Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Domingo Solemnidad Santísima Trinidad, 7 de Junio de 2020, Ciclo A

publicado a la‎(s)‎ 5 jun 2020 16:54 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 5 jun 2020 16:55 ]

Dios es como el azúcar: [Dios da todo el sabor] 

   La Profesora pregunta: ¿Cómo sabemos que Dios existe? Cada uno fue dando su propia respuesta. Pero la profesora, queriendo ayudarles, seguía insistiendo: ¿y cómo saber que Dios existe si ninguno lo hemos visto? Todos se quedaron callados. Para los niños es evidente que lo que no se ve o se toca no existe. 

   Hasta que un pequeño levantó la mano y tímidamente respondió: Señorita. Dios es como el azúcar. Mi mamá me dijo que Dios es como el azúcar en mi leche que ella prepara todas las mañanas: que yo no veo el azúcar que está dentro de la taza en la leche, pero sí ella la saca, queda sin sabor.

Pregunta: ¿Qué le dijo el café al azúcar? – Sin ti, mi vida sería muy amarga… Y nosotros sin Dios… muy amargados… 

El pez anaranjado: [Para misa con niños] 

   Un niño sale entusiasmado de la piscina: -Mami, mami, en el fondo de la piscina hay un pez anaranjado en forma de triángulo. La mamá se sumerge en la piscina a mirar y sale sonriendo: Cariño, no he visto nada.  -Mami, le dice el niño, es que para verlo hay que cerrar los ojos... 

Ama y comprenderás: [Para niños] 

   Le pregunta un niño al maestro sabio: “Maestro, donde está Dios?”. – Y el maestro le responde: “Hijo, Dios está en aquel que le abre el corazón”. Donde reina en el amor, allí hay ojos que saben ver. Si miras con ojos de amor, verás la Trinidad. 

   ¿Por qué empeñarse en saber, cuando es tan fácil amar? Dios no te manda entender, no pretende que su mar sin playas pueda caber en tu mínimo pensar. Dios sólo te pide amor. Dale todo el tuyo, y más, siempre más, con más ardor, con más ímpetu; verás que amándole mejor, mejor le comprenderás. Sólo ama y comprenderás. 

El mar en un pozo: 

   Hablando de la Santísima Trinidad San Agustín explica: “Como cuando un niño abre un pequeño pozo en la arena junto al mar y comienza a pasar con su manito el agua del inmenso mar al pequeño pozo, así es el misterio de la Trinidad: no se puede abarcar. Aunque es inmenso y sublime, de alguna manera cabe en nuestro corazón, si lo pasamos con amor. Mientras haya algo de agua en el pozo, de alguna manera tienes el mar. Trata de tener a Dios en tu corazón, pero no olvides que nunca podrás abarcar todo su misterio. 

Cuestión: La Trinidad es un misterio que supera nuestro intelecto. Intentar abarcarlo, sería como un pobre miope que trata de divisar las costas de África desde Brasil. 

Regalos: [Aprender a amar el Misterio divino]

 

   El hijo de Pilar y Daniel fue bautizado. Luego de enseñarle todo lo sagrado referente al bautismo, le dieron estos regalos: Un caracol: —Para que aprendas a amar el agua. Una jaula, que tenía un pájaro preso y lo soltaron…Para que aprendas a amar la libertad. Le dieron una flor…Para que aprendas a amar la tierra. Y por último, le dieron una botella cerrada con la advertencia: No la abras, nunca, “para que aprendas a amar el misterio”. 

Imágenes pedagógicas: [Tres personas distintas y un solo Dios verdadero]. 

   Tres pliegues en una sola tela, pero no hay más que una tela./ Tres falanges en un dedo, pero no hay más que un dedo./ Tres hojas en un trébol, pero no hay más que un trébol./ Tres flores en un solo tallo: forman el Buganville o trinitario./ Cáscara- clara- yema: forman un sólo huevo./ Escarcha, nieve, hielo…, los tres son agua/////- Papá-mamá-hijos: los tres, son una sola familia. / Rayos- calor –luz: constituyen el mismo Sol./ Fuente- rio- riachuelos: una sola agua./ Compositor- intérprete- director: una sola obra musical./ 

Exceso de velocidad: 

   Dos monjitas van en una moto pasando la curva de la muerte. Un policía ve cómo han pasado sin que se hayan estrellado pues iban como a mil por hora. Las detiene y les dice: cómo es que no se han estrellado con esa velocidad? Y ellas responden: es que vamos con Dios…Y el policía les dice: multa por ir tres en la moto. 

El párroco y el chofer [Misterio escondido y revelado…No improvisado]

   A un párroco, al que invitaban a predicar a muchas iglesias, y al que siempre le conducía el carro el mismo feligrés, durante un viaje, el chofer le dijo: “Mire padre, yo le he oído decir tantas veces el mismo sermón sobre la Santísima Trinidad, que me lo sé de memoria. Le apuesto lo que quiera que yo podría decirlo tan bien como usted”. El párroco le dijo: “listo, te voy a dar una oportunidad”. 

   Antes de llegar a la iglesia intercambiaron ropa; el chofer se vistió de sacerdote y el sacerdote de chofer. Ya en la iglesia el chofer, vestido de sacerdote, dio la charla y lo hizo muy bien. Luego le hicieron algunas preguntas, justo sobre el misterio de la Santísima Trinidad, a la que no sabía qué responder. Como era rápido de reflejos dijo: “la respuesta es muy sencilla y para demostrarle lo fácil que es, le voy a decir a mi chofer que la responda” 

Como Dios es AMOR[…El amor es la clave]. 

   Después de una larga enfermedad, una mujer muere y llega a las puertas del cielo.

   Mientras espera por San Pedro, ella ve a través de las rejas a sus padres, amigos y todos los que habían partido antes que ella, sentados y disfrutando un suculento banquete. Cuando San Pedro llega, ella le comenta: ¡Qué lugar tan lindo! ¿Cómo hago para entrar? – San Pedro le dijo: Yo voy a decirte una palabra. 

   Si la deletreas correctamente la primera vez, entras; si te equivocas, vas directo al infierno. Ok, ¿cuál es la palabra? “AMOR”. Ella la deletreó correctamente y pasó al cielo. Un par de años después, San Pedro le pidió que vigilase los portones por ese día. Para su sorpresa, aparece el que fue su marido. - ¡Hola, qué sorpresa! - dice ella - ¿Cómo estás? - Ah....Pues he estado muy bien desde que falleciste. Me casé con aquella bella enfermera que te cuidó, gané la lotería y me hice millonario. Entonces vendí la casa donde vivíamos y compré una mansión en el barrio alto que siempre te gustó. 

   Viajé con mi nueva esposa por Europa, Asia y Oceanía. Estábamos de vacaciones en los Alpes, justamente cuando decidí esquiar. Me caí…, el esquí me cayó en la cabeza y aquí estoy. ¿Cómo hago para entrar querida? – Yo voy a decirte una palabra. Si la deletreas correctamente la primera vez, sin equivocarte, puedes entrar, si no, vas directo al infierno, para siempre, dijo ella. OK, ¿Y cuál es la palabra? PARANGARICUTIRIMÍCUARO… 

Tres Personas [Tres en uno. -  Para misa con niños] 

   La profesora en el colegio dice: - a ver, tú Pedrito, dime 3 partes del cuerpo humano que empiecen por la letra C, y dice el niño: -Cabeza, corazón y cuello. Muy bien Pedrito. – A ver Carlitos, dime 3 partes del cuerpo humano que empiecen por la letra P, y el niño dice: - pierna, páncreas y pulmón. Muy bien -Veamos tú, Jaimito…dime 3 partes del cuerpo que empiecen por la letra Z y dice el niño: - ¿Por la letra Z? ... luego de unos instantes de silencio dice…las zejas, los zojos, y las zuñas. 

¿Dios está en el baño?: [Para misa con niños]

   La profesora pregunta a Juanito: ¿Dónde está Dios?, él responde: en el cielo. Muy bien Juanito, Ahora tú Jaimito, ¿dónde está Dios?: Jaimito responde en nuestro interior. Muy bien Jaimito. Ahora tú Carlitos, ¿dónde está Dios? Carlitos responde: en mi baño, profesora. ¿En el baño? ¿Cómo así? Es que todos los días mi mamá se coloca frente a mi baño y dice: Dios mío, Señor, ¿llevas 4 horas en el baño y no sales? 

ĉ
Diseño Web Santa Ana Centro Chía,
5 jun 2020 16:54