Lecciones de Vida para Crecer en la Fe, Solemnidad de la Asunción de Nuestra Señora 14 de Agosto 2022, Ciclo C

publicado a la‎(s)‎ 15 ago 2022, 12:14 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 15 ago 2022, 12:15 ]

70 Años Diócesis de Zipaquirá


Cosas de mi Madre [Cuando quieras algo de Dios, habla antes con María]

 

   Hay un hueco en el cielo, del que cuelga un gigantesco rosario hasta la tierra, por donde se están colando algunos que, según S. Pedro, no deberían entrar al cielo. San Pedro le dice al Señor Jesús que hay que cerrar ese hueco, porque se están colando muchos pecadores. Entonces Jesús, le dice: ¡Déjalo así, esas son cosas de mi mamá! 

Enaltece a los humildes: [María, fue (a pie), corriendo a toda prisa] 

   Un estudiante árabe envía un e-mail a su padre: “Querido Papá, Londres es maravilloso, la gente es muy agradable y me encanta estar aquí, pero papá, me da pena y un poco de vergüenza llegar a clase con mi Ferrari 599 GTB en oro macizo, mientras mis profesores y mis compañeros estudiantes viajan en tren”. Tu hijo, Nasser. Al día siguiente, el papá le envía un e-mail a su hijo, diciéndole: “Querido hijo: Acabo de ordenar una transferencia a tu cuenta por 1.000 millones de dólares. Por favor, deja de avergonzarnos a todos. Ve y cómprate también un tren. Con cariño, tu padre”. 

Miguel Ángel y la viejita:

 

   Miguel Ángel lleva meses pintando el techo de la Capilla Sixtina y está un poco cansado, cuando un día ve que llega una viejecita y se pone a rezar; como Miguel Ángel está bastante aburrido, decide aprovechar la ocasión para hacerle una broma y desde lo alto de los andamios va y dice:- Pssst! Pssst! Soy Jesús. (Pero la viejecita no se inmutaba). – Oye, que soy jesús, que he bajado a la tierra a escuchar tus oraciones. (– la viejita como si nada). – Pero mujer, me estoy apareciendo a ti…Y la viejecita le responde: - Ay Jesús, ¿quieres callarte? ¡Déjame que estoy hablando con tu mamá! 

Rogativa: [Y María se puso a servir. Ella intercede por sus hijos] 

   En un pueblo hacía tanto que no llovía, que los residentes deciden pedir ayuda al sacerdote: mire, padre, venimos a pedirle prestado a Cristo crucificado, para hacer una procesión en el campo, a ver si el Señor nos manda la lluvia y así salvar la cosecha. El sacerdote accede gustosamente y los campesinos hacen su procesión. 

   Al día, comienza un torrencial aguacero que dura un mes y acaba inundando toda la región. Los campesinos, ahora preocupados por las inundaciones, deciden pedirle nuevamente ayuda al sacerdote: Mire, padre, ahora venimos para que nos preste a la Virgencita. ¿Y para qué quieren ahora la imagen de la Virgen María? - ¡Pues queremos hacer una procesión con ella por el campo para que vea el desastre que hizo su Hijo! 

Adiós mamá[Somos los hijitos amados de María] 

   Un hombre joven estaba de compras en el supermercado, cuando notó que una viejecita lo siguió por todos lados. Si él se paraba, ella paraba, y se quedaba mirándolo. Al fin, camino a la caja, ella se atrevió a hablarle diciéndole: "Espero que no lo haya hecho sentirse incómodo. Es solo que usted se parece tanto a mi hijo que falleció recientemente. El joven con un nudo en la garganta, replicó que tranquila, que no había problema. La viejita le dijo, le quiero pedir algo poco común. El joven le dijo: claro abuelita, ¿en qué puedo ayudarla? La viejita le dijo: cuando me vaya del supermercado, quisiera que me dijera "Adiós mamá" esto me hará muy feliz 

   El joven sabiendo que sería un gesto que llenaría el corazón y espíritu de la viejecita, accedió. Entonces, mientras la viejita pasaba por la caja registradora se volteó y, sonriendo, con la mano le dijo: adiós HIJO. Él lleno de amor y ternura le respondió efusivamente "ADIOS MAMA", contento y satisfecho porque seguramente había traído un poco de alegría a la viejecita. El joven continuó pagando sus compras. "Son $50.000 pesos, le dijo la cajera. "Porqué tanto si solo llevo 3 cositas!  Y la cajera le dice: "Si, pero su MAMA dijo que usted pagaría lo de ella también". 

Mi suegra está en todo: [María, siempre discreta intercesora]

    Una mujer va donde el sacerdote que la casó hace dos meses, y el sacerdote le pregunta: ¿cómo va su matrimonio? – ella dice todo bien pero mi suegra esta en todo ¿cómo así que está en todo? Si padre todo lo que hago: en fríjoles, en la sopa, en el pollo, en todo. No entiendo dice el padre. Mire, mi marido dice: el pollo le quedaba más rico a mamá, la sopa siempre te queda sin sal; a mama no y los fríjoles no te quedan como los hace mamá. 

   Que me aconseja padre estoy desesperada. En todo está la mamá de mi esposo. Mira por que no le haces una cena romántica ¿qué color le gusta a tu esposo?: el negro padre. Entonces ponte un vestido de ese color y preparas algo bien rico; apagas la luz y prendes velas y veras que ahí no estará presente la mama de tu esposo.  Gracias padre, eso haré. Llegada la tarde hace la cena, se pone el vestido negro, baja los tacos de la luz y enciende las velas. Llega su esposo quien al ver que hay velas y su esposa esta de negro se angustia y pregunta: ¿qué le paso a mi mamá? 

¿Truco para llamar la atención? [la sencillez de María, atrapa el corazón de Dios] 

   Unos fieles le surgieron a su párroco ser más emotivo o dinámico en las homilías. Fue a donde su amigo, el padre Pedro a que le ayudara. El padre Pedro le dijo: “Mira Felipe, trata de comenzar la homilía con alguna afirmación que llame la atención.” “Por ejemplo, diga: “Estoy enamorado de una mujer bella”. Luego espera un momento y dice: “Ella es…mi mamá.” 

   En la próxima homilía, así comenzó: “Estoy enamorado de una mujer bella. “Toda la comunidad quedó tan asombrada y atenta, que el padre se puso nervioso, y no podía recordar lo que seguía. Volvió a decir “Estoy enamorado de una mujer bella…Ella es…Ella es…Ella es…la mamá del Padre Pedro.” Este domingo deberíamos decir, “Estoy enamorado de la mujer más bella.” LA MADRE DE DIOS…

 

Saludo solemne [El de María a Isabel no fue un saludo improvisado…]

 

   El anfitrión de una fiesta saluda solemnemente a Juan Rodríguez, un joven invitado que nunca había asistido a esas fiestas tan elegantes, diciéndole: “Mucho gusto, el mayor de los placeres; y el invitado, bastante nervioso y sin saber qué decir, solo le respondió: mucho gusto, el menor de los Rodríguez…”

 
ĉ
Diseño Web Santa Ana Centro Chía,
15 ago 2022, 12:14