Saludo de Navidad, 25 de Diciembre de 2020, Ciclo B

publicado a la‎(s)‎ 23 dic 2020 16:54 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 26 dic 2020 7:22 ]
Chía, 25 de Diciembre de 2020

  Feliz Navidad a todos los fieles de esta amada comunidad de Santa Ana.

 Lecturas de la Celebración

"Hoy nos ha nacido el Salvador, el Mesías, el Señor"
Saludo Padre Rector Luis Guillermo Robayo M. 

“Os anuncio una gran alegría, hoy, en Belén de Judá, nos ha nacido el Salvador, el Mesías, el Señor”. 

   Así lo proclama la liturgia en esta solemnidad. En esta noche santa, todos deberíamos vestir nuestras almas con traje de alegría, inocencia, pureza, de ilusión confiada, de fe sencilla y de alegría santa, porque esta alegría es la nota distintiva de estas fiestas. La alegría del cielo coloca su morada en la tierra, en nuestros corazones y en nuestras familias. 

Ante Dios hecho uno de nosotros, nadie puede quedarse indiferente. Todo el mundo tiene que definirse. De esto tenemos símbolos en los evangelios de estos días. Los pastores abandonan el rebaño y van a Belén. La estrella se pone en camino y arrastra a los Magos de Oriente. Los posaderos cierran sus puertas a la Madre y al Niño. Herodes se inquieta y teme por su trono. Todos se definen.

   Dios hecho hombre, hermanándonos por ser hermano común nuestro, es el misterio central de nuestra fe. Si no lo aceptamos, cerremos las puertas y ventanas como muchos lo hicieron en Belén. Pero si lo aceptamos, será él el Señor de nuestra vida. 

   Navidad, para los que no creen puede ser motivo de borrachera o de fiesta mundana. Pero para nosotros, los que creemos, navidad es Dios hecho carne de nuestra carne, como un hermano de sangre. 

   Un hermano tan hermano de cada uno de nosotros que se toma la libertad de sentarse al lado de nuestra vida, de nuestra historia a decirnos que es hermano nuestro y que tiene junto a él, todos somos hermanos, unos de otros. Nos da su Padre, que lo es también nuestro.

   Con su nacimiento, el niño Dios nos ha abierto un portal al cielo, tan inmenso que cabemos todos. Nunca, la altura estuvo tan a ras del suelo y, jamás el camino del hombre, estuvo tan encumbrado en las alturas: ¡Dios se hace hombre y, el hombre, alcanza al mismo Dios! ¿En dónde? En un humilde pesebre.

   Bendita sea esta Navidad. Esta noche en la que, en el silencio, Dios nos hace escuchar y comprender la grandeza y el secreto de estos días. El secreto que no es otro que su inmenso amor porque Dios sale a nuestro paso, Dios se hace fiador, Dios coloca toda su omnipotencia al servicio de la humanidad.

 

   En esta noche, los ángeles, interrumpen nuestro sueño. 

   En adviento estábamos en vela, ahora, los ángeles nos llaman a ponernos en camino para adorar al Dios que ha bajado a la tierra. 

   Este es el gran acontecimiento que sigue sorprendiendo a tanta gente que en el mundo no cree: 

que Dios se hace hombre

  Algunos, como los contemporáneos del Niño Jesús, no se percatarán de su nacimiento. Otros, cerrando sus corazones, serán reflejo de aquellas otras posadas que dijeron ¡no! al paso de la Familia Sagrada, y otros más, entretenidos en las compras, en los regalos, en sus ocupaciones del mundo y mirando a otra parte, serán incapaces de descubrir, ver y seguir el destello de una estrella que conduce hasta el Dios Humanado.

 

   Cada uno de nosotros somos el niño Dios, cuando dejamos que Dios crezca en nosotros; cada uno somos pesebre cuando adornamos nuestra vida con los valores de Dios; cada uno de nosotros somos campanas de navidad cuando nos esforzamos por dejar sonar la voz de Dios en nuestro corazón. Cada uno somos villancicos cuando buscamos la armonía de Dios en nuestra vida. 

   En nombre del Señor Obispo de la Diócesis de Zipaquirá, Monseñor Héctor Cubillos Peña, y en mi nombre, les deseamos la más bella navidad y nuestros deseos para que el amor que trae el niño Dios, les llene sus corazones, sus familias y los acompañe en el nuevo año 2.021.

 

Te esperamos, Señor.

Hoy todos queremos estar en casa a media noche, Señor.

Queremos estar cuando nazcas, cuando llegues.

Esta noche, todos estaremos en casa, en familia.

Hoy todos brindaremos por ti. Hoy todos te cantaremos.

¡NIÑO DE BELEN, FELIZ NAVIDAD EN MEDIO DE NOSOTROS! AMÉN.


Padre Luis Guillermo Robayo M. 
Rector Capilla Santa Ana de Centro Chía