Vaticano: Hay que convencerse de que acabar con el hambre es posible

publicado a la‎(s)‎ 24 oct. 2016 7:19 por Diseño Web Santa Ana Centro Chía   [ actualizado el 24 oct. 2016 8:38 ]

Romereports | 21 deOctubre, 2016. 

   

     Roma acogió las principales celebraciones del Día Mundial de la Alimentación porque aquí está la sede central de la FAO, el organismo de la ONU contra el hambre. 
    Allí el primer ministro italiano, la hermana del rey de Marruecos y el director general de la FAO mostraron cómo el cambio climático afecta a la alimentación. 
    El Papa envió un mensaje especial al encuentro en el que animó a luchar contra el hambre a través de acciones concretas. En el texto el Papa denuncia que el cambio climático está provocando que la caravana de los pobres y excluidos aumente. 
    El encargado de llevar su mensaje fue Fernando Chica, quien lo representante ante la FAO.
   MONS. FERNANDO CHICA Observador permanente del Vaticano ante FAO, IFAD, PMA "Ante el hambre, ante la pobreza se requiere una actuación mejor, ayudar más, con mayor premura, con mayor urgencia, y sobre todo, conjuntamente. Que nadie sea un francotirador, que nadie vaya por su cuenta. Entre todos juntos podemos erradicar las lacras que afectan hoy a la humanidad. Y para ello tenemos que partir de un convencimiento: Es posible acabar con la pobreza, con el hambre”.
 Las cifras del hambre son escalofriantes. La padecen cada día 800 millones de personas. De ellos, 160 millones son niños y niñas menores de 5 años. La ONU ha arrancado un compromiso a todos los países del mundo para acabar con ella antes del año 2030.
  MONS. FERNANDO CHICA Observador permanente del Vaticano ante FAO, IFAD, PMA "En la lucha contra el hambre es muy importante que se multipliquen los programas, las ayudas, las contribuciones de todas las personas. Pero en la base de ese multiplicar está la solidaridad: compartiendo podemos llegar a más. Renunciando a una vida de egoísmo. Sobre todo lo que el Papa llama la cultura del descarte y de la indiferencia. Ante el hambre y los hambrientos no podemos simplemente emocionarnos, admirarnos o simplemente conmovernos. Hay que dar el paso siguiente. El paso siguiente es actuar. Pasar a los gestos tangibles”. 
 El representante del Vaticano es optimista, y está convencido de que si todos quieren, es posible acabar con la pobreza y que sea sólo un mal recuerdo del pasado. 
   MONS. FERNANDO CHICA Observador permanente del Vaticano ante FAO, IFAD, PMA "Se hace mucho por el hambre, pero todavía se puede hacer más. Y no sólo más, sino mejor. Y además, más rápido. Porque los pobres no pueden esperar”. 
    Hay muchas causas que provocan el hambre: una injusta distribución de alimentos, el desperdicio, los desastres naturales y las guerras, pero también el egoísmo y la insolidaridad. 
    Para resolver esta crisis global el Papa propone cambiar el propio estilo de vida, abandonando el individualismo y fomentando la sobriedad. O sea, vivir el presente con responsabilidad, para dejar un mundo mejor a las generaciones del futuro.


Francisco: Hay situaciones de necesidad que requieren una respuesta urgente e inmediata


Romereports | 19 deOctubre, 2016. 

   

     En San Pedro lucía el sol y el ambiente era animado. La sintonía entre Francisco y los peregrinos es total, no decrece con el paso del tiempo. Sin embargo el tema que hoy afrontó el Papa en su catequesis fue exigente. Pidió implicarse de verdad para acabar con el hambre. 
FRANCISCO "La pobreza en abstracto no nos llama. Nos hace pensar, nos lamentamos. Pero cuando ves la pobreza en la carne de un hombre, de una mujer, de un niño, esto sí nos llama. Y de ahí, ese hábito de huir de los necesitados, de no acercarnos, o maquillar la realidad de los necesitados”. 
    El Papa continuó su nuevo ciclo de catequesis sobre las obras de misericordia hablando de la primera de ellas: dar de comer al hambriento. 
 FRANCISCO "Hay situaciones de necesidad entre nosotros que requieren una respuesta inmediata y urgente, como: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento; ambas son obras de misericordia corporales. Es muy dura la experiencia del hambre y la sed, y desgraciadamente es una realidad actual y cercana a nosotros.”. 
    El Papa recordó que la fe de un cristiano depende de cómo cada uno trata a los necesitados, porque Dios está en cada uno de ellos. En ese sentido advirtió contra la cultura del bienestar, porque obliga a mirar a otro lado ante las necesidades ajenas. 
 FRANCISCO "Una de las consecuencias del llamado "bienestar” es hacer que las personas se cierren en sí mismas, haciéndolas insensibles a las exigencias de los demás”. El Papa concluyó la catequesis recordando unos fragmentos de la encíclica de Benedicto XVI "Caritas in veritate”. En ella su predecesor subrayó que "dar de comer al hambriento es un imperativo ético de la Iglesia universal”.