Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Domingo de La Misericordia, 28 Abril 2019, Ciclo C

publicado a la‎(s)‎ 29 abr 2019 17:06 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 29 abr 2019 17:44 ]



Las marcas en sus manos: “Si no veo en sus manos las heridas (...) no creo”


   «¿Qué es lo único que hay en el cielo hecho por manos humanas?» 


«Lo único que hay en el cielo hecho por manos humanas son las heridas que llevó Nuestro Señor Jesucristo».

 

La cera y el barro:

 

   Cuando la cera se acerca al fuego, se ablanda de inmediato. El barro, por el contrario, se endurece. Ante las maravillas de Dios en nuestra vida, a veces nuestro corazón es de cera, otras, de barro.  ¿Qué postura adoptar? Quizá, como Tomás, muchos de nosotros dudamos, pero también como Tomás, creemos en Jesús, a pesar de no haberlo visto todavía. Y lo llamamos con todo el corazón: “ ¡ Señor mío y Dios mío ! ”. 

Cicatrices de Amor: [El Señor, nunca nos suelta de sus divinas manos] 

   En un día caluroso de verano en el sur de la Florida un niño decidió ir a nadar en la laguna detrás de su casa. Salió corriendo por la puerta trasera, se tiró en el agua y nadaba feliz. No se daba cuenta de que un cocodrilo se le acercaba. Su mamá desde la casa miraba por la ventana, vio con horror lo que sucedía. Enseguida corrió hacia su hijo gritándole lo más fuerte que podía. Oyéndole, el niño se alarmó y viró nadando hacia su mamá. Pero fue demasiado tarde. 

   Desde el muelle la mamá agarró al niño por sus brazos justo cuando el caimán le agarraba sus piernitas. La mujer jalaba determinada, con toda la fuerza de su corazón. El cocodrilo más fuerte pero la mamá era mucho más apasionada y su amor no lo abandonaba. Un señor que escuchó los gritos se apresuró hacia el lugar con una pistola y mató al cocodrilo. El niño sobrevivió y, aunque sus piernas sufrieron bastante, aun pudo llegar a caminar. 

   Cuando salió del trauma un periodista le preguntó si le quería enseñar las cicatrices de sus pies. El niño levantó la colcha y se las mostró. Pero entonces, con gran orgullo se remangó las mangas y señalando hacia las cicatrices en sus brazos le dijo: “Pero las que usted debe ver son estas”. Eran las marcas de las uñas de su mamá que habían presionado con fuerza. “Las tengo porque mi mamá no me soltó y me salvó la vida”.

El triunfo de la misericordia

 

   Un hombre muere y va al cielo. San Pedro lo recibe en las puertas del cielo. San Pedro dice: “Así es como funciona. Usted necesita 100 puntos para entrar al cielo. Usted me dice todas las cosas buenas que ha hecho, y le daré un determinado número de puntos, dependiendo de lo bueno que usted haya sido.

 

   Al llegar a 100 puntos, entonces podrás entrar “ -Muy bien – dice el hombre: “¿Yo asistía a la iglesia todos los domingos” – “Eso es bueno, dice San Pedro, tiene de dos puntos” – “¿Dos puntos?”. “Bueno, además, le daba el 10% de todos mis ingresos a la iglesia”- Bueno, vamos a ver, responde Pedro: eso le da otros 2 puntos. ¿Dos puntos? Eso es muy poco.

 

– Ahora ¿Qué tal esto?: “Yo empecé un comedor en mi ciudad y también trabajé en un refugio para mendigos sin hogar

 – “Fantástico, eso es digno de un punto”, respondió Pedro.

– “Todo eso por un solo punto? – le reprocha el hombre”

– Bueno: “Yo estuve casado durante 50 años con la misma mujer y nunca la engañé”.

 

   “ ! Eso es maravilloso”, dijo San Pedro-, “¡eso tiene un valor de tres puntos!  ¡TRES PUNTOS!” grito el hombre: “¡Así como va las cosas, la única manera de llegar al cielo es por la misericordia de Dios!” “¡Adelante! ¡Bienvenido al cielo! – Le respondió San Pedro – “Ahí están tus cien puntos” …

 

El barquero y el erudito: [Jesús: único punto de encuentro seguro].

 

   Un erudito alquiló una barca para cruzar un río caudaloso. Al recibirlo, el barquero se expresó con frases gramaticalmente incorrectas. Después de corregirlo, el erudito preguntó: - ¿Tú no has estudiado gramática? -No señor, soy un iletrado. - ¿Tampoco sabes geografía ni aritmética? – volvió a preguntar el erudito. -No, señor, respondió avergonzado el aludido. -Supongo que tampoco sabrás de historia, literatura o filosofía -interrogó de nuevo el hombre culto.

 

 -No tengo ni idea de nada de eso, soy sólo un barquero ignorante -habló humillado el pobre hombre. - ¡Pues, amigo -sentenció el erudito-, un hombre sin cultura es como si hubiera perdido la mitad de su vida!. Instantes después, la barca, arrastrada por la corriente, fue a dar con unas rocas que rompieron la barca. El barquero preguntó a su pasajero: -Señor, ¿sabe usted nadar? -No –respondió el erudito. -Entonces me temo que va a perder toda su vida, afirmó el barquero. 

El campesino, el perro y el burro [No os espantéis] 

   Una vez un campesino, un burro y un perro iban por el monte. Llevaban tres horas caminando, de pronto se detuvo el burro y le dice al campesino: Por favor patrón, descansemos un poco. El campesino, al escuchar hablar al burro, salió despavorido corriendo, y el perro también. Como a la hora de estar corriendo, el campesino y el perro se detuvieron a descansar y el perro le dice: ¡Uy que susto que nos dio ese burro! ¿No, patrón?

Jesús, estás ahí? [No tengáis miedo] [Misa con niños]

   Un niño tenía miedo a la oscuridad. Una noche su mamá le dijo que saliera al patio y le trajera la escoba. El niño se volvió hacia ella y le dijo: “Mamá, no quiero ir por ahí.” Es de noche. “La madre sonrió tranquilizando a su hijo. “no tienes que tener miedo de la oscuridad”. “Jesús está ahí fuera. Él cuidará de ti y te protegerá”. El niño mira a si mamá y le pregunta: “¿Estás segura de que está ahí afuera?”  “Sí, estoy segura. Él está en todas partes, y siempre está listo para ayudar cuando uno lo necesita”, dijo.  El niño pensó por un minuto y luego se dirigió a la puerta de atrás, la abrió un poco y mirando hacia la oscuridad, dijo: “ ¡Jesús! – Si estás ahí afuera, ¿podría pasarme la escoba? “ 

Lorito asustado. [Misas con niños] 

   Timbra el teléfono en el comando de Policía. – Contestan: - Seguridad publica! – En el otro lado de la línea dicen: - Sr. Policía, venga rápido a la calle Río Amazonas # 234. – El Policía pregunta: - ¿Por qué? ¿Qué pasa? - es que se ha metido un gato. – Y por eso me llama? – Sí Sr. Policía, es que soy el lorito y estoy solo.

Tenían miedo.

   Un hombre está en su cabaña, cuando de repente la puerta se rompe y un enorme hombre lobo entra gruñendo. El hombre grita aterrorizado. En eso el hombre lobo le dice: - ¿Te doy Miedo? - El hombre contesta: - No, ¡miedo ya tengo mucho! 

ĉ
Diseño Web Santa Ana Centro Chía,
29 abr 2019 17:06