, dijo el pastor. El matemático argumentó: cualquiera con buen ojo para los números podría haber contado sus ovejas. – Sí, sí, respondió el pastor… Ahora, lo que yo que no entiendo –dijo el pastor-, es cómo un matemático, entre 586 ovejas, fue capaz de escoger, para llevarse, justamente el perro. 

Escuchar la voz del Buen Pastor: [Mis ovejas escuchan mi voz] [Para niños]

 

   Iba un tenedor por la calle y, de pronto, vio una hermosa cuchara que iba caminando toda garbosa. El tenedor, emocionado, le gritó: ¡Ey…Cuchara…Cuchara…Cuchara!!! – Y como la cuchara siguió su camino, el tenedor se quedó extrañado, y dijo… ¡Ve, ¡qué raro, parece que NO ES-CUCHARA…!

 

El lorito predicador: [Predicar exige valentía, porque el lobo anda suelto…]

 

   Un lorito fue entrenado para dar un sermón en una iglesia, y le tocaba justo el día del buen pastor. Ya en el púlpito se asustó al ver repleta la iglesia y muy nervioso movía la cabeza de un lado para otro. El entrenador del lorito, al ver que no arrancaba se acercó y en tono fuerte le dijo: “O hablas o te quito las plumas y te hecho al corral de las gallinas”. El loro, inmediatamente comenzó a hablar diciendo: “Hermanos, oremos porque el enemigo anda suelto”. 
ĉ
Diseño Web Santa Ana Centro Chía,
26 abr 2021 17:25