‎ Semana Santa, Marzo 2016 Ciclo C

publicado a la‎(s)‎ 22 mar 2016 16:36 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 26 mar 2016 8:05 ]


Chía, Marzo de 2016

 

Saludo y Bendiciones con motivo de la Semana Santa a todos los fieles de esta amada Comunidad de Santa Ana.


" Por Tu Cruz y Resurrección nos has Salvado, Señor  "


   Esta semana Santa 2.016, dentro del Año de la Misericordia, es un tiempo de Gracia y Bendición propicio para celebrar los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor. 

   El Domingo de Ramos, en la procesión de los ramos aclamamos Rey a nuestro Señor Jesucristo y lo proclamamos como Señor del universo.  

   
El Jueves Santo, conmemoramos los tres regalos divinos, a través de los cuales el Señor se quedará por siempre con nosotros: - En primer lugar, con la celebración de la última cena, conmemoramos La Institución de la Sagrada Eucaristía. Antes de morir, Jesús, celebra el memorial de su pasión para quedarse con nosotros en la eucaristía: “Haced esto en conmemoración mía…”. En segundo lugar conmemoramos la institución del Sacerdocio como sacramento de mediación entre Dios y los hombres y, en tercer lugar, el Mandamiento del Amor, significado en el gesto divino y humilde del lavatorio de los pies como llamado urgente al servicio de los más necesitados. 

     

   En el Viernes Santo, a través de la lectura de la pasión y muerte del Señor, la Adoración de la Cruz y la distribución de la Sagrada Eucaristía, se conmemora el acontecimiento redentor y salvador  del Señor, como causa de eterna salvación para todos los que le obedecen. Él por nosotros se sometió a la muerte y muerte de Cruz. Por eso Dios lo levantó y le concedió el Nombre-sobre-todo-nombre. 

   El Sábado Santo asistimos todos, como comunidad de amor y en familia, a la NOCHE SANTA DE LA VIGILIA PASCUAL. Es la celebración más importante de la Iglesia católica. 

   Esta celebración gloriosa consta de los siguientes momentos: Liturgia de la luz, significando a Cristo que con su resurrección triunfa y esclarece las tinieblas de la muerte. 

   Se entona el solemne himno del pregón pascual que narra las maravillas de Dios a lo largo de la historia de la salvación y que tendrán su culmen en Cristo redentor. En la liturgia de la palabra, tanto del antiguo como del nuevo testamento, todas las lecturas se encaminan a Cristo, Palabra eterna del Padre. Continúa esta solemne celebración con la bendición del agua como reconocimiento al Dios creador y la liturgia de la Eucaristía como culminación solemne de la Noche Pascual.  

   Con el Domingo de Resurrección comienza el tiempo nuevo, el tiempo de la victoria porque la muerte ha sido derrotada. Con la resurrección de nuestro Señor, comienza el tiempo de Cristo, el imperio de la vida que nunca termina, la eternidad dichosa, la vida terna. 


   En este día damos la espalda a la muerte para abrazar gozosamente a los hermanos, a la esperanza y a la vida. “Dónde está muerte tu victoria?, dónde está muerte tu aguijón…Ahora todo es Vida, todo es resurrección”.

 

   La proclamación gloriosa “Cristo ha resucitado”, fue el primer grito de fe, de vida nueva, y victoria definitiva. Jesús resucitado nos enseña con su esplendor glorioso, que la muerte no es la última, ni la definitiva palabra. La palabra definitiva es la Vida y  la resurrección. Como el Apóstol podemos decir: hemos resucitado con Cristo, tenemos que "buscar los bienes de allá arriba". La vida con la esperanza puesta en el Resucitado es el más bello prefacio y la degustación anticipada del cielo.

 

   En nombre de Monseñor Héctor Cubillos, Obispo de la Diócesis de Zipaquirá, les deseamos felices pascuas de resurrección. Gracias por su presencia fiel y testimonio de fe. Que en este Año de la Misericordia experimentemos el amor infinito de Dios por nosotros y vivamos como comunidad de discípulos misioneros, dispuestos a comunicar el ardor de la pascua dando testimonio de su presencia viva entre nosotros.

   Feliz semana Santa y Feliz pascua para todos. Que Dios los bendiga y la Santísima Virgen los proteja. Amén.

 

Luis Guillermo Robayo M. Pbro.

Rector Capilla Santa Ana de Centro Chía